No abandones antes de que ocurra el milagro

John Kennedy Toole, que se suicidó (en parte cansado de esperar reconocimiento literario) y cuya novela, “La conjura de los necios”, fue un éxito abrumador tras su muerte.