Los 3 niveles y 10 técnicas para describir personajes en tu relato o novela

Hoy voy a extenderme en un tema que he tratado brevemente en algunos artículos en el pasado: y es que en mis cursos y talleres literarios veo a mucha gente que aún se encuentra con problemas a la hora de describir a los personajes, como:

  • Dudas sobre cuál es la mejor manera de describir un personaje ¿directa, indirecta, otra?
  • Solo conoce dos o tres técnicas para describir al personaje, y abusa de ellas, cuando existen muchas más (en este artículo describiré diez)
  • Repite muchos tópicos -y eso resta fuerza a su escritura y a su historia.

Voy entonces a hablar de 3 niveles de descripción del personaje (descripción directa, indirecta, y por detalles) y 10 técnicas en total que podéis usar para describir a vuestro personaje de forma efectiva, profesional y actual. Seguro que unas pocas las conocéis y las usáis a menudo… pero otras no. E incluso de las primeras voy a dar algunas alertas y trucos.

¡Vamos a ello!

NIVEL 1: DESCRIPCIÓN DIRECTA

Lo primero de todo es diferenciar  que, cuando describimos nuestros personajes al lector, podemos hacerlo de dos formas básicas:

De forma directa: es decir, la voz narradora (el autor/a)LE EXPLICA directamente al lector “Este personaje es así”.

De forma indirecta: cuando por medio de lo que el personaje hace o dice el lector DEDUCE cómo es el personaje.

Aunque últimamente se valora más las formas indirectas de descripción, las directas sigue siendo utilizada -y bastante necesarias. Como en todo en la vida, lo importante es saber dosificar y combinar.

Vamos primero con tres técnicas diferentes que podemos utilizar cuando describimos al personaje de forma directa (y luego entraremos en las indirectas).

Técnica 1: describir directamente el aspecto del personaje.

Resultado de imagen de los simpsons margeEsta técnica es la más sencilla y habitual, la hemos usado todos. De hecho suele ser un paso bastante común, en cuanto aparece el personaje, comenzar a describirlo de manera directa.

EJEMPLO: “Marge Simpson tiene siempre una sonrisa en su rostro, ojos grandes y expresivos, suele llevar un collar de bisutería

PELIGROS A EVITAR: 

  • La descripción eterna: si bien en la literatura clásica era muy habitual extenderse, incluso durante párrafos enteros, con la descripción física de un personaje en cuanto aparecía, hoy en día no es así. Nuestro mundo es mucho más rápido que el de hace 100 o 200 años (telecomunicaciones, internet, coches, aviones…). El lector tiene menos paciencia y busca descripciones más ágiles y sutiles.
  • La típica “descripción del SE BUSCA”: Es muy usual, sobre todo en autores primerizos, que esa descripción física se limite a algo como: “complexión delgada, ojos azules, pelo rubio”. Es decir, la típica descripción policial. Y, además, se suele repetir un personaje tras otro.
  • Los tópicos. Algo que me encuentro muy a menudo son rasgos físicos utilizados hasta la saciedad: “ojos negros y profundos”, labios rojos y sensuales”, “piernas largas y bien torneadas”. Una búsqueda rápida en google de esas expresiones nos arroja más de 2.000 ó 5.000 resultados para esas expresiones. Diagnóstico: es un tópico
  • ¿Solución? Tanto para este problema como para el anterior, busca otros detalles menos obvios del personaje, y, sobre todo, en aquellos rasgos que puedan hacerle único/a: unos ojos rasgados que le hacían parecer casi oriental. Unas manos huesudas y llenas de venas.

TRUCO: Para agilizar la descripción física, y que resulte además más sutil, recomiendo mezclar la descripción física con la acción, creando una descripción dinámica, como explicaba en este artículo de 2015.

Técnica 2: describir directamente la personalidad

Resultado de imagen de lisa simpsonsDe nuevo, esta técnica de descripción del personaje es muy habitual. Seguro que la habéis usado más de una vez y más de dos. Consiste, simplemente, en que la voz narradora nos explique cómo es la personalidad de ese personaje en cuestión.

EJEMPLO: “Lisa Simpson es estudiosa y aplicada, siempre la primera de la clase. Le encanta leer y tocar el saxofón, es muy perfeccionista y exigente, con ella misma y con los demás, y valora, más que nada, la justicia“. 

PELIGROS A EVITAR: 

  • Contarlo todo: lo mismo que con la descripción directa del aspecto físico, es bueno no extenderse mucho, no contarlo TODO del personaje. Es mucho mejor emplear esta forma de descripción directa muy esporádicamente, y sólo para describir algún mínimo aspecto. Contar TODA la personalidad del personaje de forma directa  (tal como yo he hecho en el ejemplo de Lisa) puede cansar, y, sobre todo, le masticamos demasiado al lector la historia. Le quitamos la diversión de deducir, por sí mismo, cómo es el personaje.

TRUCO: Combina siempre una (pequeña) aseveración del carácter del personaje, inmediatamente, con otro tipo de descripción indirecta.

NIVEL 2: DESCRIPCIÓN INDIRECTA

Mucho más usadas actualmente, las técnicas de descripción indirecta permiten que el lector sea partícipe de la historia, deduciendo y llegando a conclusiones por sí mismo. Es un juego que se establece con el lector muy interesante y que este suele agradecer. Es siempre reconfortante y divertido cuando somos nosotros mismos, al ver lo que hace o dice un personaje, quienes deducimos: “huy, este personaje es una cínica de cuidado” o “menudo drama queen está hecho este hombre”.

Para ello tenemos que contar con que la persona que nos lee es, por lo menos, tan inteligente como somos nosotros. Y eso es algo que cualquier lector agradece.

Vamos con algunas técnicas de descripción indirecta:

Técnica 3: Describir al personaje por sus diálogos

Resultado de imagen de los simpsons hablando

Una de las principales formas de MOSTRAR cómo es un personaje, y describirle de forma indirecta es haciéndolo a través de LO QUE DICE. Y de cómo lo dice.

Por ejemplo, en lugar de decir, de forma directa, “Homer Simpson es un inculto“, hacemos que lo muestra al hablar, como en la viñeta de al lado 😉

Lo mismo si queremos mostrar que es un impaciente, o que es testaruda, o que es muy dulce y comprensivo. Siempre podemos buscar la fórmula de hacerlo a través de un diálogo.

EJEMPLO: En lugar del típico: “Esther era muy imPaciente” (DESCRIPCIÓN DIRECTA), podemos hacer que en varias ocasiones en nuestro relato o novela, Esther diga: “¿todavía no habéis acabado?”, o expresiones que impliquen prisa y poca paciencia. Sencillo, ¿verdad?

TRUCO: no solo describimos al personaje por lo que dice, sino también por cómo lo dice. Ten en cuenta diferentes aspectos cuando le hagas hablar.

  • El vocabulario que emplea: no hablará igual una persona que casi no ha estudiado y trabaja en el campo, que un doctor en filosofía, que un hipster, o un trekkie.
  • Las expresiones coloquiales que usa (o que no usa): tacos, por ejemplo.
  • Su edad: el tipo de palabras que usa tiene mucho que ver con la edad que tiene. Una persona de más de 50 años probablemente no usará el término “drama queen”, y una de menos de 30 probablemente no usará “alcancía”, sino “hucha”, ni “balompié”.
  • Su carácter: una persona impaciente quizá hace uso de frases breves. Alguien inseguro tal vez se enrolle, dándole vueltas en voz alta a la misma idea. Una persona autoritaria dará muchas órdenes. Etc.

Técnica 4: Describir al personaje por sus gestos

Resultado de imagen de los simpsons burnsAtención a esto: dicen que, cuando hablamos, solo el 30% de la información que damos sobre nosotros mismos o sobre una situación se hace a través de las palabras. ¡Sólo el 30%!

El 70% restante lo comunicamos a través del lenguaje no verbal. Es decir, de nuestros gestos con manos, rostro, de nuestra postura corporal.

No me voy a extender sobre este tema, porque de él hablé largo y tendido en este otro artículo: guía completa del lenguaje no verbal para escritores.

Y como ejemplo, el rostro del señor Burns, aquí a la izquierda, sus manos y su mirada nos dicen TODO. De hecho, los cómics o los dibujos animados pueden ser una gran fuente de inspiración para buscar gestos menos típicos para nuestros personajes.

Técnica 5: Describir al personaje por su estilo de vida

Resultado de imagen de personajes simpsons selma patty smokingOtro de los rasgos que podemos utilizar para describir a un personaje de forma indirecta es mostrar su estilo de vida: sus hábitos, sus rutinas, sus hobbies.

Si cada vez que aparece un personaje, como Selma y Patty, las hermanas de Marge Simpson, enciende un cigarro, ya sabemos que su estilo de vida no es muy saludable y sin embargo se permiten el lujo de dar lecciones de vida a Marge. Eso dice muchísimo de esos personajes.

Lo mismo ocurre con Barney, el mejor amigo de Homer, al que siempre encontramos en el bar de Moe. Por otro lado, lo aplicada que es Lisa con el saxofón también nos da una idea de que es una niña inteligente, sensible, perfeccionista y perseverante… sin necesidad de decirlo directamente con esas palabras. Pocas veces buscamos rutinas o hobbies para describir a nuestros personajes, y son tremendamente útiles para mostrar el carácter del personaje y su talla moral.

Técnica 6: Describir al personaje por sus acciones

Resultado de imagen de los simpsons bart naughty

La técnica más conocida para mostrar, de manera indirecta, la personalidad de un personaje sería hacerlo a través de lo que hace.

EJEMPLO: en lugar de decir que “Bart Simpson es muy travieso y provocador“, le mostramos haciendo… un calvo, como el de la izquierda 😉

Todas las técnicas de descripción indirecta vienen a cumplir con la vieja regla de oro de la escritura: “No decir, mostrar”. 

Sin embargo, quede claro que tampoco es necesario llevarla al extremo y no describir nunca directamente. En absoluto. No pasa absolutamente nada por usar la descripción directa de cuando en cuando. Simplemente recuerda que la narración será más rica si la combinas con la descripción indirecta, y si prevalece esta última en lugar de la otra.

Técnica 8: Describir al personaje por una mentira o algo que oculta

Resultado de imagen de personajes simpsons smithers love burns

Por último, terminamos las descripciones indirectas con una vuelta de tuerca sobre la primera.

Decíamos que una forma de describir al personaje es por aquello que dice… pues lo contrario también es cierto: podemos describir al personaje por aquello que NO dice.

Por ejemplo, por lo que oculta, como la adoración (o amor) de Smithers hacia su jefe, el señor Burns.

Pero también incluso podemos describirle a través de lo cuesta decir (un personaje que es incapaz de decir lo que siente, por ejemplo, o de reconocer sus errores), o a través de las mentiras que cuenta. Quien más, quien menos, cada personaje será capaz de mentir en algún momento. Pero algunos mentirán para proteger a alguien, otros para salvar su culo; otros para alimentar su ego o su imagen pública… Hay muchísimas posibilidades. Elige una mentira para tu personaje y enriquécelo.

NIVEL 3: NIVEL SIMBÓLICO

Y llegamos ya al último nivel, cuando lo que estamos diciendo es tan indirecto que entramos ya en el plano del símbolo. Y son utilísimos para describir a los personajes -y muy poco utilizados. Este recurso puede llevar la descripción de tu personaje a un nuevo nivel.

 Técnica 8: comparaciones y metáforas

Mucho menos usadas, la comparación y la metáfora son, sin embargo, dos perfectas formas de descripción que hacen volar la imaginación del lector. Y, al mismo tiempo, pueden resultar fabulosas para crear una descripción muy rica con pocas palabras: es el poder del lenguaje figurado. La comparación y la metáfora evocan un significado mucho más amplio.

Resultado de imagen de maggie simpsons

EJEMPLO: “La pequeña Maggie Simpson era como un frasco de nitroglicerina: inofensiva cuando está quieta, letal si se mueve

PELIGRO A EVITAR: 

  • Usar demasiadas: este tipo de técnica, al ser mucho menos habitual, resalta muchísimo en un texo. Es como si aumentáramos el texto con una lupa. Si la usamos varias veces seguidas, o cada vez que aparece un personaje, puede resultar extenuante.

Técnica 9: Describir al personaje por un objeto o prenda que le acompaña

Imagen relacionadaAhí tenemos un gran ejemplo: Wiggum, el jefe de policía de Springfield, siempre siempre siempre aparece con un donut en la mano.

¿Qué nos sugiere? ¡Muchísimas cosas! Esa es la magia de los símbolos. Ese donut permanente a mí me sugiere un estilo de vida poco sano, poco apropiado para ser servidor de la ley. Además, me sugiere una personalidad dejada, indolente, que se deja llevar más por el placer que por el deber; alguien goloso, alguien que no es capaz de luchar contra una tentación -y serán muchas las veces que el jefe de policía nos demuestre que es así. Rasgos que -a priori- son contradictorias con su profesión.

Y todo eso nos lo ha dicho Matt Groening, el creador de los Simpsons, con un donut en la mano de un personaje.

Técnica 10: Describirle por un tic o característica peculiar repetida

Resultado de imagen de los simpsons flanders

No se trataría del estilo de vida, que comentábamos antes, sino más bien de un tic, de una expresión o acción que es prácticamente subconsciente -de ahí su nivel simbólico.

EJEMPLO: Cada vez que aparece Flanders en los Simpsons -¡cada vez!- dice: “¡Hola, holita!“, acompañado de ese gesto.

De nuevo, al tratarse de un elemento simbólico, nos transmite muchísimo, solo con un par de palabras de diálogo: la bondad, casi naif, del personaje y su optimismo, tan exagerado que a veces resulta empalagoso y provoca vergüenza ajena. Otro tic pueden ser los eructos de Barney, el amigo borracho de Homer Simpson, o incluso la presentación del actor que a veces aparece en programas de tv de la serie: “Hola, soy Troy McClure. Me conoceréis por películas como Aeropuerto 22’5 y Los hombres mosca atacan de nuevo“.

Todas las ilustraciones de este artículo son obra de Matt Groening. 

¿Y tú, cuáles de estas técnicas has usado? ¿Y cuál te ha sorprendido más? Cuéntamelo en los comentarios. 
 RECUERDA QUE, SI QUIERES MEJORAR  TU ESCRITURA CONMIGO…

puedes apuntarte a mis TALLERES LITERARIOS POR INTERNET en Portaldelescritor  y empezar a escribir con mi apoyo y revisiones, en compañía de otros escritores.

En breve se inicia mi taller online “Comienza tu novela” y “Comienza tu novela de fantasía o ciencia-ficción“, así como mi Curso Avanzado de relato.

Y si tienes un libro ya terminado, puedo hacerte un informe de lectura y darte mi opinión y mis consejos. Escríbeme.

Newsletter

Comentarios

  1. Jean Ives Thibauth

    ¡Qué buen artículo! Me encanta que hayas puesto a un personaje de los Simpson en cada técnica. Ayuda un montón a entender del todo el concepto. Intentaré emplearme a fondo con todas ellas. ¡Muchas gracias!

  2. Yolanda

    Hola, Diana
    Me ha encantado el artículo. ¡Muy, muy útil! Estoy deseando utilizarlo con mis personajes.
    ¡Gracias!

  3. Guillermo A Castillo

    Doña Diana, muchas gracias por mostrarnos el camono hacia la escritura, el cual, es más tortuoso por desconocimiento de esos secretos tan elementales como los que nos comparte, pero que resultan de gran importancia. Éxitos.

Escribe tu comentario