Sí que puedes encontrar tiempo para escribir

Una antigua encuesta a personas que escriben dejó claro cuál era el problema más común que todos ellos tenían para escribir: la falta de tiempo. Hoy rescato y completo este artículo para responder a este problema con tres métodos diferentes que os pueden servir.

Seguramente a ti también te ha pasado -como a mí, y a todos los que escribimos. Resulta muy difícil encontrar tiempo para escribir, entre todas las tareas, obligaciones y rutinas de nuestra vida diaria. Hoy en día acostumbramos a llenar nuestras jornadas con muchas actividades, algunas obligadas y otras por placer, y al término de las 24 horas podemos encontrarnos preguntándonos, con frustración: ¿cuándo puedo encontrar un hueco para escribir?

Bien, empecemos por lo más importante, algo que tengo que dejar claro desde el principio para poder avanzar.

Este es el secreto: NUNCA vas a encontrar tiempo para escribir. Tienes que crearlo tú. Clic para tuitear

Ya en mi post 5 sencillos hábitos para ser (buen) escritor comentaba lo importante que es fijarse un momento semanal fijo para la escritura. Te parecerá muy difícil, pero no lo es tanto; todo es cuestión de saber dónde buscar.

TRES TRUCOS PARA CREAR TIEMPO PARA ESCRIBIR

1. LEVÁNTATE MÁS TEMPRANO (O ACUÉSTATE MÁS TARDE)

La opción más sencilla (y empleada por muchos escritores) es levantarte más temprano todos los días.

Está demostrado que es beneficioso para la salud y que el cuerpo no solo se acostumbra, sino que finalmente lo agradece. Eso sí, no robes horas al sueño (un hábito común entre lo que nos gusta escribir) porque tu cuerpo acabará pasándote factura. Puede bastar con levantarte simplemente media hora antes y aprovechar para avanzar un poco tus escritos en una libreta, o en tu ordenador.

Aquí hay un infográfico de escritores famosos por sus rutinas de escribir de mañana:

escritores-de-manana2

La otra opción más factible para noctámbulos -como yo misma- sería justo la opuesta: reservar para la escritura la media hora o la hora justo antes de dormir. Siempre es un horario en el que todas las tareas suelen estar hechas, tanto del trabajo, como de la casa o la familia, y suele haber tranquilidad y silencio.

Y aquí otro gráfico que muestra a los famosos escritores más noctámbulos:

escritores-nocturnos2

 

Puede que escribir media hora parezca poco tiempo, pero no lo es.

Lo más importante es la REGULARIDAD. Si esa media hora consigues repetirla cinco días a la semana (ni siquiera los siete), ya tienes dos horas y media de trabajo de escritura a la semana. Y puede que al principio en esa media hora escribas sólo media página, pero con el tiempo le cogerás el tranquillo y cada vez escribirás más, una página, dos o puede que incluso tres si te viene un mágico momento de inspiración. Y recuerda:

Una página al día es un libro al año

Richard Rhodes

2. HAZ HUECO EN TU AGENDA

De todas formas, te propongo más métodos para crear tiempo para escribir.

Te propongo ahora este sencillo ejercicio, mucho más poderoso y eficaz de lo que parece a simple vista. Es uno de los 30 ejercicios que trabajamos en mi taller ROMPE EL BLOQUEO (Y EMPIEZA A ESCRIBIR, un taller para fortalecer la autoconfianza,  comprendernos mejor para averiguar qué nos bloquea y nos frena a la hora de escribir o de conseguir terminar con éxito nuestros escritos, a la par que poner en práctica buenos hábitos para escribir.

Este es el ejercicio. Reserva 15 minutos para hacerlo con calma y coméntame los resultados.

  • Paso 1: 

Siéntate tranquilo/a y escribe en un folio todo lo que haces a lo largo de un día. Marca los días de la semana, las horas. Por ejemplo: Lunes de 9h a 14h, trabajar. De 14h a 14’30h, volver a casa. De 14’30 a 15,30h: comer. De 15’30h a 16h: siesta… Sí, es necesario ser así de específico. El tiempo de moverte de un lado a otro, limpiar la casa, bañarte, ir al gimnasio, ir de compras, etc.

En cuanto lo hayas hecho, reléelo y, seguramente, descubrirás cosas muy curiosas sobre ti y sobre tu uso del tiempo.

favim-com-diary-girl-home-house-notebook-2165091

  • Paso 2

Una de esas cosas que descubrirás, por ejemplo, será que tienes algunos espacios en blanco o rellenos con actividades que no aportan mucho a tu vida. Por ejemplo, ver la tele. Bien: ahora solo tienes que elegir uno de esos espacios (bien los que tienes en blanco, bien los que están ocupados por cosas de las que puedes prescindir) y marcarlo como tu horario de escritura semanal.

Si va a ser un horario semanal, procura reservarte al menos dos horas.

  • Paso 3

Si tu agenda está realmente llena, tal vez sea el momento de pararte a pensar sobre tu ritmo de vida. El estrés es un problema muy serio que puede afectar gravemente a tu salud y restarte años de vitalidad.

Piensa qué actividades puedes eliminar de tu vida (algunas tal vez sean compromisos que verdaderamente no disfrutas o a los que te sientes obligado… Aprende a decir no y déjalas ir); qué actividades puedes delegar (esto suele ser también materia de aprendizaje). Habla con tu pareja y negocia nuevos acuerdos de reparto de tareas: explícale que necesitas tiempo para ti, para descansar y para escribir. Disfrutar de tu pasión es importante para tu vida, para tu felicidad y, por ende, para la felicidad de tu familia.

3. AYÚDATE CON EL IMPULSO DE OTROS ESCRITORES 

Otra opción que puede complementar a cualquiera de las anteriores es unirte a un grupo de personas que ya escriben y aprovechar el impulso que ves en ellas para animarte más tú.

¿Has ido alguna vez al gimnasio? A mí me encanta, sobre todo a las clases conjuntas de fitness, balance, yoga o cualquier disciplina. Si las has probado, sabrás que en ellas se saca más partido al ejercicio y te esfuerzas mucho más (¡muchísimo más!) que cuando haces ejercicio tú solo/a. Allí te encuentras con un monitor o monitora que te da instrucciones, te anima y te alienta todo el rato; tienes un planning de ejercicios que vais realizando, con unos objetivos, uno detrás de otro. Y tienes compañeros y compañeras a tu lado haciendo los mismos ejercicios.

No sé vosotros, pero cuando yo veo a una señora 20 años mayor que yo haciendo esos ejercicios, o a todo el mundo a mi alrededor, inmediatamente me motivo. ¿Cómo no voy a poder yo? ¡Claro que sí!

De forma similar, podemos inspirarnos y apoyarnos en iniciativas que incluyan objetivos y un trabajo en común con compañeros escritores.

all-together-or-altogether

Un ejemplo puede ser un taller literario. Allí tienes profesores, un objetivo de escritura (semanal o quincenal) y compañeros que van realizando las tareas también. Es una opción muy buena para comenzar a escribir más en serio o plantearte iniciar un proyecto. Además, como cuento en este otro post, un taller literario tiene muchos otros beneficios inesperados, que nadie sabe hasta que se apunta.

Otra opción puede ser unirte a un grupo de escritura. Sea un grupo de tu ciudad o virtual (por internet) estar en un grupo donde todo el mundo escribe siempre es un acicate para encontrar tú el tiempo y la motivación para escribir. Mejor aún si es un grupo en el que haya un objetivo cerrado. Por ejemplo, yo coordino el grupo de Nanowrimo de Portaldelescritor en Facebook. Allí nos ponemos un objetivo de acuerdo con el plan Nanowrimo (una iniciativa norteamericana con muchos seguidores que propone escribir un determinado número de palabras en un mes), en Julio y Noviembre, y vamos comentando nuestros progresos cada día.


Si necesitas enconcurso-rompe-el-bloqueotrar tiempo para escribir, crear buenos hábitos de escritura, potenciar la confianza en tu talento, o romper un bloqueo que no te permite escribir o mostrar tus escritos a otros, apúntate a mi

Taller online ROMPE EL BLOQUEO Y EMPIEZA A ESCRIBIR.

Es un taller por internet de 10 días que comienza en breve. Un taller dinámico y profundo en el que vas a encontrar las herramientas para tener confianza en tu escritura y en tu talento, además de practicar hábitos de escritura para potenciar tu creatividad al máximo.

Sólo 45 euros.

Toda la información del curso online aquí: ROMPE EL BLOQUEO Y EMPIEZA A ESCRIBIR.

 

Los antiguos alumnos dicen del curso: 

El curso me ha parecido revelador. Me ha despertado y me ha puesto en marcha. Gracias a él me he conocido un poco mejor, estoy sacando fuera los miedos que me frenan y les estoy mirando a la cara y llevo dos semanas escribiendo todos los días.”  (Elia)

Hablar de un destinatario escritor es quedarse corto. Este curso nos ofrece herramientas para romper bloqueos vitales. Muchas de sus enseñanzas las aplico en el día a día y, como no, a mi faceta creativa.” (Carlos Roma)

El curso me ha parecido maravilloso, intenso por lo corto que se me ha hecho y el montón de cosas nuevas que nos ha trasladado, además del aluvión de ideas y de los compañeros de viaje que he tenido.” (Laura)

Este es un magnífico curso. Parece tan sencillo, pero realmente es muy profundo y abre puertas en las que vale la pena entrar y seguir descubriendo todo lo que puede construir nuestro auto-sabotaje.” (Isabel Uribe)

El curso me ha parecido una maravilla y he logrado el objetivo. Desde hace demasiados años he tenido la inquietud de escribir, las excusas han sido infinitas o más (…) me faltaba algo para emprender la escritura de manera formal, con constancia, disfrutando, fluyendo, con pasión… Con este curso exprés lo he encontrado.” (Juan Carlos)

Toda la información del curso online aquí: ROMPE EL BLOQUEO Y EMPIEZA A ESCRIBIR.