Los mejores libros para aprender a escribir (2): Comienza”in medias res” y engancha al lector

Continúo en este post con una serie de artículos en los que recomiendo grandes libros de los que se puede aprender a escribir, a la par que profundizamos en alguna interesante técnica de escritura. En esta ocasión, voy a entraren el inicio in medias res: qué es, cómo se usa, y qué diferentes posibilidades ofrece, con ejemplos de libros recomendados. Es una forma muy interesante de enganchar a tu lector desde el comienzo y hacer que no pueda dejar de leer.

Te interesa conocer esta técnica, créeme. Saca la libreta y vamos a ello:

Qué es un comienzo in medias res

Los libros antiguos  siempre inician una historia por el principio, por así decir: por el día a día usual de los protagonistas antes de que arranque el conflicto que intentarán resolver a lo largo de la historia. Es el inicio más habitual no sólo en libros de hace más de 50 años, sino incluso en la mayoría de los actuales.

Así, en Orgullo y Prejuicio, de Jane Austen, vemos a la familia Bennet en el salón de su casa un día cualquiera, cotilleando sobre los nuevos vecinos que han alquilado una mansión cercana (aún no sabemos que son quienes complicarán todo).  En El señor de los anillos, de J.R.R. Tolkien, los hobbits preparan la fiesta de cumpleaños de Bilbo Bolsón, ajenos a la oscuridad que está despertando en la Tierra Media.

Antiguamente, muchos libros arrancaban incluso desde el nacimiento o la infancia del protagonista: Jane Eyre, de Charlotte Brontë, nos contaba cómo la niña era despreciada en casa de su tía, o,  en Grandes Esperanzas, Dickens nos mostraba a Pip desde que era un rapaz que acababa de perder a sus padres. (Sí, la literatura clásica está llena de huérfanos, pero también la actual. ¡No nos olvidemos de Harry Potter!)

En términos latinos este tipo de inicio desde el principio se llama Ab ovo (literalmente, “desde el huevo”), término acuñado por el poeta Horacio (s. I AC).

¿Y qué significa, entonces, comenzar “in medias res”?

Pues saltarnos toda esa primera parte, todo ese “mundo habitual”, para entrar, desde las primeras líneas, en el meollo de la historia, una vez ha tenido lugar el conflicto principal. “In medias res” es una expresión latina que significa “en mitad de las cosas”.

Luego, muchas historias explican al lector -ahora veremos cómo- lo que ha sucedido para que el personaje llegue a esa situación, o cuál era el día a día del personaje antes del conflicto. Pero con un comienzo in media res, así, de inicio, tienes al lector ya en mitad de la acción y deseando leer la historia para ver cómo ha llegado hasta allí y qué va a pasar luego.

Las claves para empezar una historia in medias res

Vamos a usar un ejemplo de alguna historia muy conocida, El mago de Oz. Se inicia con Dorothy en su casa de Kansas, con su perrito Totó, lamentándose de la vida tan aburrida que lleva. Todo cambia cuando aparece un tornado que se lleva la casa volando y aparece en el mundo de Oz (conflicto) donde, al aterrizar, ha matado a la malvada bruja del Este, y debe buscar el camino para volver a Kansas (nudo).

Empezar in medias res supondría iniciar la historia en algún momento después del conflicto: es decir, Dorothy, in medias res, estaría ya en el mundo de Oz.

Normalmente, los autores lo que hacen es incluir una escena al comienzo y, después, vuelven atrás para narrarnos cómo el personaje llegó allí. Puede ser solo una escena de pocas páginas, una frase o varias frases,https://goo.gl/12LQ5W o a veces varios capítulos enteros; esto lo veremos luego. Pero lo esencial para aprender a manejar este recurso es tener esto claro:

No vale cualquier escena:

Imaginad que la historia de El mago de Oz comenzara con Dorothy, ya con sus zapatillas rojas, caminando alegremente por un camino de baldosas amarillas, cantando y feliz.

Sí, es un comienzo in medias res, pero ¿va a hacer que al lector le entre una curiosidad insana por saber qué ha pasado? Para nada. Lo que necesitamos para sacar partido al inicio in medias res es uno de estos dos elementos.

-Una escena en la que el personaje está en un momento crítico (emocional o físicamente).

Por ejemplo, si nada más abrir el libro vemos a una niña pequeña, Dorothy, con toda una masa de gente gritándole “¡Has matado a la bruja, eres una asesina!” y la pobre intenta huir pero no puede… ese sería un momento muy crítico. Aunque aún no conocemos al personaje, vemos que está en un apuro terrible y tenemos ganas de saber qué ha pasado, cómo ha llegado allí, si realmente ha matado a una bruja y por qué.

Una vez concluida esa escena, en unas pocas páginas, podemos volver atrás y contar la historia desde el principio.

Una escena en la que el personaje hace o se encuentra en una situación muy poco común (ejemplo, corriendo desnudo por un bosque)

Otro ejemplo podría ser que, nada más abrir el libro, viéramos a una niña pequeña, Dorothy, debatiendo  con un león, un hombre de hojalata y un espantapájaros qué camino tomar. What? El lector estaría intrigado por saber quiénes son esos personajes tan extraños, y hacia dónde se dirigen.

En este caso, no se juega con el peligro o el problema del personaje, sino con elementos fuera de lo normal que llaman la atención.

-Si se trata de una única frase, tiene que dejar abierta una gran intriga.

Algunos ejemplos los tenemos en estos grandes inicios de la literatura:

Te voy a dejar algo muy claro: esta es una historia de amor, pero diferente a cualquiera que has leído. El chico y la chica no son inocentes. Se pierden vidas. Y el bien no triunfa al final“. Tyger Lily

Ahora estoy muerto, soy un cadáver en el fondo de un pozo. Encuentra al hombre que me asesinó y te contaré detalladamente lo que hay en la otra vida.” Me llamo Rojo

Era casi Diciembre y Jonas estaba empezando a tener miedo“, El dador

(Post completo con 20 inicios aquí)

El objetivo es que el lector desee saber cómo ese personaje ha llegado a esa situación e inicie la lectura del libro ya con la curiosidad al máximo.

Cómo hacer que el lector se entere de lo anterior

Para que el lector no quede completamente descolocado, una vez finaliza nuestra escena in medias res (nótese que, aunque digo escena, puede ser desde una única frase a varios capítulos) es importante que el lector, de alguna forma, sepa lo que ha pasado para que el personaje llegue allí.

Después de ver a la pequeña Dorothy, por ejemplo, acusada de matar a una bruja, sería casi imprescindible que le diéramos la información necesaria al lector para que tuviera claro que Dorothy es una niña de Kansas; que ha sido abducida y trasladada al país mágico de Oz y que la muerte de la bruja ha sido un accidente. Sin esos elementos esenciales, el lector no va a poder seguir la historia, o no va a disfrutarla.

Hay varias formas de hacerlo:

  • Por medio de un flashback

El flashback (cuyo nombre técnico es analepsis) consiste en que el narrador o un personaje nos cuente, con detalle, algo que ha sucedido antes. Un flashback no sería que el narrador dijera “Dorothy era de Kansas y llegó volando en su casa de madera”: no. El flashback nos traslada a ese pasado y vemos, con nuestros propios ojos, y con escenas y diálogos, lo sucedido.

Un flashback puede ser muy breve, y ocupar una página o pocas páginas; o puede ser más largo y ocupar un capítulo o varios (en cuyo caso recibe el nombre de racconto, “cuento”, en italiano)

En nuestro ejemplo de El mago de Oz, un flashback podría ser que, tras ver la escena en la que Dorothy es acusada de matar a una bruja, volviéramos a lo que ahora es el inicio del capítulo uno, y contáramos todo desde ahí.

Como curiosidad, anotad que también existe el flashforward (o prolepsis): en una historia que sucede en orden cronológico se anticipa lo que va a pasar más adelante. Esto puede ocurrir por medio de visiones, profecías, viajes en el tiempo…

  • Por medio del diálogo

En este caso no le damos al lector las escenas con todo detalle, y con sus diálogos, del flashback, sino que sólo le aportaríamos los datos esenciales para que entienda la historia por medio de un diálogo entre varios personajes.

Un ejemplo: podríamos hacer que los aldeanos que encuentran a Dorothy (y que en el libro se llaman los Munchkins, por cierto), llevaran a juicio a Dorothy, y allí, ante el juez, Dorothy declarara lo que había pasado. O quizá en su charla con su charla con la Bruja Buena del Norte, que sucede poco después, tendríamos datos suficientes para imaginar lo que ha sucedido (de hecho, es así).

  • Por otros medios

Podríamos buscar la forma de que el lector se entere de lo que ha pasado antes por otros medios, por ejemplo, por medio de noticias en un periódico (o en la radio, o en la televisión), emails o cartas encontradas por otros personajes, mensajes de teléfono o telegramas, etc.

IMPORTANTE: ¿Es obligatorio que el lector sepa TODO lo que ha pasado antes?

No.

A veces se puede obviar casi por completo lo sucedido previo al inicio in medias res, siempre que no sea realmente necesario para entender y disfrutar el resto la trama. Veremos algunos ejemplos ahora.

 

Distintos tipos de inicios in medias res y grandes libros que los usan 

LA HISTORIA ARRANCA IN MEDIAS RES + FLASHBACK

Esta es una de las formas más clásicas de usar la técnica del inicio in medias res. En algunas obras solo hay una línea, o unas pocas, antes de entrar en el flashback que nos narra la historia desde el inicio; en otras, hay varios capítulos.

Vamos a poner unos ejemplos, siempre de libros recomendados para leer.

 UNA  LÍNEA O UNA BREVE ESCENA Y DESPUÉS FLASHBACK

Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez. Esta magna obra tiene uno de los inicios más famosos de la literatura y justamente arranca in medias res:

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre (…)

Lo que he señalado en negrita, la mitad de la primera frase, sería el inicio in medias res y, el resto, ya el flashback en el que empezamos a conocer la historia desde el principio.

Creo que esta obra no necesita presentación ni recomendación: es una de las más alabadas de la historia de la literatura y leerla siempre va a ser fuente de valiosísimas lecciones para cualquier persona que desee escribir.

Desde mi cielo, Alice Sebold

Me llamo Salmon, como el pez; de nombre, Susie. Tenía catorce años cuando me asesinaron, el 6 de diciembre de 1973″

Así se inicia esta preciosa novela, y, acto seguido, procede a describir cómo fue su violación y asesinato, para después narrar la vida de sus familiares a partir de ese momento. Desde el arranque conocemos quién es el asesino y, aún así, la novela mantiene perfectamente la intriga, centrada sobre todo en cómo afecta el suceso a los diversos personajes y cómo Susie, desde “su cielo”, lo observa todo. Esta historia, delicada y hermosa, está basada en la propia experiencia de su autora.

VARIOS CAPÍTULOS Y LUEGO FLASH BACK

La esposa del dios del fuego, de Amy Tan.

Esta es mi novela favorita de la autora chinoamericana Amy Tan, que se hizo famosa en su momento por el best seller “El club de la buena estrella”. Esta otra novela (o más bien novelón, por su extensión e implicaciones) comienza con una chica americana, hija de madre china emigrada, que no tiene una buena relación con ella. A los pocos capítulos, la madre decide contarle toda su historia, que tiene poco que envidiar a la Odisea. Muy entretenida, interesante, con temas de género, y exquisitamente escrita, como todo lo de esta autora.

La inquilina de Widfell Hall, de Anne Brontë.

Esta novela ya la mencioné en mi artículo “15 Clásicos que te sorprenderán”, así que no repetiré el argumento. En cuanto a lo que nos ocupa, la historia comienza cuando el narrador, que vive pacíficamente en un pueblo de la Inglaterra del siglo XIX, empieza a quedar fascinado por una misteriosa mujer que ha alquilado una vieja casa con su hijo pequeño. A la mitad de la historia, será ella quien tome la palabra y nos cuente cómo ha terminado allí.

 

LA HISTORIA ARRANCA IN MEDIAS RES

.…Y NOS ENTERAMOS POR DIÁLOGOS Y ACCIÓN DE LO ANTERIOR (o no)

Este uso del in medias res es similar al anterior pero sin utilizar flashbacks. En este caso, el lector se enterará de lo que ha pasado antes (al menos, de lo imprescindible) por medio de diálogos de personajes, de pequeños detalles o recuerdos muy breves.

-La Odisea, de Homero, comienza con Ulises (Odiseo) ya metido en problemas. Gracias a una conversación (y a las tribulaciones de su hijo Telémaco) nos vamos enterando de lo que le ha pasado. Después, se inicia la historia de Ulises desde ese punto. La Odisea y la Ilíada son obras de digestión compleja, pero de las que se puede aprender muchísimo. Por ejemplo, todos aquellos que escribáis fantasía épica, o novelas medievales, ibais a disfrutar como niños de las escenas de batalla de la Ilíada. De lo más gore que he leído.

El señor de las moscas, de William Golding.

Una de las más famosas novelas protagonizadas por niños y preadolescentes, en la que encontramos, ya desde el inicio, a unos niños que tienen que sobrevivir solos en una isla desierta. No tenemos detalles de cómo han terminado los niños en esa isla, más allá de que ha habido un accidente. Entramos de lleno en el conflicto y de ahí la historia avanza hacia adelante.

 

Amanecer, de Octavia Butler.

Lilith despierta en una habitación blanca, que no tiene ventanas ni puertas y está hecha de un material extraño. Está sola, como otras veces que ha despertado antes, pero no tiene ni idea de dónde está, cuánto tiempo ha pasado y de quién es la voz que oye y le pregunta cosas. A partir de ahí, nos iremos enterando de algunas cosas que han pasado por las conversaciones o por breves reflexiones de la protagonista. Así de intrigante es esta magnífica novela, un gran clásico de la ciencia-ficción que aún no ha recibido toda la atención que merece.

 

COMIENZO POR EL FINAL – IN EXTREMIS

Hasta ahora hemos visto ejemplos de novelas que arrancan tras el conflicto, en algún momento intrigante o crítico del nudo. Sin embargo, existen también historias que empiezan directamente por el final (y después vuelven atrás para contárnoslo todo en un gran flashback). Esta opción es bastante arriesgada, ya que hay que saber manejar muy bien la tensión dramática y otras técnicas para que el lector siga interesado en la historia, a pesar de conocer ya el final. Estas obras lo han conseguido:

UNAS POCAS LÍNEAS:

Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez.

El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo. 

Sólo el inicio de esa primera frase de la novela ya nos deja claro lo que va a ocurrir. Y, sin embargo, el autor nos mantiene intrigados durante muchos capítulos más en los que, por un lado, averiguamos quién y por qué quiere matar a Santiago, y además vamos pasando páginas esperando que finalmente no suceda. Un clásico donde los haya, también, que merece vuestra atención para aprender a manejar la tensión.

UN CAPÍTULO O VARIOS

Rebeca, Daphne du Maurier:

Anoche soñé que volvía a Manderley. Me encontraba ante la verja del parque, pero durante algunos momentos no pude entrar. La puerta estaba cerrada con candado y cadena (…)

En este caso, la novelista de misterio Daphne du Maurier (a la sazón, también autora del libro que dio origen al guión de “Los pájaros”) arranca la novela con la protagonista soñando, en el presente, con la mansión Manderley actual. Tras terminar la descripción del sueño, se inicia la historia desde el principio. Sólo cuando termina el extenso flashback que es la novela completa nos damos cuenta de que ese sueño era el finalde la historia y entendemos qué es lo que ha sucedido.

Puede ser que una historia vaya del final al principio, incluso, hacia atrás. No he encontrado ejemplos en literatura -aunque seguro que los hay- pero en cine tenemos la película Memento, de Christopher Nolan.

 

LA HISTORIA AVANZA DANDO CONSTANTES SALTOS  ATRÁS  Y ADELANTE – ANACRONÍA

Esta es la estructura temporal más compleja de todas. Son libros que van incluyendo pequeños extractos en diferentes tiempos y no siguen en absoluto un orden cronológico, en ningún momento. Más bien seguirían un orden dramático, contando los eventos de forma que van interesando cada vez más al lector y guardándose alguna sorpresa para el final – que no necesariamente sucede, en realidad, en el final cronológico de la historia, pero que impacta y cambia la visión del libro.

Nota: anacronía es, simplemente, el uso de cualquiera de estos saltos temporales (flashback o flasforward). No obstante, he asignado el nombre a esta estructura porque, en el caso de estas novelas, los saltos son constantes y en ambas direcciones. 

El dios de las pequeñas cosas, de Arundathi Roy.

Maravilla absoluta, esta no es, sin embargo, una novela fácil. Es de lectura lenta -para degustar poco a poco, más que para querer saber qué ocurre enseguida.  La novela va introduciendo pequeños extractos que nos narran tres momentos de la vida de una familia, aparentemente de lo más anodino, pero no hay que confiarse: en cuanto se hinca el diente todo está lleno de jugo. Una intensa historia que habla de amores más allá de toda convención social, de revoluciones, de miedos tan oscuros que obligan a que el cerebro se apague.

La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera.

Una novela que se convirtió, para sorpresa de propios y extraños, en un Best Seller, pese a lo complejo de su técnica -va de atrás adelante y de adelante atrás continuamente- y los ramalazos filosóficos constantes. Ha envejecido regular (por ejemplo, los personajes femeninos ahora se ven un tanto estereotipados), pero sin duda es una novela magníficamente escrita y de la que se puede aprender.

La mujer del viajero en el tiempo, de Audrey Niffenegger.

Hay muchas novelas de viajes en tiempo, pero en la mayoría seguimos la línea cronológica de la persona que viaja en el tiempo: si primero viaja a 1950, le seguimos en ese viaje; y si luego va a la Edad Media, lo contamos después. Pero para el protagonista, la Edad Media sería “después”. En el caso de esta novela, no solo el personaje viaja adelante y atrás en el tiempo sin poder evitarlo, sino que, además, nos es contada también de forma no cronológica. La novela está muy entretenida e interesante (mejor que la película, como suele ser habitual)

¿Cuántos de estos libros conocías o has leído? ¿Sabes de algún otro que comience in medias res? Cuéntamelo en los comentarios.


 Diana SUPERPEQUE ROJARECUERDA QUE, SI QUIERES DAR UN SALTO CUALITATIVO EN TU ESCRITURA, puedes apuntarte a mis TALLERES LITERARIOS POR INTERNET en Portaldelescritor  y empezar a escribir con mi apoyo y revisiones, en compañía de otros escritores.

En breve se inicia mi taller online “Comienza tu novela” y “Comienza tu novela de fantasía o ciencia-ficción“, así como mi Curso de Microrrelato.

Y si tienes un libro ya terminado, puedo hacerte un informe de lectura y darte mi opinión y mis consejos. Escríbeme.

Comments

    1. Hola, María: acabo de llegar de viaje y he visto tu comentario. Efectivamente, tienes razón. Es curioso, porque siempre -desde el colegio- estudié la expresión como “in media res”, y creo que se ha extendido tantísimo que, de hecho, si buscas “in medias res” en Google (como yo he hecho) sólo aparecen las páginas de la RAE, la Wikipedia y la Fundeu. Y ninguna más en castellano.
      En cambio, todas las páginas que hablan de este recurso narrativo lo escriben como lo hacía yo, “in media res” (si lo buscas así en Google sí aparecen). Quién sabe por qué se ha extendido tanto esa opción; ya te digo, yo lo conozco así desde el colegio y el instituto. De todas formas, ya lo he cambiado en el texto, gracias por tu aclaración.

      Aquí todos los enlaces en castellano que hablan de este recurso y lo escriben también “in media res”. ¡Habrá que comentárselo a todos!

      http://ediez-narrativaaudiovisual.blogspot.com.es/2011/07/in-media-res.html
      https://www.papelenblanco.com/diccionario-literario/diccionario-literario-in-media-res
      http://www.escolares.net/lenguaje-y-comunicacion/la-narracion-in-media-res/
      http://www.thecult.es/juego-de-espejos/todo-comienza-en-el-medio-in-media-res.html
      http://revistas.crfptic.es/revista_digital/index.php/escribiendo-que-es-gerundio/escritura-creativa/2908-escritura-creativa-el-orden-del-relato-ab-ovo-in-media-res-in-extrema-res

Add A Comment