10 consejos para jóvenes escritores (de cualquier edad)

En todos los posts de mi blog voy dejando consejos de escritura dirigidos a todo tipo de escritores. Pero hace poco se me ocurrió que estaría bien recopilar algunos consejos muy específicos para personas que llevan escribiendo poco tiempo (vamos a considerar “poco tiempo” menos de dos o tres años, o, de forma intermitente, menos de cinco) o jóvenes que acaban de iniciarse en la escritura.

En cualquiera de esos dos casos acabas de aterrizar -prácticamente- en este oficio y seguramente estarás empezando a descubrir que la idea romántica de “escribir” choca con una realidad un poco diferente… ¡aunque una realidad buena también! Por eso, quiero darte unas cuantas pistas que te puedan servir para sacar todo el provecho a la experiencia de escribir y para animarte a seguir escribiendo.

1/ No tengas prisa 

¡Ay, he empezado por la peor! ¿Verdad? O:-)

Lo sé, yo también he estado donde estás tú y he pasado por lo mismo: empiezas a escribir más o menos regularmente, se te da bien, a tus amigos les gusta lo que escribes… ¡Quieres ser escritor YA! ¡Y que te publiquen el año que viene como muy tarde!

Esa sensación la tenemos todos al empezar a escribir, pero es más aguda aún cuando eres joven (de edad y no sólo de espíritu). Me acuerdo de cuando yo misma estaba empezando a tomarme en serio la escritura, en mi adolescencia, me ponía como límite los 28 años, edad a la que Emily Brontë había publicado su obra maestra “Cumbres Borrascosas”. E iba haciendo la cuenta atrás: me quedan 10 años, me quedan 8 años…

¡Qué error! Nunca hay que compararse con otras personas: cada uno tiene su propio ritmo y hay que darle al proceso de escritura el tiempo que necesite. (Y menos mal que no cumplí el tiempo límite de la pobre Emily, porque ella murió a los 30 años de tuberculosis 😛 ).

Si tienes muchas ganas de que algo ocurra, cualquier plazo te parece demasiado largo; lo sé. Y más si tienes menos de 25 años, cuando piensas que a los 40 ya serás todo un “señor adulto” que habrá cumplido todos sus propósitos en la vida (¡qué risa!); y que a los 60 estarás ya tan oxidado que no podrás ni mover los dedos para escribir (¡Ja! Una de mis alumnas con 75 años está escribiendo su 5ª novela y en el último año ha viajado a la India y  a Cuba).

Hay una buena razón por la que la mayoría de los jóvenes no publican. La escritura es una de esas cosas en las que -a diferencia del deporte- ¡se mejora con la edad! Gayle Forman

Vas a tener que fiarte de mí: no tengas prisa. Vive la escritura al ritmo que te pida, y no te agobies si no publicas o no terminas tu novela en el plazo que te habías marcado.

Te doy una buena noticia también: todas las personas que he conocido que han empezado a escribir, y que han persistido con constancia e ilusión, han conseguido al final los objetivos que se habían marcado -yo la primera, pero te hablo de más de 1.200 alumnos que han pasado por mis talleres. Disfruta este momento con tranquilidad.

2/ Siéntete orgulloso/a de lo que escribes

Sobre todo, al inicio del oficio de escribir, puedes sentir desánimo al comprobar que, al plasmar en el papel esa idea tan maravillosa, no ha quedado como esperabas: bienvenido/a al mundo real de la escritura.

Me irrita mi propia escritura. Soy como un violinista que escucha una melodía maravillosa y después es incapaz de reproducirla con sus torpes dedos. Gustave Flaubert

Sí, nos pasa a todos y todas (o casi todos; excepto a aquellos que se pasan de ególatras, aunque por experiencia sé que la mayoría pecamos de humildes). Y, de igual manera, es muy común dudar constantemente de nuestras capacidades y preguntarte una y otra vez si tienes talento (¿te ocurre?). Como explico en este otro post, esa duda también es muy usual, no te preocupes.

Y la única respuesta es que hay que seguir escribiendo pese a todo: pese a las dudas, pese a los miedos. Sigue escribiendo y siente orgullo de lo que haces, porque no es fácil. Elegir el camino creativo es siempre arriesgado, es aventurarte un día tras otro en terreno desconocido; es volcar todo lo que eres, todo lo que llevas dentro, en el espacio de un papel y mostrarlo al mundo para que todos lo vean. Exige coraje y tú lo tienes. Recuérdatelo cada día.

Si escuchas una voz dentro de ti que dice “no pintes”, empieza a pintar sin dudarlo y esa voz se callará. Vincent Van Gogh, sobre las dudas al crear.

3. Lee. Lee mucho. Lee buenos libros

Si sólo te vas a quedar con uno de los consejos de estos diez, te recomiendo que escojas este: lee. Lee mucho. Lee a diario. Lee buenos libros.

No son pocas las veces que me he encontrado en mis talleres con personas que querían ser escritores, pero que apenas leían: es como intentar sacarse el carnet de conducir sin haber visto nunca un coche.

Los beneficios de la lectura son incalculables: vas a aprender a estructurar historias, a crear y mostrar personajes, a expresarte mejor; corregirás -casi sin darte cuenta- tus faltas de ortografía, aumentarás tu vocabulario… ¡y todo esto a la vez que disfrutas de una buena historia!

Te recomiendo encontrar hueco para leer diariamente, aunque solo sea una página. Y además te animo a salir de tu zona de confort, salir de tus lecturas “de siempre” y de los autores, géneros y temas que ya conoces. Prueba a leer autores de otros países, de otros géneros… te van a sorprender. Dale una oportunidad a la poesía: saborearás las palabras de manera diferente. Y no te olvides de leer de vez en cuando un buen clásico: los hay para todos los gustos (aventuras, romántica, viajes, humorísticos…) y han superado la prueba del crítico más severo, el tiempo. Si son clásicos es por algo 😉

Si no tienes tiempo para leer, no tendrás tiempo ni las herramientas, para escribir. Es así de simpleStephen King

4. Busca tu tribu

Tengo todo un artículo dedicado a este tema: tener a tu alrededor personas que también escriben y que disfrutan de la lectura es un lujo y te va a ayudar muchísimo; con más razón cuando estás empezando. Te va a animar a escribir más, te va a descubrir lecturas o técnicas nuevas, y te va a motivar a mejorar, a enseñar tus escritos, a seguir escribiendo.

Puedes encontrar tu tribu en un grupo de lectura, en un taller literario, en un grupo de facebook, buscando hashtags de escritura en Twitter, en presentaciones de libros o en páginas de fan fiction. O simplemente prueba a soltar  en tu red social favorita algo como: “Últimamente estoy escribiendo relatos, ¿hay alguien por ahí que también escriba? Verás como hay amigos de los que ni sospechabas que también escriben.

5. Escribe pese a lo que te digan los demás (pero no lo abandones todo por la escritura)

Sea cual sea tu situación, casi siempre habrá alguien a tu alrededor al que no le va a gustar que empieces a escribir.

Si eres adolescente -o veinteañero- es posible que te pasara como a mí, y que a alguno de tus padres (o los dos) no les guste que “pierdas el tiempo” escribiendo. O tal vez un profesor o profesora, o algún “adulto responsable” a tu alrededor considera que debes dedicarte a “cosas más prácticas” (¡con lo aburrida que sería la vida si sólo hiciésemos cosas “prácticas”! En fin 🙁 )

Y aunque tengas más edad, cuando estás empezando a escribir puede que tu pareja, o tu familia, o algún amigo o amiga, tenga esa misma reacción: desanimarte o incluso presionarte para que dejes de escribir.

Sigue escribiendo. Créeme: eso que te dicen no tiene que ver contigo. Lo que ocurre es que, sencillamente, has cambiado. Ahora haces algo que antes no hacías y hay muchas personas que ven el cambio como un problema o un riesgo (¿Encontrará amigos escritores más interesantes y dejará de ser mi amiga? ¿Y si mi hijo decide seguir esa locura de la escritura, no consigue nunca un trabajo fijo y ya no estoy yo para cuidar de él?).

Así que hay que seguir escribiendo, pese a todo. Eso sí: también te recomiendo que no dejes de golpe todo (carrera o trabajo)  para escribir. Porque incluso aunque llegues a ser escritor profesional, es poco probable que puedas vivir exclusivamente de la escritura. De ahí mi siguiente consejo.

Lo peor para un artista es intentar cumplir las expectativas de los demás. David Bowie

6. No tengas miedo a estudiar o dedicarte a algo diferente a la escritura.

De vez en cuando me encuentro con alguien que me hace esta pregunta: ¿qué carrera tengo que estudiar para ser escritor? Yo respondo siempre lo mismo: las carreras de letras son buenas, porque te harán leer… pero en realidad puedes ser escritor/a no importa qué carrera estudies o qué trabajo “diario” tengas. 

Agatha Christie trabajaba en una farmacia antes de hacerse famosa con sus novelas; Charles Dickens, en una fábrica y después se hizo periodista. Arthur Conan Doyle era cirujano. Jack Kerouac tuvo muchos empleos, pero sobre todo lavaplatos en restaurantes. Herman Melville trabajaba en un banco. John Steinbeck era guía turístico y J D Salinger, director de actividades en un crucero de lujo. ¡De todo!

Escribían a la par que tenían esos empleos (y algunos usaron su experiencia en ellos como inspiración para libros o personajes) y sólo los dejaron cuando empezaron a ganarse la vida con la escritura. Así que, tengas la formación que tengas, o te dediques a lo que te dediques, siempre podrás ser escritor. De hecho, es hasta bueno tener experiencia en este tipo de trabajos antes de dedicarse exclusivamente a la escritura, para tener una visión del mundo real que hay ahí, fuera de la literatura.

7. Preséntate a premios y editoriales – pero por la experiencia, no por el resultado.

En el mundo del coaching, suele decirse que el camino más seguro para conseguir algo que queremos es No Atachment To the Outcome. Vendría a ser algo así como diviértete con el proceso, sin crearte expectativas sobre el resultado. Es toda una forma de afrontar cualquier situación de la vida que cambia toda nuestra perspectiva sobre las cosas y que ayuda siempre a encontrar el lado positivo (incluso al recibir una mala crítica, como explico en este otro artículo)

Muchas veces me escriben preguntándome si es bueno presentarse a premios o a editoriales y esta sería mi respuesta. Preséntate, ¡claro que sí! Vas a aprender mucho, te va a motivar a escribir y a mejorar en tu escritura. Si te presentar a un certamen de microrrelatos de terror, tendrás que aprender a escribir ese género, por ejemplo. O aprenderás cómo enviar un libro a una editorial, y a lidiar con la respuesta que te den (si tienes suerte y te responden).

Pero no te agobies si el resultado no es el que esperabas (a eso me refería al inicio con “no crearse expectativas sobre el resultado”). Ni vayas a sentir que es un “fracaso”. Las razones por las que puede que no te seleccionen pueden ser muchísimas. Aprende de la experiencia.

En escritura, el único fracaso real es dejar de escribir. Clic para tuitear

Y quién sabe, con el tiempo puede que ganes uno de esos premios (aquí tengo consejos para conseguirlo) y que publiques, tú solo o con una editorial, ¿por qué no? Como no lo vas a conseguir es quedándote en casa y sin ponerte a prueba, a ti mismo y a tus escritos. En la escritura, cierta cantidad de riesgo es siempre necesaria. 

Jamás conseguirás obtener el placer del éxito sin arriesgarte al dolor del rechazo. Tony Robbins

8. Tomátelo como un aprendizaje

Este consejo enraiza con el primero, no tener prisa, pero con matices diferentes.  ¿Cuánto tardas en terminar una carrera? ¿Cuánto tardarías en, por ejemplo, ser arquitecto, lo suficientemente bueno como para que alguien te contrate para construir su casa? La carrera de arquitectura suelen ser 5 ó 6 años, más el proyecto fin de carrera.

No te sorprendas entonces si para ser escritor, para publicar un libro o auto-editarte y vender muchos ejemplares, o ganar premios, necesitas un tiempo similar. Lo sé, lo sé, ojalá pudiéramos ser escritores YA, HOY, AHORA. Pero piensa que ese tiempo va a pasar de todas formas. Va a llegar ese día en el que cumplas 40, o 50 o 60, hagas lo que hagas… así que mejor estar desde YA empleándote en algo que te gusta y a lo que, tal vez, puedas dedicarte en el futuro a tiempo completo.

Y mientras tanto (¡e incluso después!) vas a estar aprendiendo, aprendiendo mucho. De hecho, en la vida no dejamos de aprender y mejorar. No olvides buscar maestros, lecturas y técnica que te ayuden a mejorar. Por supuesto, puedes llegar a ser escritor/a en soledad, pero imagínate lo que tardaría ese estudiante de arquitectura en graduarse si además tuviera que aprender por su cuenta, y no pudiera hacer uso de profesores, tutores, libros, programas, etc.

Todo lo que pueda servir para ahorrarte camino en el proceso siempre viene bien.

Quien no sabe tocar un piano se asombra de lo que es capaz un pianista. Pero el pianista tampoco lo ha sabido desde el principio, así, sin más. Se ha ejercitado muchos, muchos años. Con un escritor pasa lo mismo. Michael Ende

9. Imita -si la tentación es demasiado fuerte. Estás buscando tu voz

Encontrarás muchas personas que te recomendarán -yo misma incluida- que busques tu propia voz, aquello que te hace único/a. Sin embargo, cuando estamos empezando a escribir tal vez no sea el momento. En esta primera etapa es de lo más normal que estés enamorado de un autor/es y que te dedicas a imitar con locura sus temas y su forma de escribir.

No te preocupes: suele ser una fase y es normal. Ahora bien, si llevas ya mucho tiempo escribiendo, entonces sí te recomendaría intentar encontrar tu propio estilo. Probablemente tú mismo/a notarás la llamada. La escritura, como todo, es un proceso de crecimiento y cuando estés maduro habrá algo dentro de ti que te pedirá paso.

Escribir tu novela es, al fin, transformarte en la persona que necesitas ser para escribirla. Junot Díaz

10. Vive

Faltan muchos consejos aquí, de esos que doy a todo tipo de escritores (uno de los más básicos: escribe, escribe y no pares de escribir), pero me quería centrar en este último porque especialmente puede olvidar si eres joven, o si acabas de descubrir la escritura y estás emocionado con ella, tanto que no quieres hacer ninguna otra cosa.

Vive. Sal ahí fuera y vive la vida. Voy a dejar que Silverberg te lo explique con palabras más sabias:

“Apúntate a clases de historia, antropología, religión, biología, astronomía, economía, escultura, física. Toca algún instrumento musical, aunque no lo hagas bien. Sé voluntario de un comedor social. Haz excursiones por las montañas más altas que puedas encontrar.

Aprende un nuevo lenguaje, preferiblemente que use un alfabeto diferente. Habla con personas con las que no estás de acuerdo y escúchales, escucha su experiencia tras sus palabras. Baila bajo las estrellas. Aprende a montar a caballo (o en camello o elefante). Enamórate y que te rompan el corazón. En otras palabras: ten algo sobre lo que escribir. Robert Silverberg

11/ No temas romper alguna regla

Dicho y hecho 😉

Normalmente, cuando comienzas en la escritura -especialmente si eres joven, pero no sólo entonces- tienes unas vagas nociones de las técnicas literarias. Esas técnicas literarias son utilísimas y recomiendo aprenderlas y practicarlas: tu escritura va a mejorar a pasos agigantados.

Pero justo en ese primer momento no te parecen tan importantes y no temes romperlas o experimentar al máximo. Hazlo. Es mucho más fácil en este momento que lo será después (cuando hayas comprobado de facto que las reglas ayudan a que tus escritos sean mejores). Y romper una regla puede servir para dar con tu voz, o con tu estilo, o para abrirte algún camino. ¡O para divertirte! Que es MUY necesario en la escritura. 😀

Cierro ya, ahora sí, con este último consejo, regalo de la relatista norteamericana K. Neville:

Pueden impedirte ser un autor publicado, pero nadie puede impedirte ser un escritor, o incluso ser mejor escritor cada día. Todo lo que tienes que hacer para ser un escritor es escribir. Khaterine Neville

¿Y tú, cuánto tiempo llevas escribiendo? ¿Qué opinas de estas recomendaciones? Cuéntamelo en los comentarios, estaré encantada de responder a tus dudas. 

Diana SUPERPEQUE ROJARECUERDA QUE, SI QUIERES DAR UN SALTO CUALITATIVO EN TU ESCRITURA, puedes apuntarte a mis TALLERES LITERARIOS POR INTERNET en Portaldelescritor   y empezar a escribir con mi apoyo y revisiones, en compañía de otros escritores. En breve comienza mi taller online “Comienza tu novela” y “Comienza tu novela de fantasía o ciencia-ficción“, así como mi Curso de Microrrelato.

Y también puedes seguir aprendiendo con mis ebooks:

en busca (2) 200 IDEAS PARA ESCRIBIR 2

Comments

  1. Pingback: 10 consejos para jóvenes escritores (de cualquier edad) ‹ Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento. – Richard Cabrera Jorge

  2. ANGEL CLIMENT

    Escribo desde casi siempre, pero lo he dejado y lo he vuelto a cojer en infinidad de veces.
    Ahora que me acabo de jubilar es cuando espero poder escribir con más constancia.
    O eso espero.
    Tus consejos son buenos y espero poder seguirlos.
    Gracias

    1. Estupendo, Ángel. He tenido muchos alumnos como tú, que se han iniciado con la jubilación, con resultados espectaculares. Un abrazo y ánimo con esa escritura.

  3. Richard Amaya

    Estando en secundaria se me facilito el componer poemas cortos, coplas y rimas; que incluso mis compañeros me pedian el favor de que les ayudara, yo simplemente les decia que teman querian tratar y me nacia la inspiracion.
    Pero algun dia una profesora me dijo que habia un concurso de poesia y yo elabore toda una paguina entera, se la di a ella para que me dijera que le parecia. Pero ella nunca paso mi escrito y solo se atrevio a decir que era un poema muy largo. Esto me desalento, seguia garabatendo en hojas poemas de cualquier indole pero nunca en forma seria.
    Quiero que esta inspiracion vuelva a nacer pero comienzo un escrito y vuelvo a dudar, espero que leyendo tu blog me anime a tomar otra vez el camino del escritor.

    1. Siempre hay que seguir escribiendo pese a todo; no obstante, no hay que olvidar leer (ya viste que lo recomendaba en estos consejos también; de hecho, el más importante), leer como si te fuera la vida en ello y aprender de lo que se lee.
      Fíjate bien en tu redacción y ortografía: el mensaje que me has dejado está lleno de faltas ortográficas y eso puede deslucir muchísimo un texto. Ánimo y adelante 🙂

Add A Comment