Cómo escribir escenas de acción

Hace un par de semanas algunos lectores de mi blog me preguntaron cómo se escribe una escena de acción, o incluso alguna que incluya una pelea. Esta pregunta, que puede parecer baladí, no lo es, porque nos da la excusa a uno de los temas más esenciales en escritura: el ritmo.

Seguramente no os habéis parado a pensarlo, pero vuestros escritos, vuestra redacción, tiene un tempo. Si escribimos con frases largas, cargadas de oraciones subordinadas, que se detienen en muchos detalles y hasta incorporan paréntesis y apartes (como esta misma frase), la sensación que le queda al lector es de que lo que contáis está sucediendo de forma muy lenta.

Usad en cambio frases breves. Como esta. O esta otra. Frase corta, ritmo rápido. ¿Lo notáis? La acción se acelera. Todo se acelera.

Eso mismo sucede en el lenguaje cinematográfico. Si vemos una escena pausada, cada plano es largo y dura varios segundos (¡o puede que minutos!). Observad el comienzo de esta escena de “El paciente inglés”

Ralph Fiennes sirve el té durante unos segundos; y, durante unos más segundos más, sigue sirviendo el té. Kristin Scott Thomas está tumbada en la cama…  Y continúa tumbada, durante el mismo plano, preguntando “¿Qué canción es esa?”

Vale, ahora echad un vistazo a esta otra escena y comparad:

El Capitán América mira hacia arriba. Su compañero dispara. Capitán América sale corriendo. Un coche explota. El soldado de invierno carga su arma. Y cuando el soldado de invierno camina hacia Capitán América, vemos un plano desde frente. Otro desde atrás. Otro desde un lado… ¿Por qué tanto cambio de plano?

Como os decíamos: para dar ritmo, para imprimir velocidad, los planos duran uno o dos segundos.

Esa es, pues, la clave fundamental para escribir una escena de acción. ¿Queréis que el lector tenga la impresión de que están pasando muchas cosas en muy corto espacio de tiempo? Usad frases cortas.

¿Habíais pensado alguna vez en el ritmo de vuestras frases? ¿Ha resuelto esto vuestra duda? Os espero en mis comentarios:

 

Comments

  1. Juanmi46

    ¡Como yo pensaba! Me encanta, Diana. Como todos. Me siento muy satisfecho por coincidir contigo. Te dejo. Tengo prisa. ¡Gracias, gracias!

  2. Gracia Jiménez

    Ya lo tengo,me ha venido de repente…lo escribo, será genial….

  3. Me ha fascinado!! Y más aún darme cuenta de que ya había utilizado ese método sin tener conocimiento al respecto. Muchas gracias!

  4. Muchas gracias! Siempre había tenido esa duda y ahora me lo has dejado claro. Ahora a escribir (:

  5. Gracias por el post, aunque casi me da un chungo por ver la escena del paciente inglés.

  6. Axel Láscari

    Hola. Siempre me han resultado de lo más funcionales todos tus consejos y esta vez, ante una gran duda, me animo a escribirte.
    ¿Qué recomiendas a la hora de poner título a un escrito? Tengo varios textos y siempre me tengo dificultad al elegir un título. He pasado desde elegir el nombre de un personaje hasta hacer listas y tomar el que mejor me parezca.
    ¿Cuál es tu sugerencia?
    Gracias.

  7. Paco

    En la última novela de Pérez Reverte ‘Hombres Buenos’, se cuenta la trama principal como un hecho histórico y cómo el autor se va documentando para escribir la novela. Para escribir un duelo con espada, él va a una clase de esgrima y sus sensaciones las pasa al duelo narrado. ¿Qué opinas de esta técnica?¿Tú Irías por ejemplo a una clase de artes marciales para escribir una pelea?

    Saludosss

    1. Por supuesto. Si tienes el tiempo y el dinero necesario para hacerlo así, es una gran opción para documentarse, sin duda.

      1. Pepe

        ?Tú has llegado a hacer eso Diana? Lo de dar artes marciales para documentarte.

        1. Eso en concreto no, pero está al alcance de cualquiera, si se desea. Yo en particular nunca he escrito novelas en las que los protagonistas usen artes marciales, jeje 😀

      2. Lolo

        Pues no sé por qué Diana, creo que te pegaría practicar algún tipo de arte marcial, tienes aspecto de guerrera, y te lo digo como un halago.

  8. Johanna

    ¡No lo puedo creer! ¡Y yo que pensaba que las describía mal!

  9. Estoy parcialmente de acuerdo con el artículo. En él se afirma: “Si escribimos con frases largas, cargadas de oraciones subordinadas, que se detienen en muchos detalles (…), la sensación que le queda al lector es de que lo que contáis está sucediendo de forma muy lenta.”. Observen esta maravillosa estructura sintáctica con la que se inicia un escrito de Borges titulado “La trama”: Para que su horror sea perfecto, César, acosado al pie de una estatua por los impacientes puñales de sus amigos, descubre entre las caras y los aceros la de Marco Junio Bruto, su protegido, acaso su hijo y ya no se defiende y exclama: “¡Tú también, hijo mío!”. (…).

    La representación del movimiento de una escena de violencia está lograda con una estructura sintáctica compleja. Un saludo.

    1. Sin embargo, David, en ese momento la acción está prácticamente detenida. Lo que vemos es una ambientación (César rodeado) y una única mirada, justo antes del diálogo final. No es un momento en el que haya mucha acción (un personaje hace una cosa, otro hace otra, otro contesta con otra, algo sucede fuera, se oye un ruido) ni, por tanto, mucha rapidez. De hecho, Borges no se caracteriza por escenas rápidas o ágiles de acción, precisamente, en parte, por su estilo. Un saludo.

Add A Comment