Cómo usar la sensación de peligro en tu historia

La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional

En este artículo hablo de cómo poner crear una sensación de peligro para tu protagonista: 6 claves para ponerla en práctica de forma profesional y 12 tipos de peligro que pueden amenazar a tu protagonista. Porque esta técnica no solo es útil en relatos o novelas de aventuras, terror o thrillers (ahí es imprescindible): sirve para cualquier genero de ficción y más adelante, en este mismo artículo, explico por qué.

A QUÉ LLAMO «SENSACIÓN DE PELIGRO» Y POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE EN UN RELATO O NOVELA

A lo largo de más de 20 años he estado revisando novelas y relatos en mis talleres y muchas veces notaba que  la trama no tenía tanta emoción o tanta tensión como podría tener. Durante mucho tiempo no supe identificar qué era lo que faltaba, hasta que por fin di con ello: el personaje protagonista, o su bienestar, no parecían estar “en peligro”.

Esto podía suceder por dos razones:

1/ Realmente no había nada amenazando seriamente su vida o su bienestar. Esto es muy común, porque, como nuestro protagonista nos suele gustar mucho, veo que las autoras y autores tienden a protegerle (incluso de forma inconsciente) de los riesgos, y eso es un error. Si nuestro personaje principal parece estar siempre a salvo, protegido del peligro, la emoción que sentimos al leer su historia siempre disminuye.

2/ Aunque, en teoría, algo o alguien ponía en riesgo al personaje protagonista (o su bienestar) en la práctica no se notaba, no se palpaba la amenaza, no emocionaba… en suma: no me creía que el personaje corriera ningún riesgo.

Lo que llamo “sensación de peligro” (o de amenaza) es esa tensión que te mantiene alerta cuando estás leyendo, porque sabes que, en cualquier momento, el personaje puede cometer un error o le puede pasar algo malo.

Crearla exige ciertas técnicas, que son las que voy a explicar en este artículo.

Insisto: no hablo solo en thrillers o historias de aventuras. Porque el peligro al que me refiero no es solo la posibilidad de que le maten unos asesinos, hay muchas formas de poner a nuestro personaje en peligro y técnicas para fomentar esa sensación que nos va a hacer seguir pasando páginas con desesperación, para ver si el personaje sobrevive a ese riesgo.

Esta sensación no tiene por qué durar toda la historia -aunque a veces sí- pero sí aparece en algún momento  y es bueno que se mantenga durante parte de la trama, en todo tipo de historias y géneros; por eso te conviene leer estos ejemplos y ver si alguno se podría aplicar a la idea que tienes en la cabeza o el manuscrito en el que estás trabajando.

Empezamos con:

12 peligros distintos que pueden amenazar a tu protagonista, con ejemplos de literatura y cine

Defino brevemente diferentes tipos de peligro que puede vivir tu personaje, hablo de por qué sirven para crear tensión en tu historia y pongo algunos ejemplos. Así, cuando después hable de cómo crear una buena «sensación de peligro» ya habrás visto todo tipo de historias en las que se puede usar.

1. Peligra su vida

gravity La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesionalEsto es lo primero que -seguro- se te viene a la mente cuando hablamos de que tu personaje está en peligro o de trabajar la sensación de peligro. No hace falta mucha explicación, por tanto: se trata de que el personaje se encuentra en una situación en la que puede perder la vida.

Puede tratarse de una catástrofe medioambiental,  o porque alguien le persigue y le quiere matar por alguna razón (venganza, o para que no proporcione cierta información, por ejemplo).

Ejemplo: Sandra Bullock en “Gravity”, o el padre y el hijo protagonistas del libro “La carretera”, de Cormac McArthy. O cualquier thriller en el que el protagonista huye de alguien que quiere matarle, como “El informe pelícano”, de John Grisham.

 

 

2.Peligra su salud o integridad física

images?q=tbn:ANd9GcQKN1yRtW-ABjjfFzmmtoqSSN6vLoxMH8nLSG5VHUmNRBchj_sj La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesionalEs una variante de la anterior, pero muy importante. En este caso lo que corre peligro es su físico o su salud; puede ser que tu protagonista pueda sufrir una enfermedad, o la posibilidad de una lesión deportiva planee sobre su cabeza, o alguien le amenaza con darle una paliza, etc.

Por razones más que obvias, para el personaje sería un trauma bastante grande y desea evitarlo.

«Bajo la misma estrella» es una novela juvenil de dos chicos con cáncer y cómo enfrentan la enfermedad.

 

3. Peligra su libertad

portada-libro-cke La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesionalSi tu personaje, en algún momento de su historia, teme que puede perder su libertad, lógicamente va a resultar emocionante para tu público. La libertad que puede peligrar puede ser física (que alguien le secuestre o le atrape), o puede ser de otro tipo: la libertad para expresarse, por ejemplo.

Grandes distopías como “Farentheit 541” de Ray Bradbury o “El cuento de la criada”, de Margaret Atwood, incluyen este peligro para sus protagonistas.

 

 

4. Peligra algún ser querido

31JIteo3XNL._SX327_BO1,204,203,200_ La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesionalLas tres opciones anteriores valen también si quien las sufre es alguien a quien tu protagonista quiere: su pareja, su hija, su familia o un amigo. Puede ser que la salud, la vida o la libertad de esa persona estén en juego y para tu personaje sea vital proteger a esa persona.

En “Defending Jacob”, una serie de Apple Plus, un padre (Chris Evans) ve cómo cada vez peligra más la libertad de su hijo, a quien defiende de una acusación de asesinato. En «El paciente», la novela de Juan Gómez-Jurado, secuestran a la hija del protagonista para chantajearle.

 

 

5. Peligra el bien común o su comunidad

51oTSi6-GtL._SX311_BO1,204,203,200_ La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesionalEs una variante del peligro anterior: lo que tu protagonista quiere salvar o proteger no es la vida, salud o bienestar de un ser querido, sino de toda una comunidad, o incluso de la humanidad entera.

Este es uno de los peligros más habituales (sumados a otros) a los que se enfrentan los personajes protagonistas de la fantasía épica: Frodo y sus amigos en “El Señor de los anillos”, Morraine Sedai y los chicos de “La rueda del tiempo”, etc

Ver cómo puede que fracasen y todo un reino, o una comunidad, desaparezca es motivo suficiente para mantener la tensión en quien las lee.

 

 

6. Peligra su trabajo 

Billy_Elliot-Interior_Frontal La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesionalLlegamos ya a historias más de “andar por casa”: porque no solo las grandes heroínas o detectives enfrentan peligros. Como ya avisaba, los personajes de historias más intimistas también sufren peligros. Y pueden resultar tan estresantes como los primeros; más aún, incluso, porque quien lee tu libro sabe que también le pueden suceder.

El riesgo de perder el trabajo o la estabilidad económica puede generar mucha tensión y drama en tu historia, ya que ello puede conllevar la pérdida de una vida cómoda -o incluso, pérdida de hogar, salud, etc.

En el libro «El Diablo viste de Prada», de Lauren Weisberger, la protagonista vive con la continua angustia de no estar a la altura de lo que se espera de ella como ayudante personal de una importante editora de revistas. En la película «Billy Elliot», el peligro de que el padre y el hermano del protagonista pierdan el trabajo por el cierre de la mina planea sobre toda la trama.

Puede haber más de un peligro en tu historia, y alguno que amenace de forma tangencial al protagonista, como en Billy Elliot.

7. Peligra su relación con alguien

9788417430320 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesionalPor supuesto, puede ser que lo que está en peligro sea una relación amorosa, o la posibilidad de iniciar una relación con alguien que le gusta mucho; pero también podemos ver este peligro cuando lo que está en riesgo es una amistad, o la relación con un familiar con quien existe un fuerte apego.

Tener el riesgo de esa pérdida  como la espada de Damocles siempre sobre la cabeza, puede generar muchísimo drama.

La mayoría de las novelas románticas o de amor juegan con este peligro, desde “Jane Eyre” de Charlotte Brontë, hasta la actual “Un cuento perfecto” de Elisabet Benavent, en todas estas novelas hay un período de tiempo en el que este peligro añade emoción a la trama.

 

8. Peligra su imagen pública y/o estatus social

Grease-200843004-large La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesionalAunque este peligro pueda parecer más frívolo, en realidad es muy estresante también. Durante decenas de miles de años, cuando la humanidad vivía en cuevas, ser despreciado por tu comunidad significaba, directamente, la muerte. Es normal que nuestro cerebro aún reaccione como si pudieras morirte si un vídeo vergonzoso se vuelve viral, o si el grupo social al que perteneces te rechaza por alguna razón. Nos sentimos en peligro, casi de supervivencia, incluso aunque hoy en día no sea así.

Este peligro de rechazo es el hilo conductor de, por ejemplo, “Las amistades peligrosas”, de Chloderlos de Laclos, y de muchísimas películas americanas de instituto, como “Grease”, por poner una muy conocida.

9. Peligra su salud mental

poster-de-el-lado-bueno-de-las-cosas La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesionalAunque desafortunadamente no es tan conocida y respetada como la salud física, la salud mental es igual de importante, y tenerla en riesgo puede ser tremendamente desestabilizador, e incluso pone en peligro la propia vida. No pensemos solo en la esquizofrenia o la demencia: la ansiedad, la depresión, el shock post traumático o el TOC (trastorno obsesivo compulsivo) son peligros muy reales y desafiantes para tu personaje.

Muchas novelas tratan este peligro -ya sea de forma central o no- como “El guardián entre el centeno” de J. D. Salinger, o “La señora Dalloway” de Virginia Woolf. O películas como “Una mente maravillosa”, “Black Swan”, “Mejor, imposible” o “El lado bueno de las cosas”.

10. Peligra su recuperación

41GR3v9Vt0L._SX324_BO1,204,203,200_ La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesionalEsta es una variante de cuando peligra la salud: si tu personaje, en algún momento de la historia, está recuperándose de un trauma, una enfermedad, o una adicción, parte del riego que puede recorrer a lo largo de la trama es que esa recuperación se ponga en peligro.

La estabilidad que ese personaje ha alcanzado, o empieza a alcanzar, está amenazada por una posible recaída y eso crea muchísima tensión dramática.

Es algo que se ve en novelas como “Rachel se va de viaje”, de Marian Keyes, o “Trainspotting”, de Irvine Welsh, o películas como “28 días” o la reciente serie “Dopesick” (Síndrome de abstinencia).

 

260px-268x0w La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional

11. Peligran sus valores

Estas son las clásicas historias sobre la tentación: tu protagonista, por la irrupción de una persona o de una situación nueva, empieza a sentirse tentado de hacer algo que va en contra de sus valores. La tensión de ver si realmente cede a esa tentación puede ser muy adictiva.

Este tipo de peligro lo solemos ver en novelas que tratan la corrupción, o la tentación del diablo (como “Pactar con el diablo”, de Andrew Neiderman).

Otro ejemplo puede ser la comedia adolescente “Mean girls”, que también  trata la pérdida de valores.

 

12. Peligra su sueño o realización personal

9788499185750 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesionalPor último, si vamos a la cúspide de la pirámide de Maslow, nos encontramos con algo que es muy importante para cualquier ser humano (cuando tiene cubiertas el resto de sus necesidades) y que no querría arriesgar o perder: la posibilidad de conseguir su sueño, o su realización personal. También puede tratarse de su legado a la comunidad o a la humanidad.

Libros como “Salvaje” de Cheryl Strayed, “Come, reza, ama” de Elizabeth Gilbert o películas como “Billy Elliot” o “Ratatouille” incluyen momentos en los que peligra la posible realización de un sueño vital.

 

 

Estos son los posibles peligros que pueden amenazar a tu personaje, pero… ¿cómo hacer que realmente parezcan creíbles y emocionen a quien lea tu historia? ¿Cómo crear una buena sensación de peligro?

Vamos a ello:

Cómo crear la sensación de peligro en tu historia y conseguir que emocione: seis claves fundamentales

Hemos visto antes que, casi en cualquier historia de ficción, nuestro personaje protagonista corre cierto peligro, que puede ser de muchos tipos. Pero muchas veces no se consigue transmitir la sensación de que ese peligro es real y tangible en la historia.

Recuerda que, si el peligro que corre nuestro protagonista es una situación, la sensación de peligro es un proceso. Es algo que dura, si no toda la novela, una buena parte. Y hay que ir alimentando ese proceso cada poco o, si no, el resultado es que quien te lee no se creerá verdaderamente que hay un riesgo para la vida o bienestar de tu protagonista.

Explico aquí algunas claves fundamentales para hacer más creíble la sensación de peligro, que he dado a las personas que participan en mis talleres y mentorías privadas durante años. Esto es lo que puedes hacer:

1-Muestra la amenaza de forma constante y concreta

Aunque en el capítulo 3 nuestro personaje se entere de que alguien quiere matarle o de que puede perder su trabajo,  eso no garantiza que la tensión se mantenga hasta el capítulo 10, si no hacemos nada más.

A tu lector/a se le va a olvidar ese peligro: se lo tienes que recordar cada poco. Puede ser cada capítulo o cada pocos capítulos (cada folio o cada dos o tres folios en un relato). La amenaza de lo que puede perder tiene que ser algo constante para mantener a tu público en tensión.

Y, sobre todo -esto es importantísimo- debe haber situaciones CONCRETAS que hagan palpable esa amenaza. No vale solamente con que de vez en cuando tu personaje piense “tengo miedo de que me despidan” (aunque eso está bien que lo haga, no digo que no).

¿A qué me refiero con situaciones concretas?

  • Diálogos (por ejemplo, con su pareja, con su jefe, con una compañera de trabajo) en los que ese tema aparezca y se recuerde que ese peligro sigue ahí.
  • Acciones, suyas o de otros personajes: por ejemplo, que tu protagonista pierda a un cliente muy importante (y tiene más miedo de que le despidan) o al contrario, que decida coger un cliente con quien nunca se ha atrevido a trabajar (para que no le despidan), que el jefe le riña delante de todo el mundo, o que le dé un ultimátum…
  • Objetos o elementos: un ejemplo, que llegue una carta a su casa y piense que es la carta de despido (aunque no lo sea).

Recuerda: se nos tiene que recordar esa amenaza, aunque sea brevemente, de forma concreta y palpable (acciones, situaciones o diálogos) y de manera constante: cada dos o tres capítulos.

2Muestra los sentimientos del personaje

Comentaba antes que, de todas formas, es bueno que el personaje piense o recuerde que tiene esa amenaza cerniéndose sobre su cabeza. Pero, además -y en esto yo siempre insisto mucho, como bien saben las personas que participan en mis talleres- tenemos que mostrar lo que va sintiendo: emociones, sensaciones físicas…

Si no mostramos, aunque sea de cuando en cuando, el miedo o la preocupación que siente nuestro personaje ante esa amenaza, puede parecer como si no le diera importancia, como si no sintiera nada ante ella. Y si a tu personaje no parece importarle o emocionarle, a tu público tampoco le emocionará.

En este post de mi blog hablo de esto en profundidad.

3- Usa el ambiente, símbolos y motivos

La ambientación (el lugar en el que sucede una escena) también puede jugar un gran papel: no es casualidad que, en muchas películas de terror, de repente se vaya la luz, o el personaje entre en una vieja mansión llena de ruidos o cuando la protagonista huye del asesino entra en unos grandes almacenes cerrados llenos de maniquíes y sombras que confunden.

Los motivos y símbolos son elementos que, de forma indirecta, refuerzan la idea del peligro.

Si, por ejemplo, nuestro protagonista teme que su pareja le abandone, puede sonar una canción que hable de rupturas en la radio de su coche; o en su trabajo se le rasga una tela en dos mitades, o se le pierde el anillo de boda. A veces estos elementos son muy sutiles, tanto que nuestra consciencia no los capta, pero inconscientemente van produciendo un efecto.

En este artículo hablo sobre este interesante recurso.

4/ Haz de la amenaza una posibilidad real

¿Nunca te has fijado que, en las películas de guerra, cuando seguimos las peripecias de un grupo de soldados…como mínimo siempre muere uno?

Este recurso sirve para hacer creer a tu público que la amenaza que se cierne sobre tu protagonista es real, ya que a otros personajes les está afectando. Y, por tanto, nos creemos -ahora- que también puede afectar a tu protagonista y tememos más por él.

Haz que la amenaza se cobre víctimas a su alrededor: y no solamente en historias de personajes que se juegan la vida, donde podemos ver cómo otras personas mueren o son herida. En historias intimistas puedes mostrar cómo otra pareja se separa, cómo alguien pierde el trabajo, cómo un adicto amigo del protagonista recae, etc… así le recordamos al lector que es una posibilidad muy real.

5/ Usa la gradación para que la tensión aumente

Como vas a hacer recordatorios periódicos de ese peligro que se cierne sobre tu protagonista o su bienestar, es importante que decidas bien el orden en el que van a ocurrir. Lo mejor es ir de menor a mayor, o de más lejos a más cerca, para que cada vez tengamos más miedo de que le ocurra algo (ya que, si al principio logra librarse de un obstáculo muy grande, si los restantes son más pequeños, la lectora o lector no se preocupará).

Si tu protagonista teme perder su trabajo, puedes hacer que primero un día llegue tarde y le echen una riña; luego no consigue cumplir los objetivos mensuales; luego su pareja le recuerda que si pierde el trabajo no podrán pagar el alquiler, luego ve cómo otra persona de su trabajo es despedida (la amenaza se hace real), después pierde un cliente muy importante y por último su jefe le humilla a gritos delante de todo el mundo.

Otra opción es también, que una única amenaza se convierta en varias: si a la amenaza de perder el trabajo se le une el peligro de perder el piso y de perder a su pareja, la tensión dramática aumenta.

6/ El toque maestro: que la amenaza realmente le quite algo al personaje

En las novelas con las que trabajo en mis talleres (y también en muchas de las que leo, y series y películas que veo) parece que solo hay dos posibilidades para el final de un personaje protagonista:

1/ Falla y lo pierde todo (a veces la vida)

2/ Triunfa y sale completamente ileso: esto no solo lo veo en novelas de aventuras, thrillers o de terror (cuando después de enfrentarse a varios peligros, ataques, accidentes y disparos, no tiene apenas un rasguño) sino también en otro tipo de historias más intimistas.

Sin embargo, la vida tiene un rango de grises de lo más interesante; de hecho, pocas veces cuando atravesamos situaciones difíciles lo que conseguimos al final es todo o nada. Muchas veces, muchísimas, simplemente perdemos o sufrimos ALGO.

¿Qué le puede quitar o hacer esa amenaza? Puede sufrir una herida, hacerle perder una amistad, la relación con un familiar, un ascenso, una pareja, puede perder una mano, la vista… algo que le dé seguridad. E, incluso después de eso, tu personaje aún podría conseguir su objetivo.

Hacer que esa amenaza realmente le quite algo, sirve para dos propósitos: ,

  1. Por un lado, hace el peligro más palpable (lo mismo que si ese peligro se cobra una víctima cercana, como decíamos antes)
  2. También lo hace más verosímil, porque en la vida esto suele ocurrir mucho.

Y digo más: incluso a tu protagonista le podría pasar lo peor de todo, el peligro se podría hacer realidad completamente, y aun así tener un final feliz.

De hecho, en historias intimistas o románticas aconsejo llevar siempre la situación al extremo. ¿Qué es lo peor que le puede pasar a tu personaje, el peligro que más ha temido durante toda la historia? Haz que se enfrente a él: muchas veces, como explico en este artículo sobre los giros de trama, esta es la manera de crear un clímax increíblemente emocionante.

Y termino el artículo recordando lo que decía al inicio: no debemos sobreproteger a nuestros personajes.

No tengas miedo de llevar tu personaje al límite: ahí es cuando muestran de qué pasta están hechos.


 RECUERDA QUE, SI QUIERES MEJORAR  TU ESCRITURA CONMIGO…

dianapmorales-blog-post-1 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional

puedes apuntarte a mis TALLERES LITERARIOS POR INTERNET en portaldelescritor.com  y empezar a escribir con mi apoyo y revisiones, en compañía de otros escritores.

En breve se inicia mi taller online “Comienza tu novela” y “Comienza tu novela de fantasía o ciencia-ficción“, así como mi Curso «Desarrolla a fondo a tu protagonista de novela».

Y si tienes un libro ya terminado, puedo hacerte un informe de lectura y darte mi opinión y mis consejos. Escríbeme.

jpc La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
1 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
Copia-de-jpc-1 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
jpc-2-1 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
3 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
2 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
5 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
7 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
10 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
6 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
jpc-3 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
11 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
4 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
Copia-de-jpc La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
12 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
jpc-4 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional
jpc-2 La sensación de peligro: qué es, por qué tu historia la necesita y 6 claves para usarla de forma profesional

Apúntate a mi lista de correo

Al suscribirte a mi lista, recibirás dos podcasts con consejos para escribir y para mejorar rápidamente tu escritura. Además, te avisaré cada semana de mis nuevos posts, o enviaré información y técnicas para mejorar tus escritos.

Comentarios

  1. Ernesto

    Muy buenos los ejemplos para que nos quede claro el tipo de peligro para el personaje. Siempre se aprende algo dándose un paseo por Elportaldelescritor.com! No todos los paseos tienen que ser de compras. Muchas veces hay que salir a buscar nuevos conocimientos y aquí están. Seguro.

    1. suyin

      Quedé complacida con estos consejos, verdaderamente son muy alentadores. Me gustaría empezar a escribir , creo esto me servirá de ayuda.
      Muchas gracias Diana y equipo.

  2. Manuel Quintero

    Un post excelente y muy útil. Estaba pensando en el peligro que corren otras personas, incluso desconocidas, como suele ser el caso de un asesino en serie. Aquí se trata de un peligro latente pero muy real de vuelva a matar antes de que le atrapen.

  3. victor humberto

    Grazie Mille, es un privilegio inmerecido que estemos en contacto a traves de este medio, mi respeto y admiracion.
    Me encantó vuestra propuesta es muy pero muy didactica, instructica, e impulsa a la creatividad – mi mas sincero agradecimiento –

  4. Nubia

    Excelentes consejos. De hecho a uno de mis protagonistas lo puse en una situación difícil pero no tan peligrosa. Probaré poner en práctica sus consejos más seguido. Saludos desde México.

  5. suyin

    Quedé complacida con estos consejos, verdaderamente son muy alentadores. Me gustaría empezar a escribir , creo esto me servirá de ayuda.
    Muchas gracias Diana y equipo.

Contesta a victor humberto Cancela