La primera regla para estimular tu creatividad

En mis talleres suelo decir siempre queTodo escritor tiene dentro a un niño que juega y a un adulto que pone orden. Ambos son necesarios, pero nunca juntos en la misma habitación.

¿Qué quiero decir con esto? Pues que hay un momento para jugar y crear, sin normas, sin censura, sin crítica; y que debemos dejar para un momento diferente (mejor incluso para otro día) la tarea de revisar, juzgar, recortar, retocar.

Cuando nuestro niño creador está dejándose llevar por la inspiración no puede aparecer el adulto para cortarle las alas: es la forma más rápida para matar la creatividad. Y la mente creativa funciona así: un momento para la diversión y otro diferente para la revisión.

Muchos de mis clientes o alumnos se sienten frenados o bloqueados precisamente por intentar juntar en el mismo momento estos dos procesos que son, claramente, opuestos e incompatibles. E incluso se sienten mal por escribir “lo primero que se les pasa por la cabeza” sin darle forma, sin cuidarlo.

Tranquilos: como decía el recientemente fallecido autor Terry PratchetEl primer borrador de un capítulo sirve simplemente para contarte la historia a ti mismo“. No pasa nada porque sea perfecto. Además, ¡no lo va a leer nadie aparte de ti!

Y hace falta tener ALGO ESCRITO -lo que sea- con lo que poder empezar a trabajar. Se puede mejorar una página mal escrita, pero no se puede mejorar una página en blanco. Y el trabajo de escritura es, más del 50%, reescritura. Lo hacemos todos. Es normal. Reescribir es parte inevitable de nuestro oficio.

Os dejo con una última cita: “El trabajo finalmente comienza cuando nuestro miedo a no hacer nada supera a nuestro miedo a hacerlo mal” ALAIN de BOTTON

¿Y vosotros? ¿Reserváis un momento especial para dejaros llevar por la inspiración sin coartaros revisando? ¿Cómo soléis escribir?

Add A Comment