10 señales de que vas por buen camino para ser escritor/a profesional

Si visitas este blog o has llegado a este artículo, probablemente tienes el sueño de llegar, algún día, a dedicarte a la escritura de forma profesional. ¿Cómo saber si vas por buen camino? En este post, intentaré dar algunas claves… y contestar a preguntas como qué es un escritor profesional y qué diferencia al profesional del amateur: seguramente la respuesta a algunas de estas preguntas te va a sorprender.

Al final del post, te daré 10 señales de que vas por buen camino para ser escritor/a profesional.

¿Preparado/a? Arrancamos.

¿Qué es un escritor profesional?

Cuando uno piensa en un “escritor profesional” normalmente se le viene alguna imagen muy concreta a la cabeza, o algún nombre: Gabriel García Márquez, Rosa Montero, Isaac Asimov o J. K. Rowling. Pero, ¿qué es un escritor/a profesional?

Antiguamente se entendía que un profesional  es alguien que se dedica a ello a tiempo completo y se gana la vida con la escritura.

Pero no nos engañemos: de esos hay muy muy pocos en nuestro país (las malas lenguas dicen que una veintena, no más) y con la crisis, tanto económica como del sector editorial, no hay muchas probabilidades de que su número vaya a aumentar en breve.

¿Quiere decir eso que en nuestro país no hay escritores profesionales? ¡En absoluto!

Lo que quiero decir es que el resto de los escritores a los que llamamos “profesionales” normalmente tienen otras fuentes de ingresos alternativas: son también profesores de universidad o de instituto como Juan Eslava Galán, Jose Luis Sampedro o Patricia Esteban Erlés; o son también periodistas, como Rosa Montero o Juan José Millás; o son también profesores de escritura creativa (como yo misma) o complementan sus ingresos con otras profesiones (y, creedme, hay de todo). En muchos casos no pueden dedicarle una jornada completa a la escritura porque tienen otros trabajos, pero aún así se las arreglan para escribir un libro al año o cada dos años.

Aunque no encajen en la definición tradicional, sin embargo la mayoría de esos nombres que he mencionado son autores/as apreciados y reconocidos y a todos/as nos encantaría llegar a donde ellos están, ¿verdad?

Entonces, vamos a ajustar un poco nuestra definición de escritor profesional:

Un escritor profesional es aquel que se ha planteado como objetivo dedicarse a escribir  (y tal vez ganarse la vida con lo que escribe) y que trabaja diariamente para cumplir ese objetivo. 

Es decir: lo que antiguamente se llamaba “tomárselo en serio”.

El escritor Steven Pressfield (autor de “La guerra del arte” y “Turning pro”, un libro desgraciadamente aún no traducido al español) afirma que eres escritor profesional… cuando dices que lo eres. 

¿Y tú, lo eres ya?

Vamos a ver qué diferencia a un escritor profesional de un amateur y lo comprobamos.

¿Cuál es la diferencia fundamental entre el escritor profesional y el aficionado?

En su libro “Turning pro” (“Convertirse en profesional”), el escritor Steven Presfield nos habla de cómo pasó él de ser escritor aficionado a profesional. Le costó mucho porque la diferencia entre ambos no es tan sencilla como parece.

Se trata de toda una actitud, que lleva a tomarse la afición de escribir en serio hasta conseguir convertirla en tu profesión. Se trata de cambiar hábitos, malas costumbres, y de luchar contra todos los obstáculos (especialmente los que hay dentro de nosotros mismos) para conseguir nuestro objetivo.

Y es que el escritor profesional no se queda esperando a que llegue la inspiración, la suerte, ni lamentándose por no haber tenido una gran oportunidad o dudando de si tiene suficiente talento. El profesional simplemente actúa.

La diferencia entre el escritor profesional y el amateur es que:

El escritor profesional hace lo que el amateur no tiene ganas de hacer. Clic para tuitear

Hace esas tareas de la escritura que no siempre son divertidas o que no son tan agradables. Hace aquello que le da miedo. Hace lo que haga falta hacer.

Se trata nada más y nada menos que de un cambio de mentalidad. Y, como dice el blogger y gurú mediático Jeff Goins (autor de “The art of work“) convertirse en escritor profesional no es sencillo.

¡Espera un segundo! No es fácil, pero lo más importante es que es posible…y depende sólo de nosotros, como expliqué con detalle en este artículo sobre la perseverancia.

¿Habéis leído “Momo”, de Michael Ende? El personaje Beppo Barrendero le explicaba a la protagonista cómo le encantaba su trabajo y conseguía siempre terminarlo. Si piensas en que tienes que barrer 20 calles te vas a agobiar… Esa no es la manera, decía: piensa sólo en el siguiente paso y disfrútalo, disfruta cada paso.  Así llegas hasta el final sin asustarte, sin darte cuenta.

Un momento, ¿asustarse? Pero, ¿seguimos hablando de escritura?

¿Acaso da miedo llegar a ser escritor profesional?

Sí, seguimos hablando de escritura. Y sí,  para la mayoría de las personas, conseguir su sueño da tanto miedo (o más) que no conseguirlo. Es algo que he trabajado con bastantes de mi clientes de coaching para escritores.

Se trata de miedo al cambio, miedo a lo desconocido, y es totalmente natural: los seres humanos estamos programados para intentar quedarnos en nuestra zona de confort, en el mundo que ya conocemos -incluso si es un mundo que no nos gusta. Es una estrategia básica de supervivencia que nos dio la naturaleza.

Y ese miedo al cambio muchas veces puede llevar al auto-sabotaje, a hacer cosas (o dejar de hacer cosas) que impiden que avancemos hacia nuestro objetivo. Pero si queremos mejorar, si queremos transformar nuestra afición en un oficio, no hay más remedio que ir más allá.

Como dice Jeff Goins: “Para conseguir tu sueño debes empujarte más allá del miedo y del sufrimiento (…) Si logras hacer algo cuando estás exhausto, aburrido y deseas abandonar, entonces estás destinado a conseguirlo

Y corrobora Steven Pressfield: “Tenemos que luchar contra el miedo, el auto-sabotaje, la procrastinación, las dudas, las críticas de personas que no confían en que lo lograremos… Y lo único que tenemos para hacerlo son nuestros hábitos. Por eso para ser escritor profesional tienes que tener hábitos profesionales

¿Y cuáles son esos hábitos que te ponen en el camino de ser escritor/a profesional? ¿Los estás siguiendo?

Vamos a verlo 😉

10 señales de que vas por buen camino
1-Te pones objetivos… y los cumples.

Para ser profesional en cualquier rama no hay otra más que dedicarle un tiempo regular (preferiblemente diario, pero si no, al menos semanal) a tu profesión. Como dice el coach Tony Robbins “los objetivos son el primer paso para convertir lo invisible en visible”.   Aquí doy ejemplos de cómo pueden ser esos objetivos y aquí explico la forma de planteártelos para que sean realmente útiles y les saques el mayor provecho.

2- Sacas tiempo para escribir regularmente. Sin excusas.

Tal como explico en este artículo, este es uno de los problemas más importantes de los aspirantes a escritores. Y muchas veces (más de las que uno cree) no encontrar tiempo es un autosabotaje y sí que se puede encontrar. En ese artículo explico cómo. ¡Ojo! “No estar inspirado” es también una excusa: si tienes un horario para escribir, hay que escribir, sin excusas. Tiempo habrá para revisar después.

3-Planificas lo que escribes y no dejas todo en manos de la inspiración.

No puedo decir cuántas veces he escuchado a futuros novelistas que “ya verán cómo avanza la historia según le surja” o que escriben “sólo cuando tienen ganas o inspiración, porque no se puede forzar”. Eso puede valer para escribir poemas o relatos muy cortos, pero una novela necesita planificarse y escribirse con regularidad. Ya sé, ya sé: planificar no parece tan divertido como la escritura en sí (aunque puede llegar a serlo, ya explicaré en otro artículo)… pero justamente eso te distingue de los novelistas amateurs: tú haces lo que es necesario hacer para terminar tu novela. Y créeme, muy pocos autores terminan sin planificar un trabajo de más de 100 folios.

4-Revisas. Más de una vez. Tachas. Eliminas.

Este es otro de los trabajos más tediosos y sufridos del oficio de escribir. ¡Bien lo sé! Es muy técnico, no es divertido y encima parece que no se acaba nunca. Y lo peor: nos hace ser críticos con nosotros mismos, algo que puede llegar a ser agobiante, porque realmente necesitamos mucha actitud positiva para seguir adelante. Pero es necesario, y si estamos en camino de ser escritores profesionales, lo hacemos. Y hacemos esta otra cosa que duele casi físicamente: borrar. Eliminar frases, párrafos o capítulos enteros que hemos escrito con todo nuestro amor para que la historia quede mejor.

5-Te documentas.

Buscar información o datos para que tu relato o novela sea más realista y creíble puede ser también un rollo. Pero es un rollo necesario. Nadie se creerá que tu personaje es abogado si no utiliza la jerga de la profesión, ni se creerán que tu historia sucede de verdad en la Praga del siglo XIX si no mencionas lugares y eventos reales. Afortunadamente, hoy tenemos internet y se puede hacer fácilmente -incluso puedes contactar con expertos en el sector que quieras y pedirles ayuda para escribir tu libro. Seguro que lo consigues.

6-Lees cada día (y lees con ojos de escritor).

No me cansaré de repetirlo: la lectura es el alimento de la escritura. Para escribir bien hay que leer mucho, cada día. Y no sólo eso: hay que leer buena literatura (al menos que esté entre tus lecturas habituales) y hay que leer con ojos de escritor (como explico en este otro post); no sólo disfrutando la historia como un lector cualquiera, sino parándote a pensar cómo ha usado ese escritor/a un recurso, cómo ha descrito al personaje, cómo ha dividido los capítulos, etc…

7-Has salido ahí fuera: la gente sabe que escribes.

Si vas por el buen camino para ser escritor/a profesional ya has pasado la etapa en la que te daba vergüenza enseñar tus escritos (todos la hemos sufrido) o en la que te daba apuro decir a la gente que te gusta escribir o que quieres ser escritor/a. Puede que tengas un blog o una web o que publiques escritos en tu facebook; o tal vez te has auto-editado un libro o le has pasado tus textos a otras personas. Esta es una de las barreras y los miedos que, necesariamente, hay que saltar para llegar a ser profesional en el oficio de escribir.

8-Pides opinión o críticas y te esfuerzas por aprender.

Nadie alcanza la cima de una montaña pensando que ya ha llegado allí. Si eres consciente de que estás subiendo, de que te queda camino por recorrer, y vas dando pasos en ese sentido, ya estás avanzando en el camino correcto. Vas por buen camino si pides opinión o críticas a amigos, o, mejor aún, a expertos; si lees libros o artículos de escritura regularmente, o si asistes a un taller literario (como los que yo imparto por internet en Portaldelescritor). Especialmente los talleres te harán avanzar muchísimo más rápido en tu objetivo.

9-Eres paciente y perseverante.

Ya hablé en este artículo sobre cómo llegar a ser excelente en cualquier oficio artístico: la clave es la perseverancia y esta incluye la paciencia. Si vas avanzando (y cumpliendo estos hábitos) vas bien: sé consciente de que no vas a alcanzar tu objetivo de la noche a la mañana. Mientras el amateur piensa en cómo llegar a la meta: el profesional piensa en hacer lo que tiene que hacer y en mejorar. Concéntrate en ir dando pasos poco a poco.

10- Te levantas y sigues pese a todo. 

Salir ahí fuera y con la humildad para pedir críticas o aprender puede hacer que en algún momento te encuentres con alguien a quien no le gusten tus escritos o que te critique duramente. Puede ser que tu pareja, tu familia o tus amigos cuestionen tu objetivo, o tu talento, o incluso puede que te presionen para que lo dejes. Te enfrentarás al rechazo (de editoriales, premios, etc) y tendrás dudas. Todo eso es parte del proceso. Una forma asertiva de superarlo es preguntarte: “¿Para qué me pasa esto?” De esta manera, intentarás aprender una lección y mejorar con lo que te ha ocurrido. Si te sucede algo de esto y sigues adelante con tu objetivo de ser un profesional de la escritura, no lo dudes: vas por muy buen camino.

¿Y tú? ¿Cuántos de estos pasos has dado ya para llegar a ser escritor profesional? ¿Cuál puedes empezar a dar HOY MISMO para conseguir tu sueño? Cuéntanoslo en los comentarios.

Comments

  1. Agradezco todos estos consejos y de ellos he aprendido mucho, el oficio de escribir lleva mucha perseverancia y deseos, el camino es largo y empedrado, pero no por eso debemos desanimarnos. La escritura es una de las vias mas saludables de encontrase con uno mismo y con los demas para aportar nuevos aprendizajes. Me encanta vuestro blog.

  2. Eva Zamora

    Me encantan todos tus post, Diana, tus consejos siempre me han ayudado. Soy escritor, estoy a punto de lanzar mi tercera novela al mercado, y esto es un aprendizaje continuo, lo tengo muy claro. Yo intento escribir todos los días, soy perseverante pero como lo soy con todo, es mi forma de ser. Siempre quiero las opiniones sinceras, agradezco todos los consejos porque con ellos me creceré como autora, y de las críticas negativas intento quedarme con la parte constructiva para seguir aprendiendo y mejorar novela a novela. Me encanta escribir, crear y contar historias es todo para mí.
    De nuevo gracias por tus consejos y no dejes nunca de escribir estos post, por favor.

    Un saludo, Diana.

    1. De nada, Eva! Me encanta que mis posts te estén sirviendo de apoyo y para que consolides tu carrera como escritora. Por lo que me cuentas, parece inevitable que antes o después tendrás éxito, con esa buena actitud. Un saludo!

  3. Joan Gimeno Conesa

    Dice usted, escribe, tacha, repasa… para ser profesional. Se le ha olvidado repasar el párrafo donde dice: “¿Cuál es la diferencia fundamental entre el escritor fundamental y el aficionado”

    1. Hola, Joan: no entiendo a qué te refieres exactamente.
      El párrafo donde digo eso es este: “¿Cuál es la diferencia fundamental entre el escritor fundamental y el aficionado?”
      (Las siguientes frases ya son el párrafo siguiente, puesto que van tras un aparte).
      No encuentro ninguna falta de ortografía ahí, ni ningún error. En tu texto copiado has olvidado el signo de interrogación de cierre (?) pero en mi artículo está correctamente colocado. ¿Qué es, según tú, lo que tendría que repasar?
      Un saludo.

  4. Gracia Jiménez

    Gracias Diana!!!..me encanta todo lo que nos enseña….leerla es Disfrutar!!!…un besito

  5. Susana Martínez Puentes

    Hola Diana: Te agradezco tus posts tan útiles para “seguir” escribiendo. Es fácil caer en la costumbre de echarle la culpa a todo lo que se mueve para no escribir. Por desgracia tengo temporadas de esas y me siento fatal, como que me falta algo y que nada tiene sentido. Bueno, no me quiero poner dramática. Lo que me salva en esos periodos de sequía es la lectura. Jamás dejo de leer. Pues lo dicho, muchísimas gracias por tus consejos y un besazo..

    1. No te preocupes, Susana, que tod@s tenemos momentos de sequía. Lo importante es volver y no perder el contacto, como tú haces,
      un abrazo

  6. Escritor

    Puedo añadir una cosa que hago como escritor profesional.
    Nunca, jamás, en ningún caso, de ninguna manera y sin ninguna excusa, le doy patadas a la gramática o la ortografía. Algo siempre se escapa porque somos humanos, Pero escribir todo con /as y /os, con @s y majaderías semejantes, no lo hace jamás un escritor profesional ni cuando escribe la lista de la compra.

    1. Estoy segura de que la mayoría de los escritores no escriben jamás con “as/os”, pero resulta que yo no soy un escritor, sino una escritora.

      Tristemente, Escritor Desconocido, debo informarle de que la RAE reconoce este uso de la barra y, por tanto, ES CORRECTO:
      b) Colocada entre dos palabras, o entre una palabra y un morfema, indica la existencia de dos o más opciones posibles: El/los día/s pasado/s; Querido/a amigo/a.
      Fuentes:
      http://lema.rae.es/dpd/srv/search?id=bYvzHZDvGD6fr29gvU
      https://es.wikipedia.org/wiki/Barra_(tipograf%C3%ADa)

    2. De todas formas, me gustaría comentar algo más sobre este tema.

      Por ejemplo, me gustaría decirle que, incluso aunque ese uso de la barra fuese incorrecto, seguiría usándolo. Por muy importantes que me parezcan las normas de ortografía (y bien lo saben los que leen mi blog), mucho más importantes me parecen otras cuestiones que afectan a la vida de las personas, como la igualdad o intentar poner un granito de arena para que el mundo sea más paritario y justo para todos/as (en este aspecto, y en muchos otros, no solo en lo que respecta a la discriminación a la mujer).

      El lenguaje está en continua evolución y refleja la sociedad y la cultura de cada momento de la historia. La mayoría de las normas de la RAE (como que el masculino de un sustantivo es genérico e incluye el femenino) fueron fijadas por la RAE hace más de dos siglos, cuando la mujer no tenía ni derecho a voto… y, por supuesto, esta institución no contaba con una sola mujer entre sus académicos. Tarde o temprano se encontrará una medida que provea de un lenguaje inclusivo eficaz, pero mientras no lo haya, muchos/as de nosotros/as seguiremos usando esta técnica.

      No deja de sorprenderme el enojo visceral que tanta gente (hombres y también mujeres) muestra ante este tema, sobre todo porque es una cuestión que no les afecta en absoluto. ¿En qué afecta a su vida -o a la de esas personas que tanto se enfadan- el hecho de que yo escriba escritores/as? Lo mismo que les afecta el hecho de que dos hombres se besen: en nada.

      En cambio, para muchas mujeres el lenguaje inclusivo significa sentir que se habla de nosotras, que se cuenta con nosotras, que somos parte activa de la sociedad y no se nos hace invisibles de ninguna manera, como ha sucedido durante la mayor parte de la historia de nuestra civilización.

      Fíjese hasta qué punto es importante el lenguaje inclusivo que puedo contar hasta una anécdota literaria: en El Señor de los Anillos, cuando el Rey de los Nazgul se enfrenta a Eowyn (vestida de jinete de Rohan), le dice: “Ríndete. Está escrito que ningún hombre puede matarme“. Y ella se quita el casco, muestra su rostro y le responde: “Es que no es ningún hombre lo que tenéis ante vos“. ¡Ay! Si el Señor de los Nazgul hubiese sabido del lenguaje inclusivo tal vez se habría salvado.

      Por último, le aviso de que este va a ser el último comentario que deje usted en mi blog. Tiene todo el derecho del mundo a dar su opinión sobre mis textos y los contenidos de mi web, pero siempre desde el respeto y la educación, y sin esconderse en el anonimato de un seudónimo y un email falso. Yo voy a cara descubierta y a mi casa no viene nadie a insultarme.
      Saludos.

      PS: Por cierto, en esta frase hay una coma mal puesta: “escribir (…) con @s y majaderías semejantes, no lo hace jamás un escritor”. Entre sujeto y verbo jamás hay una coma.

  7. Laura

    Hola diana, estoy encantada con tu blog, soy una escritora que acaba de empezar y ando algo perdida,pero gracias a tus post voy cogiendo consejos muy utiles. Estoy escribiendo varios relatos cortos y tengo ya estructurado un esquema para un posible libro, te seguire leyendo ya que me surgiran dudas y siempre viene bien consultarlas con una escritora ya consolidada. Un saludo y gracias.

    1. Me alegra mucho que te esté sirviendo mi blog. Espero que siga avanzando igual de bien ese proyecto, un saludo y mucho ánimo! 🙂

  8. Fantástico!!!! Muchas gracias por estos consejos maravillosos, en mi caso me ayudan a orientarme y mejorar, nadie dijo que fuera fácil. Lo importante es la perseverancia, el esfuerzo y la pasión que pongas en ello.
    Muchas gracias de veras!

  9. Yo no llego a todas las cosas, ni de coña. Pero lo que sí hago desde siempre, porque es mi mayor afición, es leer cada día.
    Desde que escribo procuro hacerlo con unos buenos ojazos. Me encanta descubrir escritores buenos, Este año ha sido James Salter, su libro “Años luz” me deslumbró porque de una historia trillada hace algo muy hermoso e inteligente.
    Pero también es muy importante, como bien nos enseñabas, Diana, en tus talleres leer algo no tan bueno para ir descubriendo fallos.
    Y ya por último, seguir tus buenos consejos, a ver si lo logro, si no para ser profesional, que nunca ha sido mi objetivo, sí para estar satisfecha de lo que hago, de lo contrario para qué sirven tantos dolores posturales con la escritura.

    Buena escritura a tod@s y un fuerte abrazo para ti, Diana.

    1. Pues para no ser profesional, vas a publicar ya una primera novela 😀 😀 😀 Yo creo que vas en camino directa, jeje
      Un abrazo!

  10. Efraín López

    Diana, gracias por tu blog, por el cual y junto a tus libros aprendo cada día. Además me generas ganas de continuar avanzando como escritor, por lo que eres fuente importante de motivación en mi caso.
    Creo que Joan Gimeno en su comentario hace referencia a que hablas de escritor fundamental cuando el tema es sobre escritor profesional vs aficionado.
    Nuevamente gracias y un saludo.

    1. Hola, Efraín: lo cambié ya, gracias por el aviso. Mira que repasé veces el artículo (¡y el extracto que él me indicaba!) y no lo veía… A tod@s se nos escapa algo alguna vez. Pero eso no quita que en las siete u ocho revisiones que hice, lo iba dejando cada vez mejor (o eso creo, 😉 ).
      Un saludo afectuoso y me alegra que mis escritos de sirvan para animarte a seguir. Es importante para todos/as, no te creas. Nos vemos por aquí!

  11. Paca Bernardo

    Hola . Muy útil la información que nos das en este post. Y muy acertada tu actitud y criterio, al debatir sobre el lenguaje inclusivo. De hecho creo que mis dificultades para avanzar en el campo de la escritura, que es mi sueño, tienen que ver bastante con miedos e inseguridades, provenientes de la educación machista recibida. En esa lucha estoy, intentando empujarme más allá del miedo…
    Estaré atenta a las oportunidades que surjan e intentaré perseverar en los objetivos. Todo lo que has escrito en este post me sirve.
    Gracias

    1. No creo que andes desencaminada, Paca. De hecho, tenía pensado escribir un pequeño manual “El reto de ser mujer escritora”, porque tengo muchas alumnas en los talleres y veo que se enfrentan a cosas diferentes que los hombres -o algunas similares pero en mayor medida. Por ejemplo, un problema que suelen tener las mujeres que escriben es tener un espacio para hacerlo. Parece mentira, si ya han pasado 120 años desde que Virginia Woolf lo dijera en “Una habitación propia”, pero así es. Y ciertamente a la mayoría nos educan para ser más inseguras y humildes que a los hombres.
      Pero ser conscientes de ello es el primer paso para librarnos. Sé que da miedo, por experiencia, pero lo que hay al otro lado es gratificante, te lo aseguro.
      Un abrazo fuerte

  12. Héctor Del Valle

    Diana, me encanta tu blog. Yo escribía (bueno, aun lo hago) en un grupo que cada mes hacemos nuestros escritos a partir de un tema dado por la moderadora, pero fue hasta que descubrí tu blog, y seguí tu más preciado consejo “Di que eres escritor” que me lo creí. A partir de ahí, he participado en un par de concursos, (en uno aún no me dan respuesta, en el otro no gané); tengo un blog en el que subo de dos a tres entradas por semana, y otro blog de una empresa, en la que soy el community manager, en el cual escribo una vez a la semana. Estoy ansioso por empezar una novela, que como aconsejas en esta entrada, ya tengo estructurada, pero que mi ética me dice que debo esperar hasta noviembre (para el NaNoWriMo). En fin, me has cambiado la vida. Muchas gracias

    1. Vaya, Héctor, ¡no sabes cómo me alegra que mis posts te estén sirviendo tanto! Tus palabras me animan también a mí seguir adelante con mi trabajo, créeme. Seguimos en contacto y espero que ese cambio de actitud provoque que todo te vaya cada vez mejor. Seguro que sí.
      Un saludo afectuoso

  13. Pingback: 7 beneficios inesperados de apuntarte a un taller literario ‹ Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento.

  14. Kevin

    Hola,

    He leído esta entrada de tu blog y he decidido escribirte para pedirte una consulta.

    Desde hace mucho tiempo decidí que quiero ser escritor, y hasta la fecha he publicado tres obras: un cuento, una novela y una biografía. Tengo 23 años.

    Sin embargo, por miedo, por prejuicios, no sé bien, no estudié una carrera enfocada a las letras, pero nunca he dejado de prepararme en pro de conseguir mi sueño.

    Actualmente, tengo un trabajo de oficina, que a decir verdad, no es malo y no me disgusta, pero consume gran parte de mi tiempo, por lo que desde hace varios meses tengo la idea de intentar escribir una nueva obra, dedicando para ello, si bien no el 100 %, al menos el 50 % de mi tiempo.

    Yo ya estaba prácticamente decidido a intentarlo, dado que cuento con el apoyo total de mis padres, y no tengo absolutamente ninguna deuda económica que pagar. Pero, se me ofreció una oportunidad de seguir en el trabajo de oficina por cuatro meses más de lo esperado, y ya estaba decidido a aceptar la oferta, sin embargo, por momentos tengo la duda de si posponer mi sueño sería lo correcto, porque esos cuatro meses, bien pueden convertirse en seis.

    Entonces, mi consulta es, ¿qué harías tú? Sé que es algo difícil de contestar, pero la verdad es que yo sigo muy confundido, y tomar una resolución me ha sido imposible hasta ese momento. Me divido entre lo que considero que es más viable y sensato, es decir, el trabajo de oficina por cuatro a seis meses más, y lo que yo realmente quiero hacer, que es seguir mi sueño ya.

    Esperaré tu respuesta. Muchísimas gracias de antemano.

    Saludos.

    1. Hola, Kevin: lo siento, pero, como supondrás, yo no puedo responder a tu pregunta. Yo soy yo y tú eres tú, yo tengo mis circunstancias y tú las tuyas… No puedo hacerme responsable de que abandones un trabajo que a lo mejor necesitas, o de que lo cojas si no es lo que quieres hacer.
      Parte del crecimiento personal de un escritor (y de una persona) es responsabilizarse de la vida de uno y eso significa tener el valor de tomar tus propias decisiones (en lugar de que otro lo haga por ti) y no echar la culpa a nadie de lo que te ocurra (ya que es lo que tú has decidido, o quizá algo fortuito). Este artículo explica mucho más extensamente todo esto.
      http://jaimeburque.com/blog/aprende-a-romper-con-la-culpa-a-responsabilizarte-mas-de-tu-vida/
      Un abrazo y ánimo, piensa que, ocurra o lo que ocurra, no es definitivo. siempre puedes volver atrás o emprender un nuevo camino.

      1. Kevin

        Hola, Diana.

        Entiendo tu postura. La verdad es que siempre me ha costado tomar decisiones, por lo que siempre he jugado a lo seguro, a mantenerme en mi zona de confort, esperando en todo momento “el tiempo adecuado” para tomar riesgos, si bien soy consciente de que nunca se está totalmente listo para emprender camino alguno. Pero estoy de acuerdo contigo, debo tomar una decisión y responsabilizarme por ello. También te agradezco el vínculo, lo leeré con detenimiento.

        Muchísimas gracias por responder mi mensaje, y por aconsejarme.

        Saludos.

  15. Jack Elkyon

    Hola Diana. Te saludamos desde la Patagonia chilena. Te seguimos con mi mujer en el Portal del Escritor y créeme que nos ha sido muy útil para mejorar el oficio. Con mi mujer nos sentimos escritores. Hemos ganado algunos concursos literarios y este año quiero publicar un libro con cuentos. Obviamente es una pretensión. No hay nada seguro. Mi pregunta, por si me la puedes responder, es la relación escritor-editorial ¿Cómo hacer para que un editor se fije en ti? ¿Deberíamos mandar copia de nuestros trabajos a varias editoriales esperando que en un lugar, algún día futuro e incierto, te tomen en cuenta? ¿Cómo te haces descubrir?
    Bueno, reitero nuestros agradecimientos por tu página y, en lo personal, estoy viendo la posibilidad de incorporarme a algunos de tus talleres, que es una actividad que me acomoda, porque nunca se deja de aprender.

  16. Montserrat

    Mi querida Diana, no hace mucho tiempo que te descubrí y me encanta leerte. Contigo he descubierto que mi intuición me lleva por el buen camino, y que esto es un continuo aprendizaje sin terminar de aprender nunca. Soy autodidacta por completo. Empecé a escribir poemas de adolescente, tuve un paréntesis muy grande a causa del trabajo, aunque mi cabeza siempre estaba llena de pájaros, luego lo retomé, y desde hace más de quince años voy escribiendo cada día más. Nunca he mandado nada a una editorial, pero tengo dos libros autoeditados. El primero fue gracias al mecenazgo. Es de poesía infantil y también me atreví con las ilustraciones. El segundo es una recopilación de poemas para adultos de temas sociales. Subo mis cosillas a facebook, y poco a poco me voy haciendo conocida. Escribo porque me gusta, porque me da la vida, y sin pretensiones que me lleguen a frustrar. Lo que venga bienvenido sea. Despacito. Me ha costado mucho enseñar mis escritos, pero ya no me importa. Soy consciente de mis limitaciones, yo no tengo formación académica de letras, y aquí estoy, batallando conmigo misma por hacerlo lo mejor posible, absorbiendo todo cuanto leo, pasándolo estupendamente cuando escribo y muy agradecida con los que me enseñáis cada día a mejorar los proyectos que tengo en marcha. De momento no puedo apuntarme a ningún taller, pero confío en que todo se andará. Un saludo muy grande y muchísimas gracias.

    1. Hola, Montse, gracias por compartir tus inquietudes conmigo. Por lo que cuentas, me parece una actitud muy buena y sana. Échale un vistazo a este otro artículo mío si no lo has leído, http://dianapmorales.com/2017/02/blog/eres-demasiado-vanidoso-o-demasiado-humilde-como-escritora-averigualo-aqui/, porque igual te podías atrever ya a ponerte ambiciones un poco más altas (sí, como presentarte a editoriales, premios o…). Ánimo, que todo se anda, y total, lo peor que puede pasar es quedarte como estás, y ya vas muy bien. 🙂 Se nota una redacción muy cuidada, y si sigues con esa constancia, todo va a llegar. Un abrazo fuerte.

  17. Pingback: Verdades y mentiras del oficio de escribir ‹ Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento.

  18. Pingback: Trucos muy prácticos de escritores/as con mucha experiencia ‹ Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento.

  19. Pingback: Los oficios de la escritura: cómo ser escritor/a fantasma – Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento.

Add A Comment