La escritura como terapia: 7 ejercicios de escritura terapeútica

Diana P. Morales, la autora de este artículo, es profesora de escritura creativa desde hace más de 20 años. Enseña a escribir relatos y novelas de forma presencial y por internet a través de Portaldelescritor, portal del que es directora desde 2005. Más de 3.000 personas han pasado por sus talleres literarios. Además, coordina el taller online “Rompe el bloqueo (y empieza a escribir)”, el único taller de auto-confianza para escritores.

Desde siempre se ha valorado la escritura como una herramienta terapeútica. No en el sentido de solucionar problemas directamente quizá, pero, desde luego, suele ser una buena forma de sacar a la luz lo que llevamos dentro, desahogarnos, aclarar nuestros sentimientos o nuestras dudas, animarnos, conocernos mejor e incluso de ayudarnos a tomar alguna decisión.

Se dice que Goethe, por ejemplo, escribió “El joven Werther” en una sola noche (quizá es una exageración romántica) para desahogar las penas por un amor no correspondido.

Casi todas las personas que escriben la usamos de este modo, de una forma u otra, pues es casi inevitable que nuestras preocupaciones, miedos o conflictos aparezcan reflejados en nuestros relatos, poemas o novelas. Y eso ya es fantástico:  además de ayudarnos a encontrar nuestros propios temas y a configurar así nuestro propio universo literario particular, nos proporciona alivio o confort.

Pero más allá de esta forma inconsciente, me gustaría hoy dejar aquí 5 ejercicios diferentes en los que, de forma consciente, podemos utilizar la escritura como una herramienta para ayudarnos a superar malos momentos, a conocernos, a tomar decisiones, o simplemente… a crecer.

Algunas de estas pueden ser muy animosas; otras pueden traernos recuerdos y hacernos llorar (dejo al lado el nivel de klínex de cada uno de los ejercicios) 😉 Todas son buenos ejercicios para sacar cosas a la luz y aclarar sentimientos y eso siempre suele ser bueno.

*Nota: si verdaderamente te estás sintiendo muy mal en este momento de tu vida, te recomiendo que visites a un psicólogo/a especializado. Este artículo no pretende sustituir una consulta profesional, solo son herramientas para escritoras y escritores que desean conocerse mejor y avanzar en algún campo de su vida. 

Vamos allá. En los iconos que acompañan cada título os indico si los ejercicios provocan reflexión (🤔), alegría (😁), sorpresa (😲) o lloros con el paquetito de klínex, aunque entendemos que en este caso llorar sería algo positivo, una liberación.

5 EJERCICIOS DE ESCRITURA TERAPEÚTICA

 

1. LA ESCRITURA AUTOMÁTICA🤔🤔 😲

Objetivo: encontrar soluciones o caminos.

La escritura automática es un ejercicio magnífico que sirve para un roto y para un descosido. Lo mismo nos puede ayudar a encontrar ideas para escribir, que a dar con la solución a un dilema del que no sabemos salir.

Instrucciones: Esta técnica, inventada a principios del siglo XX por la escritora vanguardista Dorothea Brande, consiste simplemente en escribir lo primero que se nos pase por la cabeza. Sin borrar, sin tachar, sin detenernos a pensar.

El propósito no es nunca crear una obra literaria, sino dejar fluir las ideas, libremente, sin el freno de nuestro juicio, nuestra moral, nuestra vergüenza o nuestra lógica.

Para utilizarla de forma terapeútica, debemos tener un problema o un tema en mente que deseemos resolver. Nos sentamos, con un papel y bolígrafo (¡Importante! siempre debe ser escrita a mano) y durante al menos media hora escribimos sin parar. Cualquier cosa que se nos pase por la mente. Si se nos viene la lista de la compra, pues la lista de la compra… suavemente retornamos al tema que nos preocupa, pero siempre dejando libertad a la asociación de ideas, para que la lógica no interrumpa el camino a una posible solución. (Por supuesto, sirve también para encontrar soluciones para nuestra novela)

2. CARTA PARA SUPERAR CONFLICTOS CON OTRA PERSONA

😲

😁

Objetivo: aclarar y descubrir nuestras emociones, liberarlas para intentar solucionar un conflicto

Ya sea una persona con la que convivimos a diario, como nuestra pareja o un compañero de trabajo, o personas a las que ya no vemos, o que ni siquiera viven, podemos tener un conflicto sin resolver con ellas que no nos deja avanzar. o que nos tiene de mal humor o tristes. En este caso, la idea no es encontrar soluciones -como el anterior ejercicio- sino simplemente sacar a la luz lo que sentimos, vivirlo plenamente, descubrir qué puede haber debajo (por ejemplo, puedes descubrir que debajo de un gran enfado con la otra persona en realidad hay un temor escondido) e incluso perdonar.

Nótese que todo este trabajo es para ti. No se pretende que esta carta se lea a nadie, sino simplemente que nos sirva de ejercicio. Después la puedes guardar, romper, quemar o lo que más gustes.

Instrucciones: De nuevo, guarda media hora al menos solo para ti y, preferiblemente a mano, empieza a escribir a esa persona lo que sientes. Pero, ¡atención! debe ser en este orden:

Primero le cuentas por qué estás enfadado/a. Deja salir toda tu ira, si tienes que decir tacos, hazlo. Cuanto más te sueltes, mejor. Al menos intenta que sean varias frases, pero podría salir un folio entero… lo que necesites.

Segundo, haz lo mismo, pero ahora cuéntale qué es lo que te causa tristeza de esta situación, lo que te hace sentir mal o te ha hecho daño. Aquí ya no se trata de acusar, sino de mirar dentro de ti.

Tercero, tendríamos el mismo proceso, pero ahora se trata de contarle los miedos que tienes. Qué es lo que te causa temor de esta situación.

Cuarto, otro párrafo al menos, en este caso dedicado al arrepentimiento. Incluso en las mejores discusiones o conflictos podemos sentir que hemos metido la pata o hemos dicho algo que no debíamos… o al contrario, que quizá pudimos haber dicho o hecho algo de otra forma. Déjalo salir.

-Por último, los párrafos finales se destinarían al amor (de hecho, hay quien llama a este ejercicio la carta del amor).Cuenta aquello que aprecias de la otra persona, lo que te hace o te ha hecho feliz. Aquello por lo que le estás agradecida/o.

Como ya ves al lado del título, prepara los klínex. Esta carta puede ser muy poderosa y hacer aflorar sentimientos que no sabías que tenías dentro de ti, y eso siempre es buena ayuda.

 

3. ESCRIBE UN RELATO SOBRE UNA ANÉCDOTA REAL DE TU VIDA

🤔

Objetivo: revivir alguna anécdota de tu pasado observándola desde la distancia

Si escribes desde hace tiempo, probablemente esto ya lo has hecho, incluso más de una vez. A veces sin darte cuenta, y a veces a posta. Se trata de dar nueva luz (o incluso superar, quién sabe) a alguna anécdota de nuestro pasado, preferiblemente infancia o adolescencia, ya que es cuando se forma la base de nuestra personalidad y nuestro guión de vida.

(Y, de nuevo, no hablo aquí de grandes traumas que puedan necesitar ayuda psicológica inmediata, estos deben ser supervisados por un/a profesional)

Instrucciones:  ¿Has elegido ya esa anécdota de tu infancia o adolescencia? Bien. Ahora escribe un relato donde la cuentes, PERO desde la tercera persona y además el personaje protagonista además será totalmente diferente a ti (por ejemplo, puedes cambiarle el género, la edad o algún rasgo importante).

¿Quieres mejorar tu escritura conmigo?

En breve empiezan mis talleres literarios por internet, como el Taller de novela, o el Taller "Comienza tu novela de fantasía o ciencia-ficción", en los que iniciarás tu novela con mis comentarios personalizados y mi apoyo. Más de 800 escritores y escritoras han trabajado conmigo desde 1998.  Infórmate en los enlaces o escríbeme. Te espero ¡y vamos a escribir esa novela! 

Aunque haya pasado el tiempo, escribirlo todo desde fuera y desde el punto de vista de otro personaje te va a dar más distancia aún y puedes ver lo sucedido desde otros ángulos. Quizá comprender mejor las reacciones de otras personas implicadas, por ejemplo, o comprenderte más a ti -y tal vez perdonarte o sentir orgullo de cómo eras o cómo eres ahora.

4. CARTA AL NIÑO/A QUE FUISTE 

Ya habrás visto los dos iconos de paquete de klínex: este ejercicio puede ser muy poderoso y sacar muchas cosas a la luz a la par que recordamos al niño que fuimos. Pero llorar aquí es bueno: después de todo, la palabra “recordar” significa “volver a pasar por el corazón (cuore)”.

Objetivo: desahogarse, sentir, perdonarte, aprender a comprenderte y quererte.

Pues sí, muchísimos son los objetivos que se pueden lograr con este ejercicio aparentemente sencillo… que puede después no ser fácil de llevar a cabo, por la emoción que puede llevar consigo.

Instrucciones: tenemos dos variantes.

-Escribe a la niña/o que fuiste: Imagina al niño/a que fuiste, lo que te gustaba de ese niño/a, lo que te daba pena, de lo que te arrepientes… escríbele una carta a él/ella y dile todo lo que sientes. Cuanto más detalle, mejor. Si aparecen nombres concretos, fechas, anécdotas… más rico será y más lo vivirás. Muéstrale tu cariño, tu perdón, tu orgullo.

-Escribe a tu yo adulto desde el niño/a que fuiste: ahora haremos justo lo contrario. Vuelve a meterte en la piel de esa niña o niño, recuerda cómo te sentías, qué deseabas, que temías, qué sueños tenías… y ahora escríbele a tu yo adulto. Aprovecha y que te dé consejos, que te recuerde lo que era importante para ti.

Recuerda, después, que ya no eres ese niño/a indefenso. Ahora eres adulto y muchas de las cosas que te atrapaban o te daban miedo ya no tienen por qué ser reales.

A los elefantes, cuando son pequeños, los atan a una estaca clavada en el suelo: ellos tiran para escapar pero no pueden librarse. De mayores, los siguen atando a la misma estaca; ahora son mucho más fuertes, pero, como de pequeños no podían escapar, ni siquiera intentar tirar a ver qué pasa. Spoiler alert: se escaparían sin duda.

Como seres racionales, tenemos la capacidad de ver que la correlación de fuerzas entre nosotros y la estaca ha cambiado 😉

5. LISTA DE AGRADECIMIENTOS 😁😁😁

Damos un giro a la psicología positiva con un ejercicio de coaching que anima mucho y ayuda a recuperar fuerzas.

Objetivo: sentirse mejor, relativizar los problemas.

Instrucciones: escribe una lista de al menos 30 cosas por las que estás agradecido. ¿30??? Pues sí; de hecho, te animaría a llegar hasta 50. Se puede perfectamente, ya que puedes dar las gracias por muchísimas cosas. Desde por que tus padres de dieran a luz, hasta por el día tan bonito que hace, o dar las gracias por la presencia de una persona en tu vida que siempre está ahí para ti, o por tu salud, o por la electricidad o la existencia de las chocolatinas.

La idea de este ejercicio es centrarse en lo positivo que disfrutamos en nuestras vidas (es decir, en el donut, y no en el agujero del donut) para disfrutarlo más. Una variante es escribir tres cosa por las que te sientes agradecido cada noche en una libreta.

Nota: insisto, si te sientes muy mal o crees que puedes sufrir una depresión, estos ejercicios no pueden sustituir en ningún caso la ayuda profesional. Y, de hecho, la ayuda de un psicólogo/a es buena para superar cualquier tipo de problemas, momentos de crisis o de crecimiento, cambios en tu vida, estrés, etc. 

6. CARTA PARA LEER EN TU FUNERAL 

🤔

Regresamos a los paquetes de klínex y ahora vienen de tres en tres: esta carta es uno de los ejercicios más poderosos de estos siete -aunque todos son muy buenos y útiles. ¡Pero es que aquí pueden salir muchísimas cosas!

Objetivo: desahogarte, descubrir quién eres, qué quieres, qué es lo que realmente tiene valor en la vida.

Instrucciones: como en los casos anteriores, busca un rato de soledad y, preferiblemente a mano, escribe la carta  que -supuestamente- sería leída en tu funeral, cuando ya no estés aquí. (Lo mismo que las anteriores, se supone que es un ejercicio solo para ti, luego puedes guardarla o romperla)

Es el momento de sacarlo todo: habla claro a las personas a las que quieres decirles cosas, tanto negativas como positivas, por supuesto. Recuerda tus penas y alegrías. Desea cosas buenas a la gente que amas. Y da las gracias por aquello que más has disfrutado en tu vida. Aprovecha y cuéntale a la gente que estará escuchando qué hiciste o cómo para ser feliz.

Te puede dar perspectiva, relatividad, y sobre todo claridad en tus objetivos y tus valores. Es un ejercicio emotivo, pero con muchas posibilidades.

7. ESCRIBIR LA VIDA QUE QUIERES  😁😁

 

Por último, dejo este ejercicio de PNL (programación neuro-linguística). Dice esta rama del estudio del cerebro que las palabras que usamos conforman nuestra realidad. Si siempre nos quejamos, solo veremos lo negativo. Si nos repetimos “qué mala suerte tengo”, invariablemente transformaremos esa “profecía” en realidad.

Decía Henry Ford “Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes… tienes razón“. La PNL tiene muchos ejercicios para cambiar la visión que tenemos de nosotros mismos y de nuestra vida, y que aplican psicólogos y, sobre todo, coaches. Este es uno de ellos.

Objetivo:  modelar nuestra mente para que nos resulte más fácil aceptar las cosas buenas que nos llegan y conseguir nuestros objetivos.

Instrucciones: en este ejercicio se trata de describir la vida que quieres en el futuro, con todo detalle y con todos sus éxitos… sí, sí, se trata de describir tu vida ideal, tanto laboral, como amorosa, salud, familia, incluso la casa en la que vivirás, los éxitos que habrás conseguido. Cuanto más concreto, mejor.

Atención: dicen que es mejor escribirla en presente, como si ya la estuvieras viviendo, y sentirlo así. Y parte de la técnica es repetir la escritura de esta vida ideal muchas veces, para fijarla en tu cabeza.

¿Te parece una chorrada o una locura? Díselo a la escritora Octavia Butler: en mi post anterior conté cómo ella se escribía cartas de ánimo en las que se decía que su próximo libro sería un best-seller, cómo triunfaría y que podría comprar una bonita casa para ella y su madre. Espoiler: lo consiguió todo. Desde luego, este ejercicio no puede hacer ningún mal y, como mínimo, podemos sentir que esos objetivos o sueños  son más alcanzables de lo que creemos.

¿Te animas? ¡Cuéntame qué tal te ha ido con estos ejercicios en los comentarios. 😀 

RECUERDA QUE, SI QUIERES MEJORAR  TU ESCRITURA CONMIGO…

puedes apuntarte a mis TALLERES LITERARIOS POR INTERNET en Portaldelescritor  y empezar a escribir con mi apoyo y revisiones, en compañía de otros escritores.  En breve se inicia mi taller online “Comienza tu novela” y “Comienza tu novela de fantasía o ciencia-ficción“, así como mi Curso Avanzado de relato.

Y si tienes un libro ya terminado, puedo hacerte un informe de lectura y darte mis consejos. Escríbeme. Aquí puedes ver imágenes de mis talleres y las presentaciones de libros de mis alumnos y alumnas.

Newsletter

Escribe tu comentario