Mapa de la ciencia-ficción

A diferencia de los amantes de la fantasía, los lectores y autores de ciencia-ficción generalmente amamos los conceptos bien definidos y explicados: va con el territorio. Por eso es habitual encontrar encendidos debates acerca los límites del género, algo que suele sorprender a los no adeptos.

Si este artículo sirve para aclarar conceptos, estupendo; si alimenta debate, mejor aún, y si os descubre algún subgénero que aún no conocíais, entonces… objetivo cumplido al 100%.

Vamos allá: teletraspórtame, Scotty.

 (Nota: este es un artículo escrito hace un año para una revista que finalmente no vio la luz. Lo comparto aquí con vosotros/as)

¿Qué es ciencia-ficción?

Me gusta pensar que la ciencia-ficción son historias que se plantean qué mundo nos espera y también qué mundo queremos.

Una vez leí que “un científico el siglo XIX podía predecir que un día existiría el coche, pero haría falta un escritor de ciencia-ficción para predecir que un día existirían los atascos”. Ahí me parece que reside la magia del género: el autor/a de ciencia-ficción es un maestro de la anticipación, imagina mundos o situaciones que realmente cree posibles y especula cómo afrontarlos.

Robert A. Heinlein (Starship Troopers, Estrella doble…) definió el género así:

<<Una especulación realista sobre futuros  eventos posibles, sólidamente basada en nuestros conocimientos científicos>>.

El mismo Heinlein fue el que decidió tachar la palabra “futuros”, pues, con la llegada de ucronías como el steam punk, la ciencia-ficción puede darse también en tiempos pasados alternativos.

Lo que marca una clara diferencia entre ciencia-ficción y fantasía es ese último matiz que explica Heinlein: que todo lo que ocurre en una historia de ciencia-ficción debe poder ser explicado por la ciencia que conocemos. Si quieres me lo explicas con pelos y señales (y estamos en ccff hard); si no quieres, no me lo expliques. Pero debe quedar claro que hay una base científica y que ese mundo, aunque sea imaginado, podría ser posible. Y, por favor, no te saques de la manga unos midiclorianos para intentar transformar algo tan fantástico como La Fuerza en ciencia-ficción. El género fantástico también es hermoso tal como es, sin explicaciones, y no por ello es mejor ni peor, solo diferente.

Subgéneros: navegando por el mapa

Hasta aquí, más o menos, todo el mundo suele estar de acuerdo. Pero esperaos que ahora voy a darme de lleno con la nube de asteroides de El Imperio Contraataca. Y es que uno de los más encendidos debates en la ciencia-ficción actual tiene lugar en la frontera de ese lugar llamado distopía.

DISTOPÍA

En el siglo XIX aparecieron muchas novelas “utópicas” que seguían la estela de “Utopía”, de Thomas Moro, una novela en la que se describía y analizaba una sociedad ideal.  Como término opuesto, la distopía sería una historia de ciencia-ficción centrada en describir una sociedad que es, o resulta ser, causa de infelicidad para la gran mayoría de su población.

Tal como en su momento lo fue la literatura utópica, la distópica es, por tanto, una novela social que juega con el futuro para criticar la sociedad actual. Así, “Un Mundo feliz” o “Los juegos del hambre” (con matices) entran en esa definición.

Sin embargo, ahora hay una tendencia de llamar “distopía” a cualquier historia que transcurre en un futuro no deseable (chungo, vamos).  Y no. Existen otros subgéneros para esas otras historias y vamos a verlos ahora.

POST-APOCALÍPTICO

Por ejemplo, otro subgénero muy de moda es el post-apocalíptico: cualquier historia que ocurre tras un evento que causa la muerte de gran parte de la población y el fin de la civilización tal como la conocemos. Ahí entrarían las historias de apocalipsis zombie como The Walking Dead; de epidemias, como The Last Ship; tras guerras nucleares como “The 100” o la trilogía “Puro”… Aunque son futuros horribles esas historias no son distopías : el leit motif de los personajes no es analizar -o luchar contra- una sociedad (ni siquiera la hay) sino simple y llanamente sobrevivir.

Y si además ese “apocalipsis” está relacionado con el cambio climático también tiene, desde 2011, su propio nombre: Cli-Fi (Climate fiction). Entrarían ahí películas como “El día de mañana”, “Waterworld”, o libros como “Snow”.

Por supuesto, puede haber cruce de géneros: “Snowpiercer” es una distopía que surge a partir de un apocalipsis climático, pero el énfasis de la historia se pone en  cómo se lucha contra el poder de esa sociedad autócrata, no en la supervivencia frente al clima.

SPACE-OPERA

Seguimos dando un paseo por otros subgéneros de la ciencia-ficción: el Space opera es un género que ahora mismo no está muy en boga, pero tuvo su gran momento con Star Wars, Star Trek y los libros de “Mundo Anillo” (¿los adaptarán algún día al cine o a la televisión?): grandes sagas de aventuras en el espacio.

Un ejemplo poco conocido en nuestro país pero muy prestigioso es “Las estrellas, mi destino“, de Alfred Bester. La serie Firefly, o la más reciente Dark Matter (basada en una novela gráfica del mismo nombre) serían una space-opera también.

CYBER-PUNK

Los avances informáticos dieron lugar a principios de los 80 al nacimiento del cyber-punk: Neuromancer, de William Gibson, es una de las primeras muestras del subgénero, que luego ha dado historias como Blade Runner, Matrix, Johnny Mnemonic, Akira, Ghost in the Shell y un largo etcétera.

Están centradas en las consecuencias del desarrollo de la tecnología y su lema es “hi-tech, low-life”, porque generalmente tienen lugar en sociedades distópicas.

STEAM PUNK / UCRONÍAS

El Steam punk es más reciente y merece explicación porque es de los pocos géneros de ciencia-ficción que no transcurre en el futuro, sino en un siglo XIX (la era del motor a vapor=steam) alternativo, en el que en una Inglaterra victoriana o en el oeste de EEUU se crean máquinas futuristas con la tecnología de la época. La película Wild, Wild West con Will Smith es un ejemplo.

Otras ucronías como estas que no tienen lugar en la era del vapor, sino en otras épocas, se encuadrarían dentro del retro-futurismo. Entraría en este subgénero la trilogía “El mapa del tiempo” de Félix J. Palma.

SCI-FI HORROR

No puedo dejar pasar el Sci/fi Horror, punto de encuentro entre la ciencia-ficción y el género de terror que ha creado  joyas como la saga Alien  y en literatura actual la trilogía Southern Reach, de Jeff VanderMeer.

Y hay muchos más subgéneros, aunque los que restan son fundamentalmente temáticos: viajes en el tiempo (siempre me encantó Puerta al verano, del propio Heinlein), universos paralelos, colonización de mundos, ccff militar, alienígenas (no me cansaré de recomendar la desconocida trilogía Xenogénesis, de Octavia E. Butler), robots, romance,  ciencia-ficción erótica (sí, sí, la hay, aunque sin traducir a nuestro idioma) y ciencia-ficción gótica, que introduce monstruos pero creados científicamente.

Por eso adoro este género: nos ofrece toda una galería de innumerables mundos que son una perfecta mezcla entre la magia de la imaginación y la precisión de la ciencia. La ciencia-ficción es, al fin, una celebración de la maravilla que es nuestro universo y sus infinitas posibilidades.

¿Y a vosotros/as? ¿Os gusta el género? ¿Conocíais todos sus sub-tipos y posibilidades?


15 de Agosto.
Si te gustan escribir fantasía o ciencia-ficción y tienes una idea para novela, con este curso vas a darle forma y empezar a escribir.
Con mi apoyo y materiales, delinearás tu mundo de fantasía o ciencia-ficción, los personajes, los conflictos principales… ¡y empezarás a escribir tu novela!
Comienzo el 15 de Agosto.Infórmate aquí. Sólo 15 plazas.

Comments

  1. Johanna

    Yo tengo mi proyecto de ciencia ficción, que tiene algo de Fantasía incorporado.

    1. Hola, Johanna: recuerda que en ciencia-ficción TODO lo que ocurra tiene que estar basado en la ciencia. Es decir, si hay elementos fantásticos (no explicados por la ciencia) ya, directamente, estás fuera del género de la ciencia-ficción. Sería, en este caso, solo fantasía.

      Huelga decir que no hay ningún problema. Hay maravillosos libros de fantasía, como El señor de los anillos, por ejemplo. Y puede haber también fantasía situada en el espacio o en otros planetas, como la saga “La guerra de las Galaxias” (ya que “la Fuerza” es un elemento fantástico que no puede ser explicado gracias a la ciencia que conocemos).

      Un abrazo y adelante con esa obra!

  2. david

    xenogenesis maravillosa ¿te dio la sensacion de que faltaba un cuarto libro?

    1. Lo vi bien. Es más, yo casi que me quedaba solo con el primero. Es redondo. No todos los libros necesitan una trilogía, me parece.

  3. Manuela Delgado Moreno

    Yo admiro a quienes se detienen en la ciencia ficción, como en todo cuanto lleve a dejar plasmado en un papel, el pensamiento que no deja de ser nada más ni nada menos, la realidad que cada cual puede imaginar…
    A mí personalmente, me llama más la realidad de la vida, esa que nos hace sentir por el paso del tiempo distintas sensaciones, las que cada cual vivimos día a día y con el paso del tiempo, va formando nuestras historias tanto por escrito, como por medio de fotografías.

    1. Manuela: ambas cosas no son contradictorias. La buena ciencia-ficción habla, como toda buena literatura, de la vida, del paso del tiempo, de nuestras dudas de seres humanos… Te recomiendo que leas a Ray Bradbury, te va a encantar. Un saludo afectuoso

  4. Hola Diana. Excelente artículo. Está bien que alguien que sepa nos explique detalladamente cada subgénero porque la cosa es para confundirse bastante cuando no tienes los conceptos claros.

    Simplemente quería hacer un pequeño apunte. Cuando hablas de cyber-punk citas a Ian Gibson, cuando en la imagen pequeña del libro pone que el autor es de ‘Neuromancer’ es William Gibson. No he leído ese libro ni al tal William Gibson, pero si no me equivoco Ian Gibson es el mayor experto sobre García Lorca. ¿?

    Un saludo y muy buen post.

  5. Max

    Buenas, mi opinión personal respecto al Steampunk, es que no deja de ser un retrofuturismo al igual que el resto de ucronias, y que existe una etiqueta para películas en la linea de Wild Wild West, y es Weird West o Westernpunk, mas concretamente la segunda, si hablamos de un Viejo Oeste americano con máquinas de vapor imposibles y fantásticas para aquella época.

    1. Hola, Max, efectivamente, el Steam-punk entra dentro del retro-futurismo o las ucronías (creía que quedaba claro por el contenido) sólo que es un retrofuturismo muy específico, pero, al contrario que el del oeste que mencionas, mucho más conocido. No me he querido meter en todos los subgéneros y tipos porque entonces el artículo sería mucho más largo (y quizá aburrido). Por ejemplo, dentro del sci-fi Horror hay Weird y otros subtipos, aunque el del oeste no lo conocía, gracias por el aporte.

      Eso sí: las ucronías no tienen por qué ser siempre retro-futurismo (por eso lo he separado). La ucronía es una historia que sucede en un mundo en el que un acontecimiento del pasado que conocemos ha sido alterado -por ejemplo, si decidimos escribir una historia en la que los nazis han ganado la II Guerra Mundial. Pero esa historia podría estar ambientada en el 2016, o en 2025, con lo que no sería retro-futurismo, sino sólo ucronía. De ahí la importancia de distinguir esos dos términos.

      En cualquier caso, un interesante debate para todos los que somos fans del género. Un saludo afectuoso

  6. Miguel Rodríguez

    Falta la Ciencia Ficción Dura, por ejemplo, la obra de Arthur C. Clarke, son narraciones en que todas las situaciones y elementos son físicamente factibles desde nuestros conocimientos actuales.

    1. Hola, Miguel: la ccff dura (o hard) está incluida, al inicio del epígrafe “Qué es la ciencia fición”. Verás que dice: “todo lo que ocurre en una historia de ciencia-ficción debe poder ser explicado por la ciencia que conocemos. Si quieres me lo explicas con pelos y señales (y estamos en ccff hard); si no quieres, no me lo expliques. Pero debe quedar claro que hay una base científica y que ese mundo, aunque sea imaginado, podría ser posible. ”

      La ccff dura (o “hard”) no es un subgénero en sí, sino una forma de tratar cualquier historia de ccff. Es decir, puede haber ccff post-apocalíptica “normal” (por así decir” y “hard” (si explica con pelos y señales cómo funciona todo). Puede haber ccff cyberpunk normal y hard, y así con todos los subgéneros. Por eso esa diferenciación está al principio del artículo.
      Un saludo afectuoso y gracias por el apunte!

  7. Steven

    Excelente post, me gustaron las recomendaciones. Los generos ucronicos, en especial el Cyber-punk y el Steam-punk, son mis favoritos, me encantaría hacer un aporte algun día. Me sorprendió no ver en el artículo a Asimovo o a Dick, a Lovercraft, en el subgenero Si-fi Horror ¿qué piensas de ellos? Excelentes todos.

    Un saludo.

    1. La verdad es que no estaba intentando hacer una catalogación de todos los autores del género con el artículo, sólo quería explicar cuáles eran los principales subgéneros y para ello me bastaba poner un ejemplo o dos de cada género…por eso faltan muchos.
      A Lovecraft le veo más bien dentro de la fantasía que de la ciencia-ficción: por mucho que su género se llame “terror cósmico” no todo lo relacionado con el espacio tiene que ser ciencia-ficción. El mejor ejemplo es la famosa saga de “La guerra de las galaxias”: fantasía en el espacio. 🙂

  8. Excelente artículo Diana. Muchísmas gracias por compartirlo con nosotros.
    ¿Es posible que en algún futuro abordes los los subgéneros fantásticos? Es un abanico tan amplio que suelo confundirme y aún no sé en qué categoría entraría la historia en la que estoy trabajando.

    ¡Un abrazo cariñoso!

    1. Hola, Nicol: en el próximo curso exprés de Novela de Fantasía y Ciencia-ficción que comienza la semana que viene hablaremos de todos ellos en detalle, exponiendo las características principales. Si escribes ese género, tal vez te interese apuntarte: es por internet y además tiene oferta de lanzamiento: http://portaldelescritor.com/cursos/talleres-escritura-iniciacion/fantasiacienciaficcion/
      Tal vez, si no, en algún artículo futuro los aborde, pero por el momento no lo tengo en mi planning para el blog. Un saludo afectuoso 😀

Add A Comment