10 consejos para leer más (y mejor)

Arranco el año con este post dedicado a cómo leer más… y mejor. Varias son las personas que me han pedido estos tips para leer más y, si sigues mi blog habitualmente, ya sabrás que uno de los consejos que más repito para aprender a escribir mejor es LEER: leer asiduamente y leer buenos libros.

La lectura es el alimento de la escritura. Leer con asiduidad -incluso diariamente, si puedes- puede hacer que tu escritura dé un salto cualitativo y mejore a ojos vista en poco tiempo.

Desde luego, lo ideal sería -si tuvieses tiempo- poder dedicar al menos una vez a la semana una hora o dos a disfrutar tranquilamente de la lectura. Por ejemplo, el domingo por la mañana, o algún día de diario después de cenar (en vez de ver la tele o ponerte algo en el portátil). O incluso puedes crearte una bonita cita contigo misma/o e irte a leer a un bonito parque o a una acogedora cafetería.

PERO sé que para muchas personas es complicado: el ritmo de la vida actual es muy rápido, tenemos poco tiempo, cargas familiares, exámenes u otro tipo de obligaciones que a veces no nos permiten hacer algo así.

Por eso he reunido aquí 9 ideas (o consejos) para leer más sacando tiempo de donde no lo hay… pero antes quiero detenerme un momento y que reflexionemos:

¿Qué va a ayudarnos más en el oficio de escribir, leer más o leer MEJOR?

Leer mucho es importante, sin duda. Puede ayudar a que te hagas una idea de cómo se traman las historias, cómo crear personajes, giros… Pero, sobre todo si no tienes mucho tiempo, seguramente es mejor priorizar la CALIDAD.

“De lo que se come se cría”, dice el refrán, y, si nos acostumbramos a leer libros con una redacción descuidada (entérate aquí de a qué me refiero), con personajes estereotipados, argumentos llenos de tópicos y tramas deslavazadas, incoherentes o sin tensión… todo eso puede contagiar a tu estilo y a tus historias.

Por eso voy a dedicar los últimos puntos de este post a recomendaciones para leer mejor.

Y ya sin más demora: diez técnicas para leer más… y mejor

1/ Aprovecha los huecos libres

Este consejo es el primero que cualquiera te dará para leer más: aprovecha tus espacios “libres” a lo largo del día. Cuidado, porque ahora estamos demasiado acostumbrados a, cada vez que tenemos un espacio en blanco en nuestro tiempo, coger el móvil para contestar wassaps o revisar nuestras redes.

En cambio, puedes dejar a un lado el móvil y aprovechar para leer en esos momentos: esperando el autobús o metro, o en el mismo viaje, en la sala de espera de un médico u oficina, en la bañera (incluso, ejem, en el servicio, si eres de los que se toma su tiempo), mientras se termina de hacer una comida o una colada, o mientras esperas que te sirvan en un café o restaurante, o si tus amigas/os o tu cita se retrasa…

El truco para que esto funcione: lleva un libro siempre encima contigo. Puede ser un libro de bolsillo, que cabe hasta en un bolso pequeño, o un kindle -o, si no tienes más remedio, el móvil, aunque es mucho peor para la vista (a mí la miopía me ha ido aumentando sin parar durante 20 años por culpa de la pantalla del ordenador).

2/ Usa audio libros

Reconozco que no soy muy fan, pero hay personas que les sacan mucho partido. La ventaja del audiolibro es que no necesitas ni siquiera el espacio que requiere leer, o estar quieto o sentado. De hecho, hay quienes escuchan audiolibros mientras hacen running, van camino del trabajo o en el gimnasio.

Te permitirá avanzar la historia y enterarte de cómo sigue.

Eso sí, para mí no es lo mismo escuchar que LEER. El nivel de atención no es igual, y no se degustan las palabras de la misma forma que cuando las tenemos delante de nuestros ojos. Si quieres mejorar tu escritura, desde luego, te recomiendo elegir leer antes que escuchar la historia; pero si solo quieres pasar un buen rato y saber cómo termina la novela, entonces esta puede ser una magnífica opción.

3/ Lee antes de dormir

Esta recomendación es muy repetida y por varias razones. La primera de todas, es porque al leer siempre a la misma hora, y dentro del mismo ritual, se puede crear un precioso hábito que puede durar toda la vida. Incluso si solo lees unas pocas páginas notarás que vas avanzando mucho, pues puedes hacerlo cada día.

Pero también está muy estudiado que leer antes de dormir favorece la relajación y el descanso. Si en lugar de portátil, tablet, móvil o tv antes de dormir nos introducimos en un libro o un kindle (¡ojo, no vale leer en el móvil!) nos libramos de la descarga de adrenalina que nos produce la luz de las pantallas. La lectura, además, reduce el estrés, aumenta la creatividad… y suele dar sueño, para ayudarnos a recuperar el descanso perdido. Todo ventajas.

4/ Lee relatos en vez de novelas (si tienes poco tiempo)

Si no dispones de mucho tiempo libre, una manera de sentir que estás aprovechando muy bien tu tiempo de lectura es LEER RELATOS.

Los relatos son un género mucho más breve que una novela -de hecho, incluso puedes decantarte por los microrrelatos- y en pocas páginas habrás terminado una historia completa, seguramente en cada sesión de lectura podrás terminar uno. La sensación de haber completado una lectura te puede animar mucho y alentarte a leer más aún.

Huelga decir que, si además te gusta escribir relatos cortos (o cuentos) los relatos deberían formar parte de tu dieta semanal de lectura 😉

5/ Abandona los libros que se te atraganten

Soy muy fan de este consejo (que también da Gabriella Literaria): me encuentro muchas personas en mi vida, sobre todo en mis talleres, que se torturan -no existe otra palabra mejor- hasta terminar un libro que no les está gustando o que directamente les parece un horror.

¿Cuál es la necesidad? Hay miles, cientos de miles de libros ahí fuera, que pueden gustarte Y ADEMÁS son buenos, o son del género que buscas. ¿Por qué sufrir terminando uno que no conecta contigo?

Déjalo a un lado y busca otro. Te recomiendo una costumbre mía: cuando compro libros en librería (o incluso online) leo siempre antes la primera página. Es una buen hábito que te puede dar una idea de si el estilo del libro, el ritmo, el tema, etc… te van a interesar.

La única salvedad para intentar terminar un libro que no te gusta es que pienses (porque ha recibido premios, o te lo han recomendado mucho, o tiene muy buenas críticas) que puedes aprender de él. En ese caso, mi recomendación es tomarlo a pequeños sorbos. Lee un par de párrafos, una página de cada vez. Máximo. Avanzarás lentamente, mientras, tal vez, lees otro libro que te gusta más, y puedes ir comprobando si el libro merece la pena sin disgustos.

6/ Únete a un club de lectura

Esta es una actividad que recomiendo sin reservas: si tienes la oportunidad y el tiempo, todo son beneficios.

Puede ser un club de lectura en tu ciudad o tu barrio, o incluso clubs de lectura por internet -aunque la versión presencial es mejor, pues te servirá además para contactar con amantes de la literatura como tú (las personas que escribimos solemos ser bastante introvertidas).

En Twitter también existen las Lecturas Conjuntas (#LC + título del libro): personas que se unen para leer el mismo libro a la vez y comentarlo -no necesariamente son siempre las mismas, no es un club.

La mayor ventaja de un club de lectura es que puedes HABLAR de lo que estás leyendo, y eso te va a animar a continuar la lectura, y, por otro lado, se puede comentar la técnica con la que está escrito el libro y aprender mucho. Por último, como bonus, un club de lectura enraiza además con mi décimo consejo (leerás libros inesperados).

7/ Después de leer, relee

Empezamos ya con los consejos para leer MEJOR, que es tan importante (incluso puede que más) que leer en gran cantidad.

El primero sería que si un libro te ha gustado mucho, te ha sorprendido, o te ha parecido magnífico, lo vuelvas a leer. ¿Por qué? Porque la primera vez que leemos un libro solemos estar pasando páginas muy aprisa, queriendo saber qué va a pasar, cómo termina la historia.

En cambio, cuando releemos, esa incógnita ya la tenemos descubierta y podemos fijarnos en otras cosas: el estilo, la redacción, los diálogos, los personajes, la ambientación… o simplemente deleitarnos con la sonoridad de las frases. Vas a disfrutar el libro de una manera muy diferente y a aprender muchas cosas que te pueden servir para escribir mejor.

8/ Lee buenos libros

Si tu intención es no solo aumentar el placer de leer, sino además prepararte para escribir mejor, no lo dudes e incluye en tu lista algunos buenos libros.

¿A qué me refiero? A libros que estén bien escritos, cuidados, con buenos argumentos y giros, personajes bien construidos… libros escritos con mimo, e incluso con arte.

¿Cómo saber cuál es un buen libro? Puedes optar por obras consideradas “clásicas” (no todos son largos y lentos, aquí dejé 15 libros clásicos que te van a sorprender), o por libros que han recibido premios de prestigio (¡el premio Planeta NO! Piensa en autores y autoras con premios Nobel, o Pulitzer, por ejemplo, o, si te gusta la fantasía o la ciencia-ficción, premios Hugo o Nebula).

Si sigues blogs o compras revistas literarias y te fías de su criterio, puedes elegir libros que tengan muy buena crítica. Además, aquí mismo en mi blog, yo tengo toda una sección de artículos en los que hablo de escritura a la par que recomiendo libros: mi sección de libros recomendados.

9/ Subraya

Hay personas que se escandalizan cuando ven que suelo subrayar los libros, pero para mí subrayar es la mayor declaración de amor que puedo hacerle a una página. Si he subrayado es porque algo me ha impactado. El libro se va a convertir, en cuanto lo leas, en algo necesariamente tuyo y único, no tengas miedo de subrayarlo o anotar lo que necesites.

Además, esto te puede ayudar mucho a leer (o mejor aún, a releer) fijándote en las técnicas literarias. Tengo todo un artículo dedicado a esto: lee como un escritor/a, donde explico en qué te puedes fijar durante tu relectura.

10/ Lee libros diferentes a los que estás leyendo

He mencionado esto en algunos de mis artículos alguna vez, y, por diversas razones, es muy importante.

¿Por qué deberías leer otros libros diferentes a los que estás leyendo?

    • Para conocer diferentes tipos de historias: incluso si no quieres escribir o mejorar tu escritura, si siempre te limitas a leer el mismo tipo de libros o autores hay muchas historias, mucha literatura que te estás perdiendo.
    • Para tener temas distintos sobre los que escribir: si siempre lees libros de detectives, estos suelen repetir los mismos temas, y algo similar ocurre con los distintos géneros. También si lees solo libros originarios de tu país, o solo de autores masculinos. Salir de tu “zona de confort” lectora te puede sorprender mucho y, si escribes, te va a ayudar a tener más temas y argumentos. 
    • Para huir de tópicos: si siempre lees historias de fantasía juvenil, por ejemplo, o novelas románticas o históricas, vas a encontrarte que la mayoría (sobre todo si no son muy buenas) repiten siempre los mismos giros, personajes, y lugares comunes. Salir de ahí te mostrará todo un mundo nuevo, MÁS SORPRENDENTE, y, si escribes, escaparás de repetir esos mismos tópicos en tus relatos o novelas.
    • Para encontrar tu estilo: El estilo se pega. ¡Cuánto daño ha hecho Tolkien a la fantasía, Asimov a la ciencia-ficción o Helen Fielding a las novelas de mujeres contemporáneas! Al final, cuando en mis talleres leo novelas de fantasía los personajes nunca “llevan una alforja”: “la portan“. ¿Por qué? ¿Por qué todos los libros de fantasía, o de los diferentes géneros, están escritos de manera similar si sus autores son personas muy diferentes?

Escapa de la trampa y lee obras de otros géneros, de otras épocas, de otros países, de autoras. Tú puedes escribir fantasía, novela negra, juvenil, contemporánea o histórica COMO TÚ QUIERAS. Esa es la manera en la que la literatura y los géneros se van renovando: incorporando estilos diferentes, temas distintos y técnicas de otras disciplinas (Ray Bradbury, por ejemplo, recomienda leer mucha poesía y libros de ensayo). ¿Te animas?

¿Utilizas alguna de estas técnicas para leer más? ¿Te ha sorprendido alguna? ¿Se te ocurren otras? Déjamelas en los COMENTARIOS, me encantará saber de ti. 


 RECUERDA QUE, SI QUIERES MEJORAR  TU ESCRITURA CONMIGO…

puedes apuntarte a mis TALLERES LITERARIOS POR INTERNET en Portaldelescritor  y empezar a escribir con mi apoyo y revisiones, en compañía de otros escritores.

En breve se inicia mi taller online “Comienza tu novela” y “Comienza tu novela de fantasía o ciencia-ficción“, así como mi Curso Avanzado de relato.

Y si tienes un libro ya terminado, puedo hacerte un informe de lectura y darte mi opinión y mis consejos. Escríbeme.

 

Newsletter

Comentarios

  1. Toni Morales

    Leer antes de dormir es lo mejor. Yo lo hago desde hace unos 10 años y, además del placer de leer, me ayuda a conciliar el sueño.
    Lo de subrayar… confieso que sólo lo hago en el Kindle. Lo siento, no puedo hacerle eso a mis libros en papel xD
    Cuando dices “¡el premio Planeta NO!”, espero que no hayas tenido en cuenta a Santiago Posteguillo, podría ser la excepción que confirma la regla, jeje
    Yo leo de todo, el año pasado me aficioné a la Ciencia Ficción y la Fantasía, pero no dejo de leer todo tipo de géneros. El único al que aún no le he dado la oportunidad es a la poesía; me atrae, pero no acabo de decidirme (así que si alguien se anima a aconsejarme uno para que me enganche, bienvenido sea).
    De los audiolibros… creo que de momento no son lo mío, pero quien sabe lo que nos deparará el futuro, jeje.

    Gracias por tus posts, son geniales. Un saludo.
    Toni.

Escribe tu comentario