¿Estás usando correctamente los puntos suspensivos?

Los puntos suspensivos son como el amigo olvidado de la pandilla, ese que casi nadie conoce. Nadie se le  acerca y, cuando por fin alguien se decide a aproximarse, muchas veces no tiene ni idea de qué hacer con él. Vamos a dedicarle hoy un ratito de atención.

Es uno de los signos de puntuación que veo que más personas usan de forma incorrecta. Y a veces, cuando se descubre su existencia, se abusa de ellos descaradamente, confundiéndolos con coma. Pero no son una coma, son un signo diferente por derecho propio, con sus propios usos y particularidades. Me detengo hoy a hablar un poco de ellos.

Lo primero: los puntos suspensivos siempre son tres. Ni uno más, ni uno menos.

¿Cuál es el objetivo de los puntos suspensivos? Los puntos suspensivos indican que el hablante ha interrumpido su discurso por un momento Clic para tuitear.

No es una pausa (para eso están las comas, los puntos y comas, etc). Es una INTERRUPCIÓN de la frase, durante la cual el hablante -o narrador- se queda en blanco unos segundos.

La razón puede ser variada: puede interrumpirse porque no da con la palabra exacta, porque se trata de una palabra malsonante y no quiere decirla en voz alta, por temor, por inseguridad… O también, como aquí, porque ha llegado al final de una lista y no sabe cómo continuar.

Ejemplos correctos: 

Me gustaría decirte que… que eres una persona muy importante para mí.

No sé qué decirte… me he quedado en blanco. 

La fiesta fue maravillosa: divertida, emocionante, interesante… Conocí a un montón de gente.

¿Qué…qué quieres de mí?

Cuidado con el abuso

No hay que abusar de los puntos suspensivos: usarlos demasiado da la sensación de escritura poco trabajada.

En un cuento normal (o en un capítulo),  normalmente no son necesarios más de una o dos veces. Fijaos cómo resulta cuando los usamos constantemente:

“La última vez fui a Ibiza una semana, y volví fascinado… Compartía mi casa con Elena, que se ha convertido poco a poco en mi mejor amiga y confidente… y con mi marido, con el que ya no tengo la misma relación… Tengo una pequeña familia (mi hermana ha sido mamá el año pasado, y eso nos ha acercado bastante; y mi madre vive en las afueras)…  Pero él lo ha puesto todo en peligro… “

¿Veis lo que quiero decir? La escritura se ve deshilachada. No es firme. Y, además, es incorrecta en la mayoría de las frases. Son frases perfectamente acabadas, que no necesitan puntos suspensivos en absoluto.

Por ejemplo, se usarían puntos suspensivos en una frase como esta:

Mi hermana ha sido mamá el año pasado, y eso nos ha acercado bastante; y mi madre… bueno, ya hablaremos de mi madre“.

¿Notáis la diferencia? Ahí sí que la frase está sin terminar, interrumpida y necesita los puntos suspensivos.

¿Y vosotros? ¿Soléis usar los puntos suspensivos?

Comments

  1. Mª Gracia Jimenez Loreto

    Pues no, no estaba haciéndolo correctamente… menos mal¡¡ que me he encontrado con usted y me lo ha dicho , muchísimas gracias Diana¡¡¡…me encanta su BLOG¡¡¡¡.

  2. Pingback: Los dos puntos y el punto y coma: esos grandes desconocidos ‹ Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento.

Add A Comment