Copia de Copia de 2016 18

20 arcos de transformación para tu personaje de novela

Los arcos de transformación bien construidos enganchan a los lectores de principio a fin

En mi taller de novela online, uno de los aspectos a los que dedicamos más tiempo es al personaje principal y a su arco de transformación. Dice la teoría que una de las grandes diferencias del relato con la novela es que el personaje de esta última evoluciona, cambia, a raíz de los acontecimientos que vive (lo mismo que las personas en la vida real).

Os recuerdo que en este otro post describo cómo es, paso a paso la transformación de un personaje de novela, con sus etapas. Ese artículo conviene estudiarlo a fondo y luego se puede aplicar a cualquiera de los arcos que incluyo en este nuevo post.

Básicamente, tenemos que tener en cuenta que, en una novela, un personaje se encuentra con un reto que no sabe cómo resolver (puede ser tan sencillo como encontrar la felicidad, o tan complejo como salvar su vida). A lo largo de la novela intentará solucionarlo y se encontrará muchos obstáculos que le harán crecer y aprender a resolverlo (o no, y si no crece, no conseguirá la solución y no habrá final feliz).

«El hombre se descubre cuando se mide con un obstáculo».
Antoine De Saint Exupéry

Generalmente, la transformación de un personaje depende mucho del conflicto al que se enfrenta, pero no es determinante.

Un ejemplo: podemos tener a dos personajes que de repente se encuentran en medio de un conflicto tan tremendo como una guerra, y, gracias a todo lo que les ocurre, tal vez uno de ellos se transforme para ser más generoso (y ayudar a quien lo necesita) y otro para ser más precavido (y así conseguir sobrevivir). Y sin embargo el conflicto de base es el mismo, la guerra – lo que no es igual son los personajes, ni su transformación.

También hay que tener en cuenta que este arco de transformación puede ser el centro de la trama de nuestra novela… o no. Puede que nuestra novela trate, como decía antes, de una guerra, o de unos personajes que se organizan para demandar a una empresa contaminante, y uno o varios de esos personajes pueden tener alguno de los arcos de transformación que incluyo aquí -que van a influir en la trama, pero no son el centro de la misma.

Por eso, los/as participantes de mi  taller de novela online muchas veces no saben exactamente cómo van a evolucionar sus personajes y ahí fue que se me ocurrió escribir un post para mi blog dando ejemplos de diferentes tipos de arcos de transformación, para que los podáis usar en vuestras novelas, o para que os sirvan de inspiración.

Iban a ser 10 arcos de transformación, pero me metí en faena y la cosa se alargó un poco… hasta 20 aquí y hasta 35 en este ebook.

Una nota antes de empezar: cada uno de estos arcos de transformación puede incluir, a su vez, su opuesto. Si hablo del arco de que una persona aprende a ser más generosa, dándole la vuelta tenemos una transformación de una persona que cada vez es más egoísta (lo cual puede ser bueno… o no, porque no todas las evoluciones de los personajes tienen que ser siempre a mejor).

Sin más, os dejo la lista:

20 arcos de transformación para tu personaje de novela (con ejemplos)

1. Aprender a ser más espontáneo/a:

En qué consiste: Tendríamos al principio de la historia a un personaje que tiene toda su vida medida al milímetro, que se lo piensa todo mucho y le cuesta improvisar o salirse de su plan. Por alguna razón, debe afrontar una situación en la que deberá enfrentarse a ese miedo a hacer cosas sin plan y sin saber cómo van a salir.

Ejemplo/s:  “El turista accidental”, de Anne Tyler (película también en 1988, por Lawrence Kasdan)

Macon es un hombre muy planificador: tanto, que se dedica a escribir guías de «turista accidental», personas que tienen que odian viajar a otras ciudades o países y quieren sentirse como en casa. Tras una desgracia familiar, su mujer le pide el divorcio. Eso empezará a trastocar su vida, que se alterará aún más con la llegada a su vida de Muriel, una entrenadora de perros que es realmente opuesta a él.

Obstáculos y punto de inflexión: En una historia como esta, el personaje tendrá que salir una y otra vez de su zona de confort, con situaciones que no sepa cómo manejar y para las que no está preparado. Tendrá un punto de inflexión importante cuando tenga que decidir entre tener todo planificado o ser feliz.

¿Tiene arco opuesto?: Sí. Podríamos encontrar una historia en la que el personaje principal sea demasiado espontáneo e improvisador y tenga que aprender a hacer planes y a prepararse, para ser mejor en su trabajo o para mejorar una relación o su propia vida.

2. Enfrentar un miedo:

En qué consiste: Tenemos un personaje con un miedo muy concreto al inicio de la historia, que deberá superar una vez llegue el final. En muchas ocasiones -aunque no siempre- se trata de historias de supervivencia. Los miedos pueden ser tan concretos como miedo a la oscuridad o a las serpientes, o más abstractos, como miedo al abandono o miedo a confiar en las personas.

Ejemplo/sGravity (película, Alfonso Cuarón, 2013) En realidad esta película puede servir de ejemplo para varios arcos, pues describe una perfecta y radical evolución de personaje -además, protagonista absoluto de la peli- en poco menos de hora y media. La doctora Stone se encuentra en una nave en órbita con la Tierra, reparando un satélite. Un accidente hará que tenga que sobrevivir a unas circunstancias que no controla en absoluto.

Punto de inflexión: En el caso de un arco con un protagonista que debe superar un medio no queda otra más que someterle a ese miedo una y otra vez. Al principio huirá, o reaccionará de forma histérica; luego, empezará a enfrentarlo tímidamente y el momento de inflexión llegará cuando enfrentarlo se convierta en una nueva zona de confort para el personaje. En la película, la doctora Stone pasa de moverse torpemente y con mucho pavor en el espacio, a saltar de un sitio a otro como si estuviera en el patio de su casa.

Otro ejemplo similar puede ser la clásica película «Terminator», en la que Sarah Connor al principio es una joven asustadiza y termina enfrentando cara a cara a un androide entrenado para exterminarla.

¿Tiene arco opuesto? En este caso, no.

Un buen truco para buscar un excelente arco de transformación para nuestro personaje puede ser preguntarnos a qué le tiene más miedo, y hacer, después, que se enfrente a ello.

3. Aprender a disfrutar el momento:

En qué consiste: Nuestro personaje suele ser bastante apático o amargado, siempre preocupado. Por medio de diferentes peripecias tendrá que aprender que estar todo el tiempo preocupado pensando en el futuro o amargado pensando en el pasado no ayuda a ser feliz y deberá concentrarse en el presente, en disfrutar el día a día.

Ejemplo/s: «Cuento de Navidad», de Charles Dickens. El sr Scrooge es un amargado sin amigos, que solo sabe ganar dinero y ahorrar (no se sabe para qué), evitando establecer relaciones personales, ni siquiera con su sobrino y su familia. Recibirá la visita de tres fantasmas: el fantasma de las Navidades pasadas, el del presente y el del futuro, y por medio de ellos aprenderá a disfrutar.

No es necesario el elemento sobrenatural: en la película «Casi famosos», el protagonista -un adolescente que acompaña a un grupo de rock en su gira escribiendo artículos para una revista- también aprende a dejar de estar tan preocupado por lo que ocurrirá y vivir al día.

Obstáculos y punto de inflexión: Generalmente el personaje se va dando cuenta de las oportunidades que va perdiendo. A veces su experiencia se compara con la de otras personas, para que coja perspectiva.

¿Tiene opuesto? En principio, no.

4. Dejar de juzgar a la gente o superar un prejuicio:

En qué consiste: Nuestro personaje en cuestión adolece del defecto de juzgar demasiado a los demás (seguramente para sentirse por encima de ellos); esto puede darse a nivel genérico o puede resultar en un único prejuicio al que deberá enfrentarse a lo largo de la novela.

Ejemplo: «Orgullo y prejuicio», de Jane Austen (1813) . Este libro venía que ni al pelo, ya desde el título. Desde el inicio de la novela, Lizzy Bennet juzga al sr Darcy y piensa que, por su posición y la primera impresión que le deja en el baile, es un tipo egoísta, frívolo y estirado (bueno, un poquito estirado sí que es). A lo largo de la novela tendrá que ir calibrando su opinión, según le va conociendo más, hasta descubrir que sus prejuicios la habían cegado.

También en la película Gran Torino (Clint Eastwood, 2008) el protagonista es un tipo muy racista y justo a su lado se muda una familia de inmigrantes chinos; acabará haciéndose amigo de su hijo.

Obstáculos y punto de inflexión: El personaje comienza con un prejuicio tan fuerte que no es capaz, al principio, de reconocer las cosas ni debajo de sus  narices. Suele haber un momento de reconocimiento muy fuerte de cuán equivocado estaba, que suele tener que ver con algún momento impactante. En ocasiones, porque su propio prejuicio ha puesto en peligro o ha causado un perjuicio muy grande a la otra persona.

¿Tiene arco opuesto? Puede ser que tengamos a un personaje que no juzga absolutamente a nadie y todo el mundo le cae bien, hasta el punto de que se aprovechen de él/ella, o de que no sepa diferenciar a quien tiene buenas intenciones de quien no. Podría evolucionar hasta empezar a tener opiniones sobre la gente, por su propio bien.

5. Aprender a tener paciencia:

En qué consiste: Este básicamente se explica solo. Nuestro personaje pecará de impaciente (en muchas ocasiones será una persona joven o adolescente, ya que suele ser un rasgo propio y natural a esa edad, pero no tiene por qué ser siempre así) y tendrá que aprender a ser resiliente y, con paciencia, superar un obstáculo -o varios.

Ejemplo: Karate Kid, película (J. Avildsen, 1984)

Daniel LaRusso se muda a Los Angeles y en su nuevo instituto unos chicos le hacen bullying y le pegan, ya que son aprendices de karatecas. Daniel quiere enfrentarles enseguida, pero le sale muy mal. Uno de sus vecinos, el Sr Miyagi, se ofrece a enseñarle karate, pero deberá aprender por medios poco convencionales y que exigen que se entrene en la paciencia y la serenidad (que, además, son cualidades muy buenas para ese deporte).

Obstáculos y punto de inflexión: El personaje deberá pegarse un buen batacazo por culpa de su impaciencia, que será el conflicto principal. Mientras entrena su paciencia, se enfrenta a distintos obstáculos, con resultados diversos, pero, inevitablemente, tropezará de nuevo con la piedra de la impaciencia antes del final (y ahí será cuando aprenda su lección).

¿Tiene opuesto? Puede que en circunstancias muy extremas (una guerra, supervivencia al fin del mundo) a algún personaje le pueda hacer falta aprender a reaccionar por instinto y rápidamente en lugar de ser paciente.

6. Ganar autoestima, creer en tu propia valía

En qué consiste: Este puede ser uno de los arcos más comunes del crecimiento de personajes de una novela, aunque muchas veces está mezclado con otros (de hecho, por supuesto puede haber varios mezclados en una misma historia y en un mismo personaje).

En este caso, nuestro personaje no se valora a sí mismo/a y eso se puede notar al inicio de la novela por medio de diferentes situaciones (se deja manipular, está desesperado por conseguir atención o amor, no se defiende cuando las personas le atacan, física o figuradamente…). Este personaje tendrá que ir encontrando su propia valía para superar el obstáculo que se le plantea en la novela.

Ejemplo/s: «Rebeca» (Daphne du Maurier,  1938. También película de Hitchcock, 1940)

La protagonista -que tiene tan baja autoestima que a lo largo del libro jamás sabemos su nombre- se enamora y se casa con un lord inglés, con mucho dinero. Nada más llegar a su casa, la presencia de su última mujer, Rebeca (muerta en extrañas circunstancias) es abrumadora. Se siente comparada con ella por todo el mundo, sobre todo por la oscura ama de llaves, la sra Danvers. Ella cada vez se siente más pequeña y menos merecedora de estar ahí, a lo que se suma el carácter cada vez más taciturno y misterioso de su marido.

Otra novela en la que un joven debe aprender a valorarse es «Doneval» (Graham Dunstan Martin, 1978), un chico de campo que, de repente, es elegido como paladín del reino para renovar un hechizo que les libre de la maldad del Nigromante.

Obstáculos y punto de inflexión: Este es un tipo que suele ser de arco de caída y ascenso. Primero el personaje baja cada vez más (en autoconfianza), hasta que, a mitad de novela o así, de repente sucede algo que le «despierta» y empieza a subir. De manera lenta, casi imperceptible, va cogiendo las riendas de su destino.

¿Tiene arco opuesto? Quizá puede ser interesante también el arco de una persona con un ego muy subido y que aprende a ser más humilde. Un arco similar (aunque no exactamente así) podría ser el de Jaime Lannister en los libros de «Canción de Hielo y Fuego» (Juego de Tronos)

7. Aceptar o reconocer una parte de sí mismos

En qué consiste: El personaje principal recibe una revelación sobre sí mismo que tiende a rechazar, porque va en contra de aquello en lo que cree, o que le han enseñado, o simplemente es demasiado sorprendente. Se pasará el resto de la novela intentando rechazarla, primero, para terminar aceptándola (o sucumbiendo en el intento)

Ejemplo/s: Un ejemplo relativamente reciente es la película Piratas del caribe (2003). En ella, Will Turner es un modesto herrero enamorado de Elizabeth, hija del gobernador de la isla. Ante el ataque de unos piratas, recibe la revelación de que él mismo es hijo de un pirata, cosa que no se cree. Para rescatar a Elizabeth, tendrá que usar medidas poco ortodoxas, acompañado por el Capitán Jack Sparrow, e irá descubriendo que los piratas no son como él pensaba y, al final, al «pirata» que hay en él.

Un ejemplo similar es La guerra de las galaxias, en la que Luke Skywalker se entera de que su padre era un Jedi y toda la película se mueve entre el rechazo de esa revelación y la aceptación, para despertar a «la Fuerza» que reside en él.

Pero no solo en historias de fantasía funciona este arco. Por ejemplo, en «Maurice», de E. M. Forster, o las películas Brokeback mountain (basada en un relato de Annie E. Proulx) y Fucking Amal los protagonistas descubren -o empiezan a reconocer- que se sienten atraídos por una persona de su mismo sexo. El camino de la novela o película será el de autodescubrimiento y reafirmación de esa parte de su naturaleza (que aceptarán tanto en «Maurice» como en Fucking Amal o terminarán rechazando, como en Brokeback Mountain).

Obstáculos y punto de inflexión: Generalmente, la mitad de la novela suele ser un camino de rechazo, pese a que cada vez el personaje recibe más pruebas de su propia naturaleza; sin embargo, a partir de la mitad, algo sucede que los anima a empezar a aceptar lo que hay dentro de sí mismos.

¿Tiene opuesto? No.

8. Superar una adicción:

En qué consiste: Este arco también se deduce por sí mismo. Nuestro personaje principal sufre una adicción al inicio de la novela y, al final, la vence (o comienza a superarla). Recordemos que las adicciones no solo son a drogas (legales o no) sino también al juego, al sexo, a las compras, al trabajo…

Ejemplo/s:  «Rachel se va de viaje», de Marian Keyes (1997)

La autora irlandesa se basa en su propia experiencia con el alcohol para contar, con un toque cómico pero muy realista, la historia de Rachel, quien comienza la novela con el ingreso en una institución, pero ella convencida de que no es adicta ni tiene ningún problema.

Por medio de las sesiones de terapia que tienen en el centro, flashbacks sobre su vida y comparaciones con otros personajes, terminará descubriendo que, efectivamente, es una adicta y empezará a tomar medidas frente a ello.

Obstáculos y punto de inflexión: Si se trata de alguien que al principio de la novela aún no ha reconocido que tiene un problema, el punto de inflexión llegaría cuando (a la mitad o cerca del final) esta persona reconoce que sufre una adicción y debe hacer algo.

Si esta revelación llega al inicio de la novela (como conflicto principal) entonces el punto de inflexión llegaría cuando descubre qué es lo que le hacía ser adicto, y empieza a trabajar ese problema más profundo. Muchas de estas historias incluyen también una recaída, sobre todo si el propósito es superar ese trauma más profundo, que es lo que quieren evitar enfrentar por medio su adicción.

¿Tiene arco opuesto? No.

9. Perder el miedo a amar 

En qué consiste: Este arco incluiría también el miedo al rechazo y el miedo al compromiso -que suelen tener como trasfondo el miedo a amar o tener intimidad. Nuestro personaje, al inicio de la historia, no es capaz de iniciar una relación (o inicia relaciones que terminan enseguida) por miedo a amar, ser rechazado o sufrir.

El conflicto principal que nos encontramos es que ese personaje suele conocer, al inicio de la historia, a una persona que le gusta muchísimo y por la que tendrá que enfrentarse a ese miedo, si quiere llegar a tener una relación con ella.

Ejemplo/s: Amelie (Jean Pierre Jeunet, 2001)

Amelie es una joven que nunca recibió cariño y fue criada apartada del resto de los niños. Como consecuencia, vive una vida solitaria, aunque de gran imaginación, lo que la ayuda a empezar a ayudar a sus vecinos, en principio desde el anonimato. Pronto conoce a Nino, un hombre que se convierte en su primer «flechazo» (crush), pero, por más que intenta acercarse a él, nunca es capaz de dar el paso final de hablar con el joven; siempre se frena, aterrorizada, y busca medidas cada vez más retorcidas de hacerlo.

Obstáculos y punto de inflexión: Una vez se plantea el conflicto principal, y este personaje encuentra a alguien de quien puede enamorarse, primero se comportará de la misma forma que siempre y, o bien no inicia una relación con esa persona con cualquier excusa (a veces se convierte en su amigo) o bien tiene una relación corta o de una noche, y no es capaz de comportarse de otra manera.

Cuando descubre que no tener una relación con esa persona le duele más que intentar cambiar, será el momento en el que tendrá que reconocer que tiene un problema (y muchas veces se averigua el porqué de su miedo inicial).

¿Tiene opuesto? No.

10. Abrirse a los demás.

En qué consiste: Nuestro personaje (por el trauma o la razón que sea) se ha convertido en un ser misántropo que odia a la humanidad y tiene el menor contacto posible con las personas. Al final de la novela, se habrá abierto de nuevo a tener amistades, familia o amor.

Ejemplo/sMejor, imposible ( James L. Brooks, 1997)

Melvin es un escritor de novelas románticas con mucho éxito, que sufre de TOC (trastorno obsesivo compulsivo) y no se relaciona con nadie. A su vecino gay le pegan una paliza por la calle y él debe cuidar al perrito de la foto. Será el principio de una apertura que le llevará incluso a una relación amorosa con una madre soltera.

Obstáculos y punto de inflexión: Generalmente, la primera apertura de este personaje (conflicto principal) suele ser obligada o a regañadientes. Quizá en el fondo está deseando que aparezca una excusa para tener contacto con otras personas, pero no sabe cómo hacerlo, así que alguien o algo debe «obligarle».

En una primera fase acepta esa apertura sin reconocer que le gusta y, ya en una segunda fase, cada vez se abre más y disimula menos que, en realidad, está disfrutando de todo lo que le aporta.

¿Tiene arco opuesto? No se me ocurre.

11. Superar un trauma:

En qué consiste: Este arco también es fácil de deducir. Tenemos a un personaje que se encuentra en un mal momento de su vida y la razón -se averiguará a lo largo de la historia- es que sufrió un trauma en el pasado (puede ser reciente o no). A lo largo de la historia el personaje intentará superar ese trauma, o le sucederán algunas cosas que le pongan en movimiento para empezar a superarlo.

Ejemplo/s: «Ejemplo/sLa vida secreta de las palabras (Isabel Coixet, 2005).

En esta película, Hanna es una enfermera contratada para subir a un petrolero y cuidar de un hombre que ha sufrido graves quemaduras en un accidente a bordo. Ella, sin embargo, no habla. Él sí, empieza a hablar con ella. A raíz de encontrarse con un hombre que también está en una situción terrible y que la afronta de distinta manera ella empezará a superar el trauma que la llevó a esa situación (y que solo se conoce al final de la historia).

También en la serie Big little lies el personaje de Shailene Woodley es una joven madre soltera que arrastra un trauma que le hace aún tener pesadillas e ir armada con una pistola. La amistad con las mujeres del pueblo de Monterey le hará empezar a sacar a la luz su trauma y enfrentarse a él.

Obstáculos y punto de inflexión: Por lo general, el trauma del personaje suele ser tan grande al inicio que ni siquiera se plantea la posibilidad de poder superarlo. Suele intervenir un personaje externo, que a veces insiste en ayudar. Muchas veces también aparece un/a psicólogo/a. El mayor punto de inflexión viene cuando por fin el personaje averigua o confiesa el origen de su trauma y, en estos arcos, este suele ser el inicio de la recuperación.

¿Tiene opuesto? El arco opuesto sería narrar cómo se crea un trauma en un personaje. Podría ser.

12. Dejar de ser tan controlador/a o manipulador/a:

En qué consiste: Nuestro personaje principal está acostumbrado a manipular a aquellos que tiene alrededor. Puede ser de manera mezquina o sin darse cuenta -e incluso con mucho encanto. Antes o después se da cuenta de lo que está haciendo e intenta frenar ese comportamiento (que puede llegar a ser tóxico)

Ejemplo/s: «Emma» (Jane Austen, 1815)

Emma Woodhouse es una joven adinerada que presenta a su antigua institutriz al sr Weston y, cuando estos se casan, piensa que ella ha sido la causante. A raíz de eso, toma como tarea ejercer de casamentera para las personas que tiene a su alrededor, en especial la joven Harriet Smith, de origen muy humilde.

Al intentar emparejarla con hombres que no están interesados en ella se va llevando chasco tras chasco, todo mientras ella misma empieza a sentirse atraída por el sobrino del sr Weston. No será hasta el final cuando se dé cuenta de cómo intentaba manipular a todo el mundo a su alrededor y, sin embargo, se le escapaba el amor que tenía frente a las narices.

Obstáculos y punto de inflexión: En esta y otras novelas hay un personaje que ejerce de «Pepito Grillo» y es la conciencia del personaje principal y le advierte que deje de intentar controlar o manipular, pero lógicamente el personaje no hace caso. Por lo general este comportamiento esconde una gran inseguridad -de ahí la necesidad de sentirse importante en el destino de la vida de los demás- y hasta que no sea aceptado y el personaje no se centre en sí mismo (algo que evita) no se dará la gran revelación.

¿Tiene opuesto? No creo.

13. Aceptar a otra persona como es:

En qué consiste: Este arco de transformación no se refiere tanto a la personalidad del personaje, como a su actitud, y, en concreto, la actitud hacia otro personaje. Puede ser por un prejuicio muy grande, o por algo sucedido en el pasado, pero  no tiene una buena relación con ese otro personaje. El arco es un camino de aprendizaje, sobre ese otro personaje y sobre sí mismo, para aceptarle.

Ejemplo/s: Fringe, 1ª temporada (serie, 2008-2013)

Una de las subtramas más importantes de la historia, al menos en las primeras temporadas de esta serie de sucesos sobrenaturales, es la relación de uno de los protagonistas, Peter, con su padre, Walter Bishop, un científico genial, lleno de manías que rayan en la locura. Walter pone como condición al gobierno que su hijo (con quien no se habla desde hace años) se integre al equipo de investigación.

A raíz del constante contacto -y de todo lo que van descubriendo sobre los sucesos paranormales- Peter comprenderá mejor a su padre y empezará a aceptarle.

Obstáculos y punto de inflexión: Una historia como esta, primero, requiere que esos dos personajes tengan una excusa por la que estar en contacto todo el tiempo. Al principio, el personaje principal rechazará todos los avances del otro personaje por renovar la relación; sin embargo, el punto de inflexión suele llegar cuando descubre algo sobre el otro personaje que no sabía y le hace verle bajo un nuevo prisma.

¿Tiene opuesto? Sí, podría darse el arco de un personaje de novela que empieza a darse cuenta de que alguna de las personas que tiene a su alrededor es tóxica y no debe aceptarla, sino alejarse de ella.

14. Encontrarse a sí mismo/a:

En qué consiste: El personaje protagonista emprende un camino (generalmente simbolizado por un viaje o por un proyecto que debe iniciar desde cero) que se convierte también en una búsqueda de su propia esencia -y, por ende, de la felicidad.

Ejemplo/s: «Come, reza, ama», Elizabeth Gilbert (2010)

La protagonista, tras un divorcio complicado y una nueva relación que no fructifica, decide que necesita un año sabático para descubrir qué es lo que está fallando en su vida. Emprende un viaje alrededor del mundo en el que se dedicará primero al placer de comer en Italia, luego a la espiritualidad en la India y, por último, al descanso en Bali, donde ya descubre haber alcanzado el equilibrio. Para bien o para mal, aparece el amor, que siempre supone un desequilibrio.

Obstáculos y punto de inflexión: Este es uno de esos arcos de personaje que muchas veces está mezclado con otro. En este caso, el conflicto principal se inicia con el viaje o proyecto, que marca el punto de partida del personaje protagonista en su búsqueda personal. Muchas «road movies» incluyen este arco.

A lo largo del camino, el personaje debe salir frecuentemente de su zona de confort y, en el clímax, debe haber una gran revelación sobre el significado de la vida (o de «su» vida).

¿Tiene opuesto? No

15. Desarrollar una habilidad artística:

En qué consiste: Este arco a veces está relacionado con otro que mencioné antes: que el personaje acepte una parte de sí mismo. Aunque buena parte del arco suele ser enfrentarse a bloqueos o a impedimentos por los que la actividad artística puede estar frenada o no se termina de despertar.

Ejemplo/s: Finding forrester (Gus Van Sant, 2000)

Un estudiante universitario al que alaban por sus aptitudes en escritura se propone contactar con un genio literario recluido (y virtualmente desaparecido): el Forrester del título. Huraño e imprevisible, este escritor bastante amargado llevará de la mano al chico por el camino del oficio de escribir. Y este descubrirá, por supuesto, que no todo es un camino de rosas.

Obstáculos y punto de inflexión: Generalmente, el proceso para desarrollar una habilidad artística en un arco de transformación de personaje suele implicar que ese personaje descubra algo sobre sí mismo (como en el arco anterior) o acepte algo de sí mismo que se negaba (como en el arco 7). Ese momento de gran revelación suele llegar después del clímax, cuando el personaje está a punto de tirar la toalla.

¿Tiene opuesto? No, tampoco.

16. Aceptar una enfermedad o un cambio en el cuerpo:

En qué consiste: En este arco de transformación el conflicto llega cuando a nuestro personaje protagonista, por alguna enfermedad o accidente, pierde alguna capacidad o sufre un gran cambio en su cuerpo que le va a forzar a reestructurar todo su concepto de vida, e incluso su concepto de sí mismo.

Ejemplo/s: «Soul surfer», Bethany Hamilton

La protagonista es la propia autora quien narra como, siendo adolescente y empezando a participar en competiciones de surf, es mordida por un cocodrilo y pierde su brazo derecho.

Tras el suceso, la chica queda en shock. Pero lo que cuenta la historia es cómo, con la ayuda de su familia, vuelve a retomar su pasión por el surf -con toda la dificultad que le supone a su equilibrio no contar con un brazo- y con el tiempo a ganar competiciones.

También en la película La teoría del todo vemos cómo el protagonista, Stephen Hawking,  hace frente a la enfermedad ELA mientras continúa con sus estudios y su profesión de físico.

Obstáculos y punto de inflexión: Tras la llegada del conflicto principal, en este arco se suelen vivir las 5 etapas del duelo: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Al llegar esta última es cuando el personaje suele «ponerse en marcha», ya con la conciencia de que su vida ha cambiado para siempre, pero dándose cuenta de que aún puede tener una vida de mucha valía.

¿Tiene opuesto? No

17. Perder el miedo al riesgo:

En qué consiste: En este arco de transformación, nuestro personaje no es tan cuadriculado como aquel que tenía que seguir siempre un plan, pero sí que tiene una adicción a la seguridad y no toma riesgos -con lo cual, suele perder oportunidades. Algo ocurre, lo suficientemente impactante en su vida, para que decida cambiar y empezar a arriesgar en su vida.

Ejemplo/sDi que sí (2008)

Carl Allen es un hombre anodino, su vida es relativamente feliz, pero sin emoción. Un día, decide enrolarse en un programa que consiste en «decir sí» a todo lo que le propongan durante un mes. Así empezará a hacer cosas que antes, por seguridad, jamás habría intentado.

En el libro y la película «Divergente», la protagonista podría decirse que también recorre un camino de aprender a arriesgarse cuando decide unirse a la facción de «Osadía».

Obstáculos y punto de inflexión: El conflicto principal llega cuando el personaje protagonista sufre una revelación sobre su vida y se da cuenta de que se está perdiendo cosas o experiencias importantes por buscar siempre la seguridad ante todo. El recorrido suele ser lanzarse de golpe a arriesgar, a veces incluso pasándose de frenada y arriesgando más de lo necesario, hasta alcanzar un necesario equilibrio (saber cuándo arriesgar y cuándo no) al final de la historia.

¿Tiene opuesto? Podría haber un personaje que comience arriesgando muchísimo, pierda algo muy importante, y, a raíz de esto, emprenda un camino de intentar pisar más sobre seguro.

18. Adaptarse a una situación nueva: una guerra, un mundo en apocalipsis…

En qué consiste: Este arco también suele estar generalmente combinado con otros, porque es uno de los que más tiene que ver con la situación general a la que se enfrenta el personaje. En este caso, este entra en una situación completamente nueva y en la que usualmente está en juego su supervivencia y tiene que olvidar todo lo que sabe de su «antiguo mundo» y aprender reglas nuevas para sobrevivir.

Ejemplo/s: Orange is the new black.

En este libro -y después serie- la protagonista ficcionaliza un episodio de su vida. Tras haber cometido un delito durante su vida universitaria, Piper, ya en la treintena, es condenada a varios años de cárcel. Sobrevivir allí va a ponerla a prueba en todos los sentidos, ya que nada de lo que ha aprendido o sabe hacer fuera de la cárcel -donde es una mujer competente y respetada- le servirá de nada.

En la película Naúfrago, Tom Hanks  llega a una isla desierta tras sobrevivir a un accidente de avión y debe volver a aprender a vivir allí.

En «El señor de los anillos», Sam Gamyi es un humilde jardinero que se transformará por completo tras la aventura y llegará a ser valiente e incluso se podría decir que guerrero.

Obstáculos y punto de inflexión: Tras la llegada del conflicto principal, el personaje vive varias pruebas que le sobrepasan, porque aún está reaccionando de la misma forma que en su -ya perdido- «mundo habitual» (esto lo explico en mi artículo sobre la evolución del personaje). El punto de inflexión llega la primera vez que usa las «nuevas reglas» de ese mundo y ve que funcionan. A partir de ahí el camino será más fácil, aunque siempre deberá afrontar una decisión difícil (durante el clímax) donde se le pondrá de nuevo a prueba.

¿Tiene opuesto? Este podría tener un arco opuesto, en el que un personaje regresa a su casa (y a su antiguo «mundo habitual») tras haberse acostumbrado a los modos y las reglas de una situación excepcional, como, por ejemplo, una guerra. En este caso, de nuevo, todo eso no le va a servir para sobrevivir o ser feliz en su «antiguo mundo».

19. Ser más auténticos, dejar de fingir que somos quienes no somos:

En qué consiste: Este arco es muy común en novelas y películas de adolescentes, una etapa de la vida en la que la presión de los compañeros puede hacer que dudemos de nuestra verdadera esencia y camino, fingiendo ser quienes no somos para intentar «encajar» en el grupo.

Ejemplo/sMean girls (2004) En este clásico de la comedia de instituto, Cady es una chica que llega de criarse en la sabana africana a un instituto de EEUU y se topa con la fauna habitual: los frikis, las chicas populares, los empollones… Con la intención de destapar la falsedad de una de las chicas populares, se une a este grupo, pero por el camino se deja llevar por lo que significa ser popular y pierde su esencia.

Can’t buy me love (No puedes comprar mi amor, 1987) es otro clásico más antiguo en la que el protagonista (un nerd de manual) convence a  la chica que le gusta, muy popular, para hacerse pasar por su novia tras hacerle un gran favor. Así, lo mismo que Cady, de golpe y porrazo se hace él también muy popular y olvida quién es -una lástima porque a ella empieza a gustarle él tal cual es.

Ladybird (Greta Gerwig, 2017) es el último ejemplo de este arco en películas juveniles. La chica empieza a salir con un chico popular y a fingir muchas actitudes que no son reales por su deseo de encajar.

Obstáculos y punto de inflexión: Aunque este arco es muy usado en historias juveniles, también puede servir para personajes adultos, por supuesto.

De los ejemplos se deduce bastante bien cuál suele ser el arco: por una casualidad, nuestro personaje tiene la oportunidad de fingir o mentir para «encajar» en un grupo o en un mundo que no es el suyo, y que el personaje admira mucho. Ese sería el conflicto principal. Habría una primera etapa en la que, dentro de ese grupo, intenta mantener su esencia, pero llegado un momento la pierde. El punto de inflexión suele venir cuando pierde algo o a alguien muy importante (por ejemplo, su mejor amigo/a de su vida anterior) al hacerle daño con su nueva actitud.

¿Tiene opuesto? No creo.

20. No dejarse aplastar, conseguir o recuperar la dignidad:

En qué consiste: Tendríamos aquí a un personaje que no conoce el significado de la palabra «dignidad». Tal vez nunca lo ha conocido, o tal vez por alguna razón, la perdió hace tiempo. Es un personaje que se arrastra por la vida y de quien los demás se aprovechan, o quizá incluso humillan. Su evolución pasará por recuperar esa dignidad y respeto ante los demás.

Ejemplo/s: «Atando cabos», Annie L. Proulx (1993)

Esta novela, ganadora del Premio Pulitzer, nos cuenta la vida de Quoyle, un hombre muy simple, de quien todo el mundo se aprovecha. Cuando su mujer muere en un accidente de tráfico -y tras descubrir que le engañaba- decide mudarse, junto con sus dos hijas, a Terra Nova, en el norte de Canadá, a casa de una tía ya mayor que vive allí.

Curiosamente, en esa tierra inhóspita encontrará un empleo que le gusta, por primera vez, y personas que le van a hacer recobrar el respeto por sí mismo.

La serie Breaking bad tiene también un arco así, ya que Walter White inicia toda su andadura hasta «volverse malo» recuperando la dignidad que nunca tuvo. Como ya os decía, no todos los personajes tienen que evolucionar hacia la virtud, y, en esta serie, el personaje recupera su dignidad y evita que el aplasten, pero transformándose a su vez en alguien que aplasta a los demás.

Obstáculos y punto de inflexión: Como hemos visto en los ejemplos, algo muy grave tiene que suceder para que un personaje sin dignidad se ponga en movimiento y decida por fin «hacer algo». Su camino estará lleno de baches, ya que sus inseguridades le harán ir constantemente de adelante a atrás, pero puede, finalmente, recobrarla.

¿Tiene opuesto? Podríamos ver también a algún personaje que, en lugar de recuperar su dignidad, la pierde, tal vez por alguna situación muy impactante (una guerra, un apocalipsis, una prisión, violencia de género…).

¿QUIERES MÁS ARCOS DE TRANSFORMACIÓN PARA TU PERSONAJE DE NOVELA?

 

En este ebook he reunido 35 arcos de transformación: los 20 de este artículo y 15 completamente nuevos y diferentes.

 

Descárgatelo aquí solo por 1€ , en pdf o epub, y elige el mejor arco para tu personaje.

Haz clic aquí.


 RECUERDA QUE, SI QUIERES MEJORAR  TU ESCRITURA CONMIGO…

puedes apuntarte a mis TALLERES LITERARIOS POR INTERNET en Portaldelescritor  y empezar a escribir con mi apoyo y revisiones, en compañía de otros escritores.

En breve se inicia mi taller online “Comienza tu novela” y “Comienza tu novela de fantasía o ciencia-ficción“, así como mi Curso Avanzado de relato.

Y si tienes un libro ya terminado, puedo hacerte un informe de lectura y darte mi opinión y mis consejos. Escríbeme.

[masterslider id=»1″]

Newsletter

SUSCRÍBETE A MI LISTA DE CORREO

Déjame tu email y te avisaré cada 15 días de mis nuevos posts, con información y técnicas para mejorar tus escritos.

Comentarios

  1. Cecilia / Ecuador

    Hola Diana
    Diana

    Muchísimas gracia por su trabajo y envío que nos anima a continuar en esta época difícil.

    Cuídese mucho y bendiciones a la mejor maestra de escritura narrativa.

  2. Angela Victoria

    Saludos Diana, hoy queriendo aclarar una gran duda sobre la narrativa y el personaje que narra, me he encontrado con esta página que me llena de satisfacción. Al fin logré encontrar a la persona indicada. Gracias por su aporte. Deseo contactar con usted. Fraternalmente.

  3. Caro ️

    ¡Muchas gracias, Diana! Me encantó el post, lo voy a implementar con el personaje principal de mis relatos policiales, porque la protagonista es buena pero algo clásica y perfecta, le faltan matices, y por eso la pobre está en un relato pausado hace siglos, porque no encuentro algo que me inspire, que la haga creíble. Leyendo tu post se me ocurrieron algunos detalles que pueden revivir o mejorar al personaje y al relato. ¡Mil gracias por éstos artículos tan salvadores!

  4. Jose middono

    Hola Diana ..estoy en la parte final de mi primera novela y he encontrado algunos baches .es una historia donde el protagonista soy yo y una historia de amor o desamor inconclusa me gustaría escribirte más para despejar dudas ..puedo ? Gracias

Escribe tu comentario