Cómo hilar subtramas en tu novela (y no perder al lector en el intento)

Respondo con este post a la pregunta de una lectora del blog, Gina, que la semana pasada me comentaba esta duda en un comentario a mi post “Los diez mandamientos del escritor“:

¿Qué sensación le produce al lector dejar varios hilos sueltos e ir uniéndolos a lo largo del libro, quizás unos capítulos más tarde sin volver a mencionarlos? Cuando hay distintas tramas y se entrelazan ¿puede ser que el lector se pierda? ¿Cómo puedo evitarlo?

Gina: la sensación que deja en el lector que seas capaz de hilar subtramas es, definitivamente, muy buena. Es muy profesional trabajar varios “hilos” de historia, como tú los llamas, en una novela. De hecho, es bastante común en toda buena novela que se precie.

Ahora bien: hay que tener cuidado para que el lector no se pierda. Pero no te preocupes, se puede hacer y no es difícil: sólo tienes que tener en cuenta que, entre un giro (suceso importante)  y otro de esa subtrama  tienes que  introducir alguna pequeña anécdota, muy sutil, a modo de “recuerdo”, para que al lector no se le olvide que esa otra subtrama está ahí.

Esos “recuerdos” de la subtrama podrían tener lugar cada dos o tres capítulos -dependiendo de cuándo vaya a llegar un nuevo giro dramático fuerte. Así, cuando llegue el siguiente giro, al lector no se le habrá olvidado de qué estábamos hablando, quién era ese personaje o qué le ocurría y por qué le ha sucedido esto..

Pero con un ejemplo vamos a verlo mejor.


EJEMPLO

Imaginemos que estamos escribiendo una novela juvenil en la que un chico aparece asesinado y nuestra protagonista va a intentar averiguar quién es el asesino. Esa sería la TRAMA PRINCIPAL. Todos los sucesos que vayan avanzando la acción en dirección a averiguar quién es el asesino o asesina, estarían dentro de esa trama principal.

Ahora imaginemos que tenemos dos subtramas. En una de ellas, la mejor amiga de nuestra protagonista va a enamorarse del hermano de la protagonista, por ejemplo. La vamos a poner en azul.  En la otra subtrama, vemos cómo la novia del chico asesinado va a terminar suicidándose. Esta va en rojo.

Esta podría ser una forma de hacerlo:

Trama02

 

Como ves, el “recuerdo” puede ser algo tan simple como que la protagonista oye que su amiga habla por teléfono con su hermano. Podría ser una o dos líneas de diálogo, en las que la protagonista casi ni se fije siquiera. Pero para el lector ha sido suficiente: cuando, tres capítulos después, vea que el hermano y la amiga están besándose, no le llegará de nuevas. Atará cabos. Y todas las piezas “encajarán”.

Lo mismo ocurriría con la otra subtrama. Dos capítulos después de ver a la novia del chico asesinada desolada en el funeral, una compañera puede dejar caer en una conversación, de pasada, que la chica no ha vuelto a asistir a clase. Es sólo una frase, pero es suficiente para que no se nos olvide ni la existencia de esta chica, ni su estado.

Dos o tres capítulos después, la protagonista puede encontrarse con esta chica, que sale de la consulta de un psiquiatra. De nuevo, serían dos o tres frases, pero nos daría el recuerdo y las claves suficientes para que, cuando más adelante sepamos que la chica que ha suicidado, todas las piezas del puzzle encajen y a nadie se le haya olvidado quién era ella ni qué le pasaba.

¡Espero que con estos ejemplos haya quedado claro! Es realmente muy útil saber manejar subtramas, ya que la novela queda más completa y rica.

Y ya sabéis, si tenéis dudas concretas sobre escritura, podéis preguntarme e intentaré darles respuesta en el blog. 🙂

Comments

  1. ¡Hola! No conocía tu blog pero este artículo me ha parecido interesantísimo ^^. Sobre todo por el esquemita… Siempre ando buscando formas de organizar y esquematizar el caos que tengo en mi cabeza y que parece que nunca consigo terminar de ordenar para plasmarlo bien en el papel, y la idea de darle un color a cada subtrama me ha parecido muy acertada. ¡Probablemente la utilice en el futuro!
    Saludos ^^

    1. Excelente! Tenía ciertas dudas de si se iba a entender bien lo que quería decir con el esquema, pero veo que sí.
      Un saludo afectuoso 🙂

  2. stacy thyme

    Esto es genial! justo lo que necesitaba, muchas graciasss amo tu blog

  3. Pingback: 10 herramientas imprescindibles para escribir ‹ Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento.

Add A Comment