Cinco sencillos hábitos para ser (buen) escritor

Lo habréis leído más de una vez: Escribir tiene mucho más de oficio que de magia. O quizá sería mejor decir que la magia también se aprende y se practica para que funcione (como bien saben los alumnos de Hogwarts).

Tanto si quieres empezar a escribir, como si deseas mejorar y desarrollarte como escritor, te aconsejo adoptar estos cinco sencillos hábitos en tu vida.

  1. Escribe regularmente

No hay otra forma de aprender a nadar más que lanzándote a la piscina y nadando. Con la escritura ocurre lo mismo: leer libros o artículos sobre técnica es un gran apoyo, sin duda. Pero, a la hora de la verdad, no  hay más opción, si queremos llegar a escribir, que empezar a sumar frase tras frase. Escritor es el que escribe, no el que habla de escribir.

“Regularmente” puede ser una tarde a la semana -no está mal, si se mantiene el hábito- o dos horas al día (nivel crack de la escritura). Lo importante es mantenerse. Sí, como el gimnasio.

 

  1. Separa a tu yo-creativo de tu yo-crítico

No me cansaré de repetir este consejo: todo escritor lleva dentro un niño que juega y un adulto que pone orden. No los pongas jamás juntos en la misma habitación.

El momento de soñar, de crear, de lanzar palabras al aire sin censura es pura magia. No hay mayor asesino de la creatividad que detener ese momento corrigiendo puntos y comas o revisando la redacción de la frase. Es como si el adulto entra en la habitación donde el niño juega y le dice: “Niño, esto no es un brontosauro, es un palo”. Se nos rompió el hechizo.

Ojo: el adulto corrector es necesario. Ambos son parte del proceso de escritura. Sólo que es mejor que el corrector aparezca cuando el niño ha terminado de jugar. Preferiblemente al día siguiente.

  1. Lee a diario

La lectura es el alimento de la escritura. En mi experiencia como profesora de talleres literarios he encontrado muchas veces personas que quieren escribir y que leen poco, incluso alguien que quería escribir poesía y jamás había leído un poema (sí, verídico).

Sin el oxígeno de las páginas leídas, las páginas escritas probablemente no tendrán fuerza ni andarán por sí solas. Y sí, en este caso, la recomendación de la doctora es “tómese mínimo un capítulo al día”.

  1. No te quedes con la primera idea

Al escribir, la primera palabra o la primera idea que se nos va a venir a la cabeza probablemente sea algo que ya hemos leído muchas veces.

Desarrollar tu propio estilo, encontrar tu propia voz y huir de los tópicos son pasos esenciales a la hora de desarrollar el talento de escribir. Acostúmbrate a plantearte si esa escena no podría estar situada en otro lugar, si esa palabra es la más precisa, etc.

Ten opciones y elige: eso significa la libertad creativa y de ella nacen las mejores obras.

  1. Lee en voz alta lo que escribes

Esta costumbre te puede revelar muchas claves sobre tu redacción. Por ejemplo, si te quedas sin respiración, eso te hará ver que tus frases son muy largas. Algo similar ocurrirá con los párrafos. Las palabras repetidas resaltarán como un letrero de luces fosforescentes. Percibirás cacofonías, desajustes de ritmo –también la prosa lo tiene- o falta de naturalidad en los diálogos.

No olvides que el diccionario de sinónimos es tu mejor amigo. Úsalo sin mesura y pule tu redacción cuanto sea necesario en la fase de revisión. Las palabras son el medio por el que la historia que estás escribiendo, y sus emociones, llegan al lector: mímalas.

Comments

  1. Muy buen artículo, acertado en cada punto pero me quedo con el de separar el yo creativo y el adulto. Divertirse es la mecha para profesiones como la escritura, la música o la interpretación. Y eso que tienen tras de sí cientos de técnicas, reglas y teorías. Pero eso viene después, lo primero es divertirse, sin duda.

    Porque si tú mismo eres capaz de dejarte arrastrar por un torbellino de ideas y situaciones y personajes, creando todo un nuevo universo, bueno, el lector también lo hará. Cuanto más pienso lo que escribo más me alejo de la historia. Es cierto que en algún momento el ojo crítico debe salir a poner sus reglas, pero mientras tanto juega! Cuanta razón llevas.

  2. Hola, Omar: efectivamente, a mí también me parece una de las bases más importantes para la creatividad. Ayer justamente lo comentaba en uno de mis cursos: dejarse llevar, jugar sin presiones y con la tranquilidad de saber que nadie ve ese primer boceto que escribes… es fundamental. 🙂
    Un saludo!

  3. CARMEN SERRANO

    DIANA, ES MOTIVANTE ME GUSTA ESCRIBIR Y LO HAGO PARA MI EN EL MOMENTO DE INSPIRACION LUEGO LO GUARDO. ME HA PASADO QUE ENCUENTRO DESPUES DE UN TIEMPO EL ESCRITO Y ME ASOMBRA QUE YO LO ESCRIBI.
    GRACIAS.

    1. Eso es estupendo, Carmen. Si además practicas seguir alguno de estos hábitos seguro que te gustarán incluso más. Un saludo afectuoso 🙂

  4. eduardo chagoya

    Tenía duda si usar el diccionario de sinónimos era válido.. pensé que era como hacer trampa ya que el lenguaje no viene realmente de nuestro bagaje cultural.. ¡Gracias por compartir tu artículo!

    1. ¿Trampa? Sería como decir que los escultores hacen trampa porque usan un cincel o que los pintores hacen trampa porque usan pinceles. Los escritores también usamos herramientas, como cualquier otro oficio artístico 😉
      Saludos!

  5. Hola Diana,

    De esos cinco con el hábito que sigo peleando es el segundo. Sé que cuando estoy creando no hay cabida para corregir porque entonces la “magia” desaparece, mi creatividad se esfuma, aún así todavía de vez en cuando caigo en mi propia trampa, jejeje, no obstante, voy mejorando con la práctica 🙂

    Es más, caer en esa trampa puede hacer que dejes de escribir aunque sea lo que más deseas en el mundo.

    Gracias por compartir estos hábitos que son esenciales a la hora de escribir.

    Abrazo!

    1. Grandes escritores aseguran que la magia aparece con la escritura constante. Es como un entrenamiento. Claro, que a la primera o la segunda no sale, pero es lo mismo que aprenderse un hechizo 😉

  6. Pingback: ¿Por qué (demonios) nos cuesta tanto sentarnos a escribir? ‹ Diana P. Morales, consejos e inspiración para vivir una vida creativa y desarrollar tu talento.

Add A Comment