La guía definitiva para aprender a usar los guiones en tus diálogos

¿Confuso/a sobre cómo señalar los diálogos en tu relato o novela? ¿No estás seguro/a de cuándo se deben utilizar los guiones o las comillas? No te preocupes, que en cinco cómodos pasos te explico todo lo que debes saber para señalar correctamente los diálogos de tus personajes.

Las reglas que te describo a continuación son las que usan todos los escritores/as para que el lector note enseguida cuándo un personaje está hablando en voz alta y cuándo ha dejado de hacerlo, sin confusión posible.

¿Preparado/a? Toma nota:

1/ Por convención, en nuestro país (y en los países de habla hispana) los diálogos se suelen marcar con guiones largos.

En otros idiomas, las reglas y las convenciones respecto a cómo mostrar el diálogo varían; por ejemplo, en inglés, el diálogo va siempre entrecomillado.  En cambio, en nuestro país y en los países de habla hispana, generalmente son los pensamientos los que van entrecomillados.

Así que cuando un lector ve un guión largo, inmediatamente lo identifica con un diálogo y se da cuenta de que esa frase la ha dicho un personaje en voz alta.

Ya estoy en casa.

En cambio, si ve algo entre comillas, normalmente va a intuir que lo que está entre las comillas es un pensamiento del personaje, es decir, algo que no ha dicho en voz alta.

“Ya estoy en casa”, pensó Alicia.

Atención: el correcto es el guión largo, que no viene directamente en el teclado (ese es el corto). Muchas veces en Word, al teclear dos veces seguidas el guión corto te lo cambia automáticamente por uno largo. Si en tu versión de Word no ocurre así, aquí te explican cómo introducir un guión largo directamente en word.

2/ Una línea de diálogo de un personaje siempre comienza en párrafo nuevo.

Cuando un personaje comienza a decir algo en voz alta, lo que nos interesa es que el lector note, sin confusión posible, que esa frase ha sido pronunciada por el personaje. Por eso, además de señalarla con un guión largo, siempre vamos a párrafo nuevo.

Es decir, así:

La noche que su mujer le dejó, Edward llegó del trabajo como cualquier otro jueves.

–Ya estoy en casa –dijo Edward, cerrando la puerta al entrar.

Y nunca se hace así, introduciendo el guión y el diálogo justo seguido de la frase anterior:

La noche que su mujer le dejó, Edward llegó del trabajo como cualquier otro jueves. –Ya estoy en casa–dijo Edward, cerrando la puerta al entrar.

Como veis, si el diálogo sigue a la frase anterior (en lugar de ir a párrafo aparte) el resultado es mucho más confuso para el lector. Y justo lo que queremos es todo lo contrario, que se dé cuenta enseguida y que, así, pueda disfrutar plenamente de nuestra historia y emocionarse con ella sin interrupciones.

3/ Un personaje termina de hablar cuando llega un punto y aparte (u otro guión largo).

Ya sabemos que necesitamos un guión largo para avisar al lector de que la frase que sigue es un diálogo, algo que dice el personaje en voz alta. Perfecto. Ahora, ¿cómo le indicamos que esa línea de diálogo ha terminado, que lo que viene a continuación ya no son palabras pronunciadas por un personaje sino escritas por el autor/a?

Muy sencillo: Introducimos otro guión largo y el lector ya sabe que, cuando el primer guión se cierra con un segundo, ya se ha terminado el parlamento del personaje.

Es decir, así:

Ya estoy en casa –dijo Edward, cerrando la puerta al entrar.

O también podemos, simplemente, poner un punto y aparte:

Ya estoy en casa.

Edward cerró la puerta al entrar.

Nunca escribiremos nuestra frase de narración seguida tras el punto del diálogo, porque entonces el lector pensará que también lo ha dicho el mismo personaje:

*–Ya estoy en casa. Edward cerró la puerta

RECUERDA: Para indicar que el diálogo ha terminado, debemos ir a párrafo aparte o cerrar con otro guión largo.

4/ La explicación de quién es el personaje que ha hablado (y que viene tras el guión) se llama acotación y termina con otro guión largo o punto y aparte.

Como habéis visto en mis ejemplos anteriores, y seguramente en todos los libros que hayáis leído, muchas veces, tras el diálogo, aparece una pequeña frase con la que el autor o narrador explica quién es el personaje que habla. Esa frase se llama ACOTACIÓN, y aparece justo cuando ha terminado el diálogo del personaje, es decir, tras el segundo guión.

Ya estoy en casa dijo Edward, cerrando la puerta al entrar.

Si queremos que el personaje siga hablando después de haber indicado que era él quien había hablado, podemos hacerlo con un nuevo guión largo (tercero), que cerraremos ya con un punto y aparte.

Ya estoy en casa dijo Edward, cerrando la puerta al entrar–. He traído unos regalos.

Sencillo, ¿verdad? Cada guión largo nos indica que el personaje habla, y cuando se cierra con otro guión largo, quien habla es la voz del narrador (o sea, nosotros, el autor). Si la acotación termina con un punto, este se indica tras el guión.

En las acotaciones se puede aprovechar para mostrar también los gestos que los personajes hacen al hablar. En este artículo mío explico por qué son tan importantes los gestos en los diálogos.

5/ Si habla un personaje nuevo, comienza siempre en un párrafo nuevo.

Por último, recuerda que, cuando en un diálogo participa más de un personaje (que es lo habitual, pues si no, estamos en un monólogo), cada vez que un personaje nuevo dice una frase tenemos que ir a párrafo aparte, así:

–Creo que estás equivocada, el tren es a las diez –dijo Pedro.

–No, mira el horario. –Elena le mostró el folleto–. Aquí dice a las diez y media.

Nunca el diálogo del segundo personaje aparece seguido, pues eso crearía confusión en el lector, que, al ver un nuevo guión tras el nombre de Elena, pensaría que sigue hablando ella. Es decir, así NO:

–Creo que estás equivocado, el tren es a las diez–dijo Elena. –No, mira el horario–Pedro le mostró el folleto–Aquí dice a las diez y media.

Por último, un apunte que nunca está de más: cuando un personaje se dirige a otro, su nombre (o apelativo) siempre va entre comas. Así:

–Creo que estás equivocada, Elena, el tren es a las diez –dijo Pedro.

–No, cariño, mira el horario. –Elena le mostró el folleto–. Aquí dice a las diez y media.

En mi artículo de cómo colocar correctamente las comas (de una vez por todas) podéis resolver las dudas que tengáis sobre ese otro signo de puntuación.

Y si te interesa más sobre cómo escribir diálogos puedes revisar mi artículo: 5 claves para mejorar tus diálogos. 😉

¿Dudas? ¿Preguntas? ¡Déjamelas en los comentarios!

RECUERDA QUE SI QUIERES DAR UN SALTO CUALITATIVO EN TU ESCRITURA, puedes apuntarte a alguno de mis TALLERES LITERARIOS POR INTERNET en Portaldelescritor   y empezar a escribir con mi apoyo y revisiones, en compañía de otros escritores.

Y también puedes seguir aprendiendo con mis ebooks:

en busca (2) 200 IDEAS PARA ESCRIBIR 2

Comments

  1. Alvaro

    Hola!
    ¿No se supone que en el ejemplo “Elena le mostró un folleto”, lleva puntos?
    -No, cariño, mira el horario. -Elena le mostró un folleto-. Aquí dice a las diez y media.
    Si estoy equivocado, agradecería corrección. Este es el caso que más se me resiste jajaja Gracias!!

    1. Efectivamente, ya que el verbo de la acotación no es un verbo que indica habla (dijo, murmuró, preguntó, exclamó, etc…) lleva puntos, siempre tras el guión largo.

  2. ¡Muchas gracias, Diana! Esta información es de gran utilidad. ¿Podrías compartirnos también (cuando puedas, claro) cómo se representan los diálogos dentro de diálogos? Es algo bastante común cuando uno de los personajes explica a otro cómo se desarrolló una conversación entre dos o más personas. ¡Muchas gracias! Un abrazo.

  3. celia

    La verdad que es un excelente artículo
    Pues ignoraba muchas cosas lo comparti para recordarlas mañana otra vez gracias.

  4. Celia

    No me acuerdo del horario de la clase que vas a inpartir el domingo-por favor me lo podrias poner gracias, me gustaria ver como es todo gracias de nuevo Diana.

  5. Pingback: Acotaciones al diálogo: sus 3 usos, cuándo utilizarlas y un secreto que pocos conocen ‹ Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento.

  6. Pingback: Resumen de mi año y mis 10 posts más populares de 2016 ‹ Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento.

  7. Excelente. Pero creo que el guion (sin acento) después del diálogo debe llevar un espacio:

    —Creo que estás equivocada, el tren es a las diez —dijo Pedro.

    Así como también después del inciso:

    —No, cariño, mira el horario. —Elena le mostró el folleto—. Aquí dice a las diez y media.

    1. Hola, Blanca. Respondo a tu comentario sobre el uso del “guión” (palabra aceptada tanto con tilde como sin ella, según la RAE: http://lema.rae.es/dpd/srv/search?id=WS8vmk6jYD6oRV3APd 😉 ). Es cierto que convencionalmente el guión va pegado a la acotación, aunque, en principio, en este artículo no entro en tanto detalle de tipografía.
      Mi principal preocupación (que era lo quería resolver en este artículo) es que muchos de los alumnos mis talleres o participantes en el grupo facebook, escriben diálogos sin guiones, o si los colocan lo hacen en el sitio incorrecto… y, como consecuencia, el texto no se lee con comodidad ni se disfruta.
      Ya la cuestión de un espacio que separe el guión es más detallista y propia de la revisión orto-tipográfica previa a la publicación, de la que suelen ocuparse las editoriales o los correctores.
      Un saludo 🙂

  8. Tavi oyarce

    Tengo una duda diana
    Para el diálogo se usa el guion largo. Para el pensamiento, comillas. ¿ Cual se usa para el soliloquio?
    Si el soliloquio sobrepasa un párrafo, en el siguiente: ¡Que pasa!

    Te sigo desde Chile
    Saludos

  9. Tavi oyarce

    Perdón por no escribir tu nombre con mayúscula

  10. –No, mira el horario. –Elena le mostró el folleto–. Aquí dice a las diez y media.
    ¿No sería mejor?
    –No, mira el horario. Aquí dice a las diez y media –dijo Elena mientras le mostraba el folleto.

    1. ¿Mejor? No. Son dos opciones distintas.
      En la primera Elena le muestra el folleto ANTES de decirle “aquí dice…” (lo cual suele ser lo habitual, para que la otra persona lo vea); en la segunda opción, Elena muestra el folleto DESPUÉS de decirle “aquí dice…” (que en una conversación real suele ser menos usual, pero igualmente en ocasiones se hace). No entiendo cómo podría haber una forma mejor que otra; simplemente en una el gesto va antes y en otra después.
      De todas formas, además, este diálogo lo he puesto como ejemplo para que se vea cómo continúa un diálogo introduciendo una acotación justo en medio del parlamento del personaje, por lo que, de todas todas, la acotación TENÍA que ir ahí para que se vea cómo se colocan en ese caso los guiones, puntos, etc. Un saludo afectuoso y seguimos viéndonos por aquí 🙂

  11. Pingback: 10 errores de escritura que pueden descalificar tu relato – Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento.

  12. Pingback: Dudas de escritores respondidas (II) – Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento.

  13. Anael

    Lo termine escribiendo peor, lo que quise decir es

    ¿Cómo utilizo las comas con los guiones?

    —Hola, —saludo Martina—. ¿Qué tal?

    —Hola —saludo Martina—, ¿Qué tal?

    ¿Y los puntos suspensivos?

    —Creo que… —hablo dudoso—. Eres muy bella.

    —Creo que… —hablo dudoso— Eres muy bella.

    Por último, ¿Los puntos?

    —No lo sé. —suspiró—. Mejor hablemos mañana.

    —No lo sé —suspiró—. Mejor hablemos mañana.

    Espero puedas responderme, saludos <3

    1. Hola, Anael: te explico brevemente cómo iría (aunque esto son ya cuestiones ortotipográficas, que tampoco es esencial que el escritor conozca. Lo importante es usar bien las rayas del diálogo para que los lectores entiendan qué parte es dialogada y cuál no).

      EJEMPLO UNO: COMAS Y DIÁLOGOS

      —Hola—, salu Martina— ¿Qué tal?

      —Ana—, salu Martina—, ven conmigo.

      Cuidado con las tildes, te faltan muchas. Te las señalo en negrita también y eso SÍ que son faltas por las que un editor o el jurado de un premio literario puede decidir no elegir tu texto (más que por la colocación de la coma en un diálogo, que es algo mucho menos importante y, normalmente, parte ya del trabajo del corrector tipográfico)

      EJEMPLO 2: PUNTOS SUSPENSIVOS

      —Creo que… —hab dudoso— eres muy bella.

      —Creo que —hab dudoso— …eres muy bella.

      Ambos son correctos así.

      EJEMPLO 3: LOS PUNTOS

      —No lo sé—, suspiró—. Mejor hablemos mañana.

      En este caso sería coma, ya que el verbo “suspiró” sería en este caso un verbo de habla y parte de la frase primera. Un ejemplo en el que no lo sea es este:

      —No lo sé —. Rompió la carta—. Mejor hablemos mañana.

      En este caso, al no ser un verbo de habla, sino una acción, es una frase diferente y sí que llevaría punto… siempre tras la raya de diálogo.

      ¡Un saludo!

  14. Sir Clemens

    Buenas noches. Aquí molestándote con una pregunta. Me encontré con una parte en un relato donde se incluía una conversación con mensajes de texto entre los personajes, a continuación el ejemplo.

    Ella empezó a escribir su respuesta.
    —”Sabes que diré que no, no insistas, menos si está mamá.”
    —”Como quieras Sunny, nos vemos luego ”
    Respondió él a los pocos segundos.

    Mi duda es: ¿Cómo se deben redactar los textos que están dentro de la historia? Por ejemplo un cartel, una carta, un recado.
    En el caso anterior, ¿los mensajes de texto llevan guión, comillas? ¿cuál es la forma correcta de redactarlos?

    1. Hola, Clemens: para carteles, etc lo correcto es usar comillas: “Se venden coches usados”, por ejemplo. Y si queremos escribir mensajes de texto, o de Whatssap, entiendo que la fórmula, en principio, es la misma. Ahora bien: nunca se combinaría la raya del diálogo con las comillas, sino solo comillas:
      “Como quieras, Sunny, nos vemos luego”. (y el punto final siempre fuera de las comillas).
      Aunque hay autores que eligen, directamente, incluir imágenes que simulan la conversación por Whatsapp, como esta novela de J. Ruescas y F. Miralles:

      Un saludo afectuoso.

      1. Sir Clemens

        Gracias, es bueno tener una guía y que podamos revisar las dudas de otros, así podemos ayudarnos entre todos.

        1. Sir Clemens

          Oh, y algo más. Cuando un personaje interrumpe a otro a mitad de la frase, ¿cómo se señala esa interrupción en el primer dialogo? Por ejemplo:

          -Seré una mejor novia, si quieres contárselo a alguien yo…
          -Detente. –Más que una orden era más una súplica.

          ¿Está bien usar los puntos suspensivos, un guión, qué es lo correcto?

          1. Exacto, una interrupción se marca estupendamente con puntos suspensivos e, inmediatamente después, la frase del segundo personaje.
            Cuidado con el punto de la segunda línea de diálogo, siempre iría tras la raya:

            -Detente–. Más que una orden era más una súplica.

            Un saludo 🙂

  15. Pingback: Los 10 errores más comunes al escribir diálogos (con ejemplos) – Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento.

Add A Comment