El toque que le falta a tus escritos: la documentación

Hoy vamos a hablar de ese último paso imprescindible para que tu novela o relato quede redondo, profesional. Para que la historia suene verídica y el lector se meta de lleno en tu mundo, disfrutando de cada momento.

Y es que ningún texto puede resultar del todo coherente y realista si no se ha realizado un trabajo de documentación.

¿Qué es la documentación?

Con documentación nos referimos a conseguir los datos necesarios para que nuestra historia resulte creíble.

Siempre se va a necesitar documentación, ya que nuestra historia trata de personas de ficción (si son reales, aún más necesaria sería entonces la documentación), situadas en ambientes que muchas veces no son el nuestro, con profesiones que no controlamos, e incluso, en lugares o épocas que nos resultan ajenas o lejanas.

Necesitamos siempre buscar, incluso en relatos cortos:

  • Nombres de personas
  • Lugares de esa ciudad o país, etc
  • Tipos de objetos (coches, ropa, utensilios) propios de ese lugar o de esa época
  • Referencias históricas o fechas
  • Vocabulario específico de alguna profesión
  • Jerga o vocabulario local
  • Cualquier otro tipo de información necesaria para que la historia sea creíble.

Para que el lector se CREA, por ejemplo, que nuestro personaje, Carlos Martínez, es un abogado de Salamanca de los años 70, necesitaremos que en el relato aparezcan calles o plazas o lugares emblemáticos de Salamanca, así como quizá restaurantes o bares; anécdotas o sucesos de los años 60, tipos de coche y de ropa de la época; y Carlos tendrá que usar la jerga típica de su profesión en algún momento: sólo así nos creeremos del todo que es abogado.

Porque el relato o novela podrá tener un argumento fantásticos, unos giros increíbles, los personajes pueden ser profundos y trabajados… pero si no nos hemos documentado, a la postre, al lector le queda una sensación extraña. Algo no funciona. Todo parece demasiado un decorado de cartón-piedra.

Vamos a darle el último toque documentándonos.

 

Qué debemos buscar
  • Información sobre la actividad habitual o la profesión de nuestros protagonistas. Lenguaje específico y dudas concretas (por ejemplo, si nuestro protagonista es un arquitecto que diseña mal un edificio, deberemos documentarnos muy bien o preguntar a un arquitecto cómo podemos incluir esto en nuestra novela de forma realista)
  • Información sobre el entorno habitual de nuestros protagonistas: ciudad, ambiente en el que se mueven, nombres de calles, plazas, bares y restaurantes, tiendas …en los que transcurre la historia.
  • Información sobre edificios, sitios específicos en los que van a transcurrir diferentes escenas de nuestra historia: ejemplo, si los protagonistas están en un crucero, debemos informarnos sobre estos barcos. Si tienen piscina, discoteca, si hay servicio que acude a los camarotes, cuál es la tripulación habitual, si existen detectives a bordo, médicos…
  • Información sobre fenómenos, sucesos que vayan a aparecer en nuestra historia. Si aparece una sesión de espiritismo, debemos informarnos de cómo se hacen. Si va a estar trucada, también debemos informarnos de cuáles son los trucos habituales de las sesiones falsas. Lo mismo si vamos a incluir un accidente de tráfico: debemos saber qué suele ocurrir, cuánto suele tardar la ambulancia, cuáles son los pasos habituales de los médicos en estas circunstancias, etc…
  • Información sobre hechos históricos, personajes y anécdotas, si nuestra historia tiene lugar en otra época u otro lugar diferentes a los nuestros habituales.
  • Información relevante si nuestra historia es de género: si escribimos ciencia-ficción, necesitaremos comprobar si los aparatos que queremos que aparezcan en nuestro libro serían posibles; si escribimos género de detectives, tendremos que informarnos sobre técnicas policiales, etc…

Todo esto puede parecer exhaustivo, pero, a la postre, es la guinda del pastel que va a hacer que vuestra historia pase de buena a excelente. 

 

Cuánta más información tengáis, más rica y realista será vuestra historia. Y recordad: no es que tengáis que incluir en el texto  toda la información que encontréis. En absoluto. Después deberéis, como siempre, seleccionar qué es aquello que os sirve y qué no. 

En general, la documentación nunca sobra.

Lo ideal es empezar a buscar la documentación cuando tengáis la historia más o menos clara: el argumento, los pasos, qué personajes va a haber (y cómo son) y qué situaciones o escenas van a aparecer.

Buscad información por internet en ese momento (google, wikipedia, foros específicos); si necesitáis información más específica o profunda de un tema, podéis hablar con algún/a especialista del tema, bien por internet, o por teléfono o invitarle a un café.  Normalmente, la gente suele estar muy dispuesta a hablar sobre su trabajo o tema de interés, no os preocupéis.

¿Y vosotros/as? ¿Soléis documentaros para escribir vuestros relatos o novelas? Cuéntamelo en los comentarios.

RECUERDA QUE SI QUIERES DAR UN SALTO CUALITATIVO EN TU ESCRITURA, puedes apuntarte a alguno de mis TALLERES LITERARIOS POR INTERNET en Portaldelescritor   y empezar a escribir con mi apoyo y revisiones, en compañía de otros escritores. Estos días va a comenzar mi Taller online “Comienza tu novela” y mi Taller online de Relato.

Y también puedes seguir aprendiendo con mis ebooks:

en busca (2)

200 IDEAS PARA ESCRIBIR 2

Comments

  1. Pingback: Quiero escribir un libro - techleo

  2. Maya

    Crecí en un pueblo de campesinos. Hace poco, tratando de escribir un relato de una adolescente de los noventa, me hallé delante de una eventualidad: quise situar la época del año en que se prepara la tierra y en la que se cosecha, ¡y descubrí que lo había olvidado por completo! Tuve que bajar con uno de los últimos campesinos que quedan en el pueblo para preguntarle las épocas del año en que se lleva a cabo cada actividad relacionada con la siembra de maíz.

    1. ¡Qué bonita anécdota! Pues sí, de cuando en cuando hay que bajar a tierra y documentarse sobre ciertos aspectos. Enriquece mucho nuestros textos 😀 😀 Un saludo, Maya.

Add A Comment