tumblr static 81kiply24twco4wssskgcsccs

5 consejos básicos para escribir textos de no ficción

A raíz de la pregunta de un lector de este blog, he pensado que puede ser interesante dar algunos consejos elementales para la escritura de no ficción (ensayos, libros técnicos, de texto o de divulgación…). Pero ¡ojo! Al final son, simplemente, consejos para escribir; o sea, que vendrán bien a todos aquellos que dedican tiempo a la escritura en cualquier formato.

¿Preparados? Vamos allá 🙂

1. Busca la claridad.

No intentes escribir “bien”: la mayoría de las ocasiones eso significa que intentas ser rebuscado y no suele funcionar… ni siquiera en textos literarios. En vez de buscar la «calidad» del escrito, te recomiendo que busques la claridad.

Recuerda que el primer objetivo del lenguaje es comunicar: frases cortas, párrafos cortos, palabras conocidas… Cuando presentes un nuevo término detente a explicarlo. Redáctalo como si se lo contaras a un amigo. Porque eso es el lector.

2. Usa el diccionario, documéntate, sé preciso.

En el caso de textos técnicos o de documentación, imagino que esta advertencia no es muy necesaria, pero por si acaso no está de más recordarla. Incorpora datos concretos, fechas, lugares, títulos, autores, nombres propios. Ayúdate del diccionario de sinónimos (aquí tienes uno online) para dar con la palabra exacta a la hora de redactar. No te quedes  conformes con lo primero que se te ocurra. 😉

Todo esto dará la sensación al lector de que el texto está trabajado y le ayudará a comprender lo que quieres contar o explicar y a entender tu punto de vista.

3. Busca otra manera de contarlo: TU manera de contarlo.

Seguro que, al documentarte para tu libro o tu texto, habrás tenido que leer o revisar trabajos de otras personas relacionadas con ese tema. Seguramente la mayoría de ellos explican las cosas de la misma manera… ¡No sigas a la masa! Mucha gente tiene miedo de contar las cosas de otra forma, porque es aventurarse en terreno desconocido. Pero, justamente, al explicar algo de una manera nueva el lector suele tener más interés. Sus sentidos están más alerta, prestará atención, ya que le has sorprendido, y tu texto le impactará más.

Intenta buscar tu forma de decir las cosas. Ya sea en el lenguaje, en el punto de vista, en el tono del escrito… Por ejemplo, recuerdo un documental británico sobre la historia de ferrocarril que estaba narrado desde el punto de vista ¡de un raíl! Una pequeña alteración como esa en la forma de acercarnos al tema ya puede suponer un aumento del interés del lector.

4. Ponte en la mente del lector:

¿Qué es lo que quieres que sepa, que entienda o que aprenda? Ten claro el objetivo del libro y de cada capítulo. A cada paso, recuerda que estás escribiendo para otra persona. Párate a pensar si habrá entendido algo que has dicho, si necesitará más información, si algo le habrá quedado confuso. Revisa este post mío sobre este tema.

Y, ahondando un poco más, podrías intentar despertar su interés creando expectativas. ¿Cómo? Te lo explico un poco más en este post (aunque está dedicado a la escritura de novelas, puedes sacar ideas).

5. Pasa tu texto a amigos o conocidos

Créate un grupo de amigos o conocidos a los que ir pasándole el libro o capítulos. Hazles preguntas concretas: ¿Has entendido X o Y? ¿Te has perdido en algún momento? ¿Cuál es la parte más aburrida o confusa?

Cuánto más concreto seas en estas preguntas, más útiles te serán sus valoraciones. Sin ellas, lo más probable es que te respondan un escueto «está bien» que no te va a servir de nada. Aquí lo que buscamos justamente es la crítica y las sugerencias, para mejorar tu escrito en la medida de lo posible.

Newsletter

SUSCRÍBETE A MI LISTA DE CORREO

Déjame tu email y te avisaré cada 15 días de mis nuevos posts, con información y técnicas para mejorar tus escritos.

Comentarios

  1. Muchas gracias Diana.

    Como ya te comenté por email, escribo libros. Me gusta y espero seguir mejorando.

    Con este post expones consejos muy interesante, unos ya lo utilizabas y otros me vendrán muy bien.
    Siempre me ha surgido una duda, Diana: Cuando redacto suelo realizar preguntas en el texto y después la respondo, como si estubiera conversando directamente con el lector. ¿qué piensas de ello?. Ejemplo: El tribunal supremeo se ha pronunciado sobre la retroactividad de los covenios colectivos ¿cómo cree que lo ha interpretado el alto tribunal?, pues…

    Saludos

    1. Hola, Manuel: pues me parece muy buena táctica esa que comentas, perfecta para llamar la atención del lector. 🙂
      Espero que te llegara mi email, ¡el anterior me vino devuelto!

  2. Hola Diana.

    Me llegó bien tu email.

    Te agradezco mucho tus sugerencias y seguré tus propuestas.

    Saludos.

  3. Esther

    Son consejos básicos pero muy útiles que agradezco nos recuerdes.

Escribe tu comentario